avatar

Acerca de Jaime Parada Vila (@jaimixx en Twitter)

Amante de los videojuegos antiguos, piensa que el uso de más botones que salto y disparo es libertinaje... se cree que tiene una relación sentimental con un Spectrum. Cuando no está hablando de juegos con solera en Videoshock lo hace en www.insertcoinclasicos.com
Jaime Parada Vila ha repartido su ego en el 6.1% de los artículos de la web.
ganbare-gorby

Ganbare Gorby, ¡queridos camaradas!

De los momentos de paz del mundo occidental, sin duda uno de los más tensos fue el periodo de la Guerra Fría. Sin que llegara a haber un enfrentamiento directo, las amenazas veladas y los movimientos estratégicos entre Estados Unidos y la URSS probablemente nos tuvieron al borde de una Tercera Guerra Mundial en más ocasiones de las que somos conscientes. Esta tensión política se trasladó a todos los estratos de la sociedad, incluyendo los medios de comunicación y entretenimiento, de tal manera que llegaron a nuestros hogares infinidad de series y películas en las que los valientes norteamericanos salvaban al mundo de la amenaza soviet. Evidentemente, en el mundo de los videojuegos también hay ejemplos de esta visión sesgada y propagandística del enfrentamiento, como es el caso del mítico Green Beret.

Sin embargo, para nuestro artículo de hoy, nos vamos a ir al otro lado del Telón de Acero y revisaremos un videojuego con muchas menos pretensiones bélicas, pero con un protagonista muy especial: Mijaíl Gorbachov. Efectivamente, el último presidente de la URSS y uno de los personajes más conocidos e influyentes en su país fue protagonista de un videojuego. Desde el punto de vista político, Gorbachov destacó por su punto de vista aperturista dentro del gobierno comunista y esto le valió mayores simpatías en el exterior de la URSS —donde le concederían el Premio Nobel y el Príncipe de Asturias— que en su propio país, donde la progresiva caída del Bloque del Este, los problemas económicos internos, así como el enfrentamiento entre conservaduristas y reformistas, le llevaron a dimitir de su cargo poco antes de la disolución de la URSS. …Seguir leyendo +


the-need-for-speed

The Need for Speed, cuando ni siquiera era una necesidad

El buscar un videojuego con cierta solera para hablar de él en un artículo a veces se convierte en una tarea más ardua de lo que pudiese parecer. En muchas ocasiones, la cantidad de juegos a elegir es tan abrumadora que no resulta tan fácil decidirse por uno en concreto. Por suerte parece que la cartelera de cine viene últimamente al rescate de mi lamentable proceso brainstorming y, si hace unos días ya me dio una idea con el Capitán América, un nuevo estreno de cine ha vuelto a despertar mis recuerdos: Need for Speed. Una película, con mejor acogida por parte de la crítica de lo esperado y, que cuenta con ciertas similitudes estéticas con la saga cinematográfica de A Todo Gas. Un grupo de películas en buena parte influenciado por el sendero que ha ido cogiendo la franquicia de videojuegos Need for Speed en los últimos años.

Pero siendo fieles a la realidad, el origen de Need for Speed dista bastante del estilo más arcade de las últimas entregas, a pesar de que el título original ya incluyese las persecuciones policiales. Los orígenes de la serie datan de 1994 y se encaminaban mucho más hacia la simulación siguiendo la estela de los Test Drive de Accolade, pero con el poderío gráfico y económico que podía insuflarle Electronic Arts. Como pista de lanzamiento contaba con el patrocinio de la revista de motor Road & Track, decana del sector automovilístico en Estados Unidos y que cuenta ya con casi 70 años de historia. En tierras ibéricas no es muy conocida pero a buen seguro que más allá del Atlántico tuvo mucha importancia a la hora de centrar los focos en el nuevo lanzamiento, hasta tal punto que en muchos lugares el videojuego fue denominado Road & Track presents The Need for Speed. …Seguir leyendo +


captain-america-avengers-arcade

Captain America and the Avengers, la unión hace la fuerza

De los estrenos de cartelera del pasado fin de semana, sin duda el título más destacado es Capitán America: Soldado de Invierno, que promete ser una de las películas de superhéroes más destacadas del año. Es curioso como el personaje de Capitán América ha sufrido incontables altibajos de popularidad desde su creación en 1941, al menos en lo que se refiere al público en general, no tan ducho en el campo de los cómics. Su claro enfoque en el contexto de la Guerra Fría lo ha llevado a ser un superhéroe que, más allá del Universo Marvel, tenía una clara conexión con el mundo real en un momento político bastante convulso.

Sin embargo, para el gran público internacional no ha sido uno de los personajes más populares. Su caracterización muy localista y una aberración de filme estrenado en 1990 no ayudaron mucho y otros personajes del grupo de Los Vengadores como Iron-Man o Hulk han terminado por ser mucho más populares, hasta la llegada de la última hornada de películas de superhéroes, que ha vuelto a revivir el interés por Los Vengadores en general y el Capitán América en particular.

A pesar de todo lo indicado anteriormente, dentro del mundo de los cómics y en concreto en la serie de Los Vengadores, el Capitán América mantuvo cierto peso y dentro del mercado estadounidense aún resultaba un personaje de referencia. Por otro lado, las características del personaje lo hacían ideal para el mundo de los videojuegos, por lo que desde Data East no dudaron en destacarlo cuando se realizó el desarrollo de un título basado en Los Vengadores —una serie que no pasaba por su mejor momento—.

captain america and the avengers screenshot 12Captain America and the Avengers es todo un clásico de los beat’em up que durante mucho tiempo se estableció en los salones recreativos con bastante éxito, hasta el punto de que se lanzaron versiones domésticas para Mega Drive, Game Gear, Super Nintendo y Game Boy. La máquina permitía la participación simultánea y cooperativa de hasta cuatro jugadores, por lo que se podían elegir otros tres miembros de Los Vengadores, aparte del Capitán América. Teniendo en cuenta que en la serie de cómics Los Vengadores han tenido más de 70 personajes distintos, es de suponer que la elección de los otros tres no fuera algo trivial. Vista a día de hoy, quizá la selección de alguno de ellos puede resultar extraña, pero por aquella época se trataban de personajes con bastante popularidad: Iron-Man, Ojo de Halcón y Visión.

El objetivo del grupo de superhéroes es pararle los pies a Red Skull que, desde su base lunar, pretende amenazar a la Tierra con un láser gigantesco que puede acabar con el planeta. Red Skull no tiene un pelo de tonto y sabe que Los Vengadores son su principal obstáculo para sus planes, por lo que manda a nuestro planeta a toda una legión de secuaces para acabar con los protagonistas del juego.

El desarrollo del título cuenta con elementos comunes con otros videojuegos del género pero, quizá porque Data East no fue muy prolífico en este tipo de juegos, lo cierto es que cuenta con algunas características propias interesantes y curiosas. La típica barra de energía es sustituida por un contador numérico con 100 como valor inicial. Así, no contamos con las típicas vidas, sino que se nos permite acumular energía hasta superar indefinidamente esa marca y solo perderemos cuando ese contador llegue a cero .

Aunque en principio el control es básicamente el mismo para todos los personajes, cada uno de ellos tiene algunos movimientos especiales asociados a sus características. De esta manera, el Capitán América puede lanzar su escudo, Iron-Man lanza rayos, Ojo de Halcón flechas y Visión rayos láser desde los ojos. Así mismo, Iron-Man y Visión pueden hacer uso de su capacidad de volar para mantenerse unos instantes en el aire y realizar ataques en salto más poderosos. Las fases clásicas de beat’em up se alternan con otras que se realizan desde el aire, más cercanas al género de los shooter, y ayudan a evitar la monotonía entre nivel y nivel. En distintos momentos del juego también nos cruzaremos con diversos villanos clásicos de la Marvel como Ultron, Whirlwind, el Mandarín, Klaw o Green Reaper, que harán las veces de jefes finales.

captain-america-and-the-avengers-screenshot-06Desde el punto de vista técnico, Captain America and the Avengers presenta uno de los trabajos más encomiables a la hora de llevar el cómic al videojuego. Los gráficos tienen un diseño muy fiel a sus originales, donde destacan los fondos, que realmente parecen estar dibujados a mano y que, junto al uso de globos con onomatopeyas, ayudan a la ambientación. Quizá el tamaño de los sprites es algo más pequeño de lo deseable, menor que el de otros títulos del género, lo que en muchas ocasiones ha llevado a los puristas a dejar este título de lado. Evidentemente, ni en control ni en jugabilidad se puede comparar con títulos de otras compañías con más experiencia como Capcom o Konami, pero desde mi punto de vista Captain America and the Avengers es un videojuego muy divertido y bastante disfrutable en la actualidad, en especial en el modo cooperativo.

En la estela de lo que hemos indicado al principio, hasta el estreno de la película de 2011 este fue prácticamente el último videojuego basado en el Capitán América, más allá de que el personaje se incluyera en algún título basado en el universo Marvel. Por otro lado, los pocos juegos anteriores a este fueron de una calidad paupérrima, de modo que este título es esencial para todos los aficionados a este personaje. Recomiendo encarecidamente que le deis una oportunidad. A buen seguro, os dará unas cuantas horas de diversión.

 


winter-games

Los videojuegos de los Juegos Olímpicos de Invierno

El verdadero vicio de Videoshock no son los videojuegos, no os equivoquéis, el verdadero vicio del grupo de mamelucos que componen esta ilustre comunidad es sin duda… ¡hacer listas! ¿Y qué mejor ocasión que ver encuentros de curling por la tele para una nueva enumeración?

Los Juegos Olímpicos de Invierno siempre han sido la hermana fea del olimpismo y, a pesar de los intentos y cambios de fecha, nunca han tenido la relevancia de los de Verano. Sin embargo, desde el punto de vista del videojuego, la balanza está algo más equilibrada, aunque no completamente. Las características intrínsecas de las distintas disciplinas que se llevan a cabo en esta competición, hacen que su paso al mundo del ocio digital sea incluso más sencillo que algunas pruebas de deportes más populares en el mundo real. Vamos a darle un pequeño repaso a los títulos más relevantes en este aspecto. …Seguir leyendo +


Oldfield destacada

Cuando Mike Oldfield quiso revolucionar los videojuegos

Aparte de mi más que evidente pasión por los videojuegos, tengo otra verdadera filia con la música y, dentro de su amplio espectro, una predilección especial por todo lo que se refiere al rock sinfónico y progresivo. Si, además, queremos ser más específicos, Mike Oldfield sería la figura más destacada en mi colección de música. Si alguno de los lectores es también fanático del músico británico, sabrá la maldición y desgracia a la que estoy condenado a vivir. La música de Oldfield es totalmente ecléctica, tanto en estilos musicales como en altibajos en la calidad de sus producciones y, en los últimos años, la especialidad del guitarrista de Reading es la de decepcionar y desconcertar a sus seguidores. Por eso, la noticia del lanzamiento de su próximo disco en marzo provoca en mí una mezcla de esperanza y pánico.

¿Y toda esta perorata a qué viene? ¿Desde cuando Videoshock tiene vocación de Radio 3? Mike Oldfield ha sido un personaje bastante inquieto en diversas disciplinas y, sobre todo, en lo referente a los diversos avances tecnológicos que han ocurrido de forma contemporánea a su carrera. Como músico, adaptó rápidamente la aparición de los sintetizadores y a principios de los 80 fue un gran usuario de los Fairlight, los cuales le permitían simular instrumentos que no podía tocar además de conseguir reducir los costos de las giras al sustituir músicos por sintetizadores. Tras su experiencia como compositor de bandas sonoras como Los Gritos del Silencio, tuvo un gran interés en la unión de la música y el vídeo, de tal manera que se compró un computador Quantel Mirage con el que realizaba sus propios videoclips e incluso llegó a editar en 1987 el vídeo-álbum Islands, con la mayoría de estos vídeos creados por él mismo.

TSODE CD-ROM TrackCon ese interés en las nuevas tecnologías, no es raro pensar que los videojuegos tuvieran su hueco. En 1994, la prensa especializada se hacía eco del lanzamiento de The Songs of Distant Earth, un disco inspirado por la novela homónima de Arthur C. Clarke, autor de 2001 Odisea en el Espacio. Pero el interés de la prensa no estaba ni en el contenido musical del álbum, ni en la relación con el mundo literario de la ciencia ficción. Lo que a todo el mundo llamó la atención del lanzamiento fue la pista interactiva que contenía el disco en lo que por aquel entonces se conocía como CD Plus. Posteriormente sería muy habitual en lanzamientos de la industria discográfica, pero en aquel momento fue toda una revolución (aunque, en realidad, no fue el pionero ya que ya lo habría hecho Peter Gabriel un año antes con Xplora1). La pista interactiva contaba con unos pocos minutos de vídeo en ubicaciones generadas por ordenador inspiradas en la novela y en la que podíamos ver al bueno de Oldfield tocar instrumentos, hablar y demás parafernalia, además de contar con una serie de minijuegos musicales que nos permitían acceder a los distintos contenidos. Por desgracia, en un error claro de mercadotecnia, esta pista interactiva solo era compatible con los Mac, por lo que la mayoría de los compradores que eran usuarios de PC se quedaron sin la dichosa pista interactiva que tanto dio que hablar. Probablemente, debido a este hecho, el olvido cayó sobre este videojuego rápidamente. Aun así, la idea no se iría tan fácilmente de la mente de Oldfield.

A finales de los 90 estableció su domicilio en la isla de Ibiza, hecho que influyó directamente en su música de aquellos años con claros tintes electrónicos. Esta influencia se culminó en 2002 con la presentación de Tr3s Lunas en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, un disco de música chill out que tomaba su título de un famoso pub ibicenco conocido llamado Las Dos Lunas. De nuevo, el álbum escondía una sorpresa y es que, aparte del CD musical, contaba con un segundo disco que incluía la demo de un videojuego homónimo. Se trataba de la primera entrega del proyecto MusicVR en el que Mike Oldfield estuvo trabajando en aquellos años y, de nuevo, la prensa se centró en este contenido.

MusicVR fue el intento de Mike Oldfield de revolucionar el mundo de los videojuegos al unir la música con la realidad virtual. Partía de una idea que ya tenía desde muchos años antes, en los que había hecho bocetos de lo que estaba conceptualizando: Oldfield pretendía crear un videojuego que fuese la antítesis del concepto de ocio electrónico que tenemos. Quería alejarse de los disparos, de la violencia y de la competición, con la intención de que su título fuese utilizado simplemente para relajarse y disfrutar. ¿En qué consistía la idea? En un entorno tridimensional con claras inspiraciones del mundo de la ciencia ficción, podemos desplazarnos por los distintos escenarios, descubrir nuevos emplazamientos e interactuar con los distintos objetos, lo que activará distintas melodías creadas por el propio Oldfield.

TresLunasEstemos más o menos de acuerdo en si esto es un videojuego, lo cierto es que esta vez sí contaba con la implicación total del artista y un proceso profesional en su diseño. Por un lado, Oldfield compuso e interpretó melodías exclusivas para el juego que, en ocasiones, eran mejores que las del mismo disco, hasta tal punto que incluso se puede encontrar por internet una recopilación de estos temas. Por otro, para su desarrollo, Oldfield contó con el programador Colin Dooley y el artista gráfico Nick Catcheside que dejaron un acabado profesional al producto final. Aparte de la exploración que podíamos hacer de forma individual, el juego permitía la interacción en línea con hasta trece avatares distintos con su propio sistema de chat en el que, al parecer, incluso el propio Oldfield participaba de vez en cuando.

La versión que incluía el CD solo permitía moverse por un reducido espacio del escenario. Para desbloquear el resto, había que ir a la página oficial de Mike Oldfield, descargar el juego completo y conseguir una clave de acceso —previo pago de unas cuantas libras—. Probablemente, el pagar el precio del disco hubiese parecido suficiente para la mayoría del público, pero la curiosidad pudo con un buen grupo de este y las descargas fueron mejor de lo que uno podría pensar en un principio. Este apoyo terminaría diluyéndose con el tiempo, quizá la gente prefería seguir pegando tiros, pero fue suficiente como para no abandonar el proyecto.

Tras la publicación de Tubular Bells 2003, Oldfield quiso rescatar la idea basándose en las experiencias de la grabación de dicho álbum. Inicialmente titulado The Tube World al final, por extraño que parezca, se decidió descartar la referencia “tubular” y terminó llamándose Maestro. En esta ocasión, el concepto fue modificado para parecerse un poco más a un videojuego tradicional y se marcaban objetivos que realizar para acercarse al género de la videoaventura. La idea era ir recolectando diversas campanas tubulares y, al igual que en la primera entrega, la música que vamos escuchando iría modificándose como consecuencia de nuestras acciones. Muchas de estas melodías fueron rescatadas y recicladas en 2005 para el disco Light + Shade.

tr3slunas2Inicialmente se lanzó una demo desde la página web oficial y posteriormente se pudo descargar la versión completa al precio de 14.98 libras en su versión digital y 18 libras en su versión en CD. Esta vez, el videojuego no acompañaba a ningún lanzamiento musical y esto fue la perdición del mismo. Como era de esperar, la publicidad relativa al juego solo llegaba a los fanes acérrimos que visitaban la web habitualmente y estos no estaban dispuestos a hacer el desembolso así como así. Además, la tecnología utilizada era muy similar a la de la anterior entrega y, para entonces, ya no era puntera, por lo que el aspecto estaba desfasado respecto al mercado del videojuego de la época.

MusicVR, como casi todas las cosas relacionadas con la realidad virtual de la época, se quedó en un simple concepto. La inmersión no era tan grande como para considerarlo realidad virtual y el aspecto visual no destacaba respecto a otras producciones de la época. Desde el punto de vista de la jugabilidad, no puedo valorar la capacidad de esta mezcla de música e imágenes para relajar a la gente pero, sin duda, desde el punto de vista de un jugador, aquello estaba lejos de ser divertido. No obstante, no hay que quitarle todo el valor a la propuesta y como curiosidad no deja de ser interesante, aparte de los valores musicales que cada uno pueda sacarle. Sin duda, el concepto que Mike Oldfield tenía en la cabeza era mucho más grande que lo que finalmente salió.

Tras el batacazo de Maestro, el proyecto se quedó en el limbo y al poco tiempo se liberaron los dos videojuegos para su descarga gratuita —actualmente, se pueden conseguir en Tubular.net—. Por su parte, Oldfield dejó el asunto de los videojuegos, quizá de forma definitiva. Sin embargo, conociendo la evolución de su carrera, solo nos queda ver qué nuevo juguetito le vuelve a llamar la atención. ¿Quizá Oculus Rift?


El 1 de marzo sale a la venta PCHandball

pchandball

Aunque ya está disponible en pre-venta desde su página web oficial, el próximo 1 de marzo es la fecha del lanzamiento oficial de PCHandball, el mánager de balonmano, obra del español Alejandro Ruiz. La historia de este videojuego comienza en un Proyecto Fin de Carrera que Ruiz presentó para la titulación en informática que cursó en el Campus de Ourense. Lo que en un inicio fue una manera de dar utilidad práctica a su afición por este deporte va a terminar convirtiéndose en una realidad comercial tras quince meses de desarrollo. Según su creador, él mismo se encargará de controlar la distribución y, en un principio, aparte de a través de la venta por Internet, el juego podrá conseguirse en tiendas especializadas en material deportivo.

PCHandball se enfocará principalmente en la gestión de un equipo de balonmano, tanto desde el punto de vista deportivo como económico, en una clara influencia de productos de la desaparecida Dinamic Multimedia como PCFútbol y PCBasket. Además, PCHandball tiene detrás un trabajo de investigación a la hora de adaptar los distintos cambios de normativas de cada país incluido en el juego y cuenta con las licencias de las federaciones de algunos de ellos. Las ligas que no han conseguido licenciarse no serán un problema gracias al editor que incluye también el juego que cuenta, además, con una interesante opción para compartir nuestras modificaciones en las plantillas.

 


Sentencia favorable a Nintendo contra los cartuchos R4

Segun informa IGN, el Tribunal Regional de Munich ha dado una sentencia favorable a Nintendo en su causa contra la empresa alemana SR Tronic. Dicha compañía es la responsable de la distribución en el país teutón de los conocidos cartuchos R4, los cuales permiten utilizar software homebrew tanto en la Nintendo DS como en la Nintendo 3DS. En muchas ocasiones, dicho software ha sido utilizado tanto para la reproducción de material audiovisual descargado ilegalmente como para la ejecución de videojuegos piratas de la consola.

r4La sentencia ha declarado ilegales dichos cartuchos e indicado a ST Tronic que debe indemnizar al gigante japonés con un millón de euros en concepto de daños a las ventas de sus productos. Esta sentencia favorable se suma a la que Nintendo consiguió del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en su causa contra PC Box. En aquella ocasión, el Tribunal indicó que PC Box podía vender versiones modificadas de las consolas de Nintendo siempre que no permitiera afectar a su contenido protegido, algo que en principio parece imposible y en la práctica favorece a la empresa nipona.

Sin duda, estas sentencias van a animar a Nintendo a seguir con su particular cruzada contra la piratería y no sería de extrañar que en breve viéramos a la gran N envuelta en nuevos procesos judiciales en contra de fabricantes y distribuidores de este tipo de cartuchos.

Etiquetado como: , , ,

LEGO Island destacada

LEGO Island, bloque a bloque se llega lejos

El origen del juego de bloques para niños más famoso del mundo podría ser el protagonista de toda una superproducción de Hollywood con la superación personal como hilo argumental. En 1924, la desgracia se cebó con el humilde carpintero Ole Kirk Christiansen cuando el taller que utilizaba para fabricar muebles y casas fue pasto de las llamas. Lejos de dejarse hundir por este hecho, Christiansen lo tomaría como una oportunidad para crear un negocio mejor con una idea que le permitiera reducir los costos de producción. Su idea fue la de realizar miniaturas de sus productos para facilitar el diseño y la fabricación de los muebles a escala real. Estas miniaturas fueron las que le dieron la idea de realizar juguetes de madera inspirados en elementos reales. Como juguetero estaba teniendo más éxito que como ebanista así que en 1934 adoptó el nombre de LEGO —acrónimo de leg godt que en castellano significa juega bien—. No tuvo ningún problema en adaptarse a la fabricación en plástico cuando este llegó a su auge años más tarde. Además, el uso de este derivado del petróleo le permitió empezar a crear juguetes desmontables que dieron origen a los juegos de construcción en bloque que le han dado fama mundial.

Sin duda, no es LEGO la única empresa dedicada a los juegos de construcción, pero han sido diversas marcas de identidad las que le han dado la fama que hoy tiene. Por un lado, la diversificación de sus productos, de tal manera que acaparan un sector amplio de edades, desde los más pequeños de la casa con la serie Duplo hasta los adolescentes y mayores con Technic. De igual manera, una gama de colores limitados y unos personajes de tez amarilla le dan una seña de identidad inconfundible. Por último, y quizá lo más importante, nunca han tenido problema en adaptarse a las distintas tendencias del mercado, ya sea haciéndose con licencias interesantes como la de Marvel o Star Wars, o el hecho de expandirse por medios que no sean únicamente el juguete, ya sea con cómics, videojuegos o con la película que actualmente tenemos en cartelera.

lego island screenshot 6Respecto al mundo de los videojuegos, en la actualidad, prácticamente han creado un subgénero propio con títulos apoyados en sus licencias y que culminan con el videojuego basado en la película. El juego que nos visita hoy es el primero que salió al mercado basado en el popular juguete y su concepción era radicalmente distinta a la que tenemos hoy en día de sus videojuegos, aunque, sin duda, fue la Piedra de Rosetta de lo que vendría después. LEGO Island es un producto para PC desarrollado y distribuido por Mindscape que tomaba el universo LEGO para un videojuego enfocado a un público puramente infantil.

Debido a este enfoque hacia los más pequeños, LEGO Island es un juego no lineal que carece de un objetivo final indispensable y simplemente da la oportunidad de realizar una serie de misiones. Todo se desarrolla en una isla donde podemos encontrar distintas ubicaciones tales como el circuito de carreras, la comisaría de policía, la pizzería o el hospital. En cada uno de estos lugares habrá una gran posibilidad de personalización, al menos para los estándares de la época, como si de piezas LEGO se trataran.

Mientras nos dedicamos a cambiar los lugares a nuestro antojo, un pequeño argumento se va desarrollando: somos un repartidor de pizza que recibimos la llamada de un famoso criminal llamado Brickster que, al hacerse pasar por policía, nos utilizará para poder escapar de la cárcel. A partir de ahí, tendremos que realizar distintas misiones para conseguir nuevos objetos LEGO que nos ayuden a volver a poner a Brickster entre rejas.

El juego se desarrolla principalmente desde una perspectiva en primera persona y se basa en pruebas de conducción en las que tenemos que manejar diferentes vehículos: coches de carreras, helicópteros, nuestra bicicleta de reparto y hasta un jetpack. Todo esto representado en una isla dentro de un entorno tridimensional bastante interesante para las fechas que estamos hablando y el público al que iba dirigido. Los gráficos 3D se movían con excelente fluidez y respetaban en todo momento los diseños de LEGO, por lo que resultaba un entorno muy atractivo para los niños. Por otro lado, una banda sonora creada para la ocasión y un buen equipo de dobladores, que incluía algún participante de Toy Story, terminan de definir un apartado técnico muy interesante.

lego island screenshot 8Su carácter infantil lo convierte en un título con un control muy simple: movernos y algún botón de acción según la misión. Aun así, no por ello fue menos interesante, de hecho, la crítica de la época lo destacó como un videojuego ideal para que los niños se fueran familiarizando con los ordenadores y pudieran jugar junto a sus padres para que estos les echaran una mano. La clave estaba en darle tintes educativos al argumento pero sin caer en la ñoñería o la moralina, es decir, creando una diversión infantil muy al estilo de lo que estaba imponiendo PIXAR en sus producciones de aquella época.

No en vano, LEGO Island consiguió el Family Game of the Year de los Interactive Achievement Awards y el Best Kid Title of the Year de la American Academy of Arts and Sciences. Y es que, a pesar de la naturaleza del producto, las ventas fueron lo suficientemente buenas como para lanzar LEGO Island 2: The Brickster’s Revenge en 2001, esta vez con lanzamiento multiplataforma, e Island Xtreme Stunts en 2002. De igual manera, fue el pistoletazo de salida para que LEGO destinara una importante inversión al desarrollo de videojuegos basados en la gran diversidad de productos que tienen sus variadas líneas de negocio. Hoy en día, ya contamos con una cantidad muy cercana al medio centenar de lanzamientos.

LEGO Island puede que ya no resulte un videojuego tan interesante en la actualidad, sobre todo si tenemos en cuenta que los títulos de la franquicia se han desviado hacia derroteros diametralmente distintos. Sin embargo, es interesante darle una oportunidad para ver la gran evolución que han sufrido sus productos; además, sigue siendo un juego totalmente válido si tenemos algún pequeñín en la casa que esté empezando a hacer sus pinitos aporreando el teclado.

Etiquetado como: , , , ,

Los World Cyber Games cierran

Uno de los torneos de eSports más veteranos del mundo tiene sus días contados según las informaciones de onGamers. Brad Lee, CEO de World Cyber Games, ha escrito un correo electrónico a modo de carta abierta donde anuncia que su organización no va a organizar ningún evento más, incluyendo las conocidas Grand Finals.

Este año, World Cyber Games Inc. no organizará torneos ni eventos, incluyendo la final mundial World Cyber ​​Games. Cada socio puede utilizar la marca WCG en su país a partir de este momento.

Esta decisión fue tomada por el comité de WCG después de considerar la actual tendencia mundial, así como el entorno empresarial.

Así, tras 14 años de intensa actividad, los World Cyber Games cierran. Lo cierto es que aunque la noticia sea triste por lo longevo de su historia, en honor a la verdad hay que tener en cuenta que otros eventos similares, como el MLG o el IEM, han terminado por ser más populares y han dejado a WCG sin sitio en el mercado. Por esta misma razón, también es complicado que los socios hagan uso de la marca a título individual como sugiere Brad Lee.

Etiquetado como: , ,

tv-sports-football

TV Sports: Football, Cinemaware se marcó un touchdown

Voy a aprovechar la resaca que nos ha dejado la Super Bowl el pasado fin de semana y os voy a traer uno de mis juegos favoritos sobre fútbol americano. Antes que nada, tengo que aclarar que ni el deporte en sí ni su correspondiente subgénero en el mundo de los videojuegos entra entre mis predilecciones. Con esto quiero destacar el hecho de que, a pesar de que no es un título que yo buscara y que, a priori, no tendría que gustarme, resulta estar entre los mejores simuladores deportivos que he probado. Entonces, ¿cómo di con él?: fruto totalmente de la casualidad.

Cuando me regalaron en mi comunión un flamante Amstrad 286, mi padre me llevó a El Corte Inglés a elegir un juego y yo iba de cabeza a coger La Historia Interminable 2 que en aquella época era un título habitual de los anuncios de televisión, sin embargo, mi padre —con buen criterio— dijo que mejor eligiera un pack para que así tuviera más juegos para empezar. Motivado por su portada y lo ecléctico de su selección, me decidiría por uno llamado The Power Pack que contenía un clasicazo de los shoot’em up como Xenon 2 Megablast, el excelente juego de automovilismo Lombard Rac Rally, la estrategia medieval de Defender of the Crown y, por último, TV Sports: Football. Ni que decir tiene que fue el último que probé… y menuda sorpresa me llevé.

El juego que hoy nos ocupa es el primero de una saga de videojuegos deportivos que Cinemaware lanzó bajo la marca TV Sports en la que intentaban trasladar las emociones de una retransmisión deportiva a la pantalla de nuestro ordenador. No querían quedarse únicamente con el partido en sí, sino que aspiraban a mostrar toda la parafernalia de la previa, las reacciones del público, las entrevistas, las opiniones a pie de campo… y todo en 1988, cuando la simpleza reinaba en el género deportivo dentro de los ordenadores personales. TV Sports: Football fue el título inicial al que siguieron TV Sports: Basketball, TV Sports: Hockey, TV Sports: Baseball —en EEUU Bo Jackson Baseball— y TV Sports: Boxing —este último llamado en Norteamérica ABC Wide World of Sports Boxing y que fue la base con la que se trabajó en el desarrollo de Evander Holyfield’s Real Deal Boxing—.

tv-sports-football-(4)TV Sports: Football es un videojuego increíblemente profundo en todos sus aspectos. A pesar de no contar con licencias oficiales y no gozar de las denominaciones propias de cada franquicia, el título permite comenzar una liga al estilo de la NFL con una serie de equipos ficticios de distintas ciudades de Estados Unidos. En todo momento, en un menú que conserva la forma de una carpeta de entrenador, podemos acceder a las estadísticas de los partidos, los equipos y los jugadores de forma individual. Pero esta característica es solo el entrante de lo que era todo un banquete de realismo para aquellos días.

En cuanto le damos a comenzar el partido, cualquiera podría pensar que lo que nos íbamos a encontrar es el terreno de juego y los jugadores. Pero no, en vez de eso, al más puro estilo Estudio Estadio, empezamos a escuchar la sintonía de entrada del programa mientras podemos ver el estudio de televisión con los créditos superpuestos. Acabada la careta, el presentador nos da estadísticas previas del partido que se va a disputar e indica sus posiciones en la liga y cualquier otro dato relevante. Una vez terminada esta introducción, pasamos al partido, pero la retransmisión no queda ahí. Mientras se disputa, nos irán indicando eventos de otros partidos, si el público no está contento con nuestro juego la cámara no dudará en enfocarlos, interrupciones para publicidad, primeros planos de jugadores y entrenadores e, incluso, tenemos a un caricaturizado John Madden (y renombrado como Don Badden) que nos indicará sus impresiones en los descansos del partido. Todo esto con una calidad gráfica exquisita, que aprovecha los diferentes potenciales de cada ordenador —a mayor potencia del hardware, mayor cantidad de estas escenas—, y con un apartado sonoro que era el complemento perfecto para la inmersión en la experiencia televisiva.

Quizá visto desde 2014 no parece gran cosa pero, si nos fijamos, Cinemaware estaba dando ya en 1988 el concepto de retransmisión deportiva que Electronic Arts popularizaría años más tarde y que su evolución llega hasta nuestros días. De hecho, la famosa saga John Madden Football de la propia EA tuvo su título debut ese mismo año pero no llegó ni por asomo al realismo y la fidelidad de la retransmisión ya que se trataba de un videojuego de fútbol americano mucho más estándar.

tv-sports-football-(21)Este concepto de la retransmisión no se queda en puro artificio y, dentro de los cánones de finales de los ochenta, estamos ante un gran simulador de fútbol americano. Los partidos tienen la duración de un partido real, es decir, cuatro cuartos de quince minutos, por lo que para terminar una liga hay que armarse de mucha paciencia.

TV Sports: Football ofrece una perspectiva cenital ligeramente inclinada, de tal manera que podemos ver la figura completa de los jugadores. Dicha perspectiva se cambia a una trasera cuando se realiza un pateo para anotar, ya sea con touchdown previo o no. Antes de cada jugada accedemos a un menú de estrategia donde, tanto desde el punto de vista defensivo como atacante, elegimos la jugada ensayada que deberán realizar, la cual se refleja fielmente en el terreno de juego. La inteligencia artificial de los equipos rivales está bien trabajada y el gran nivel de realismo hace que la curva de aprendizaje del juego sea dura; sin embargo, quizá esa sensación de retransmisión ayudaba a animar a los neófitos en el género. En definitiva, uno de los juegos más completos de fútbol americano que se podían encontrar en aquella época y, quizá, el más fiel a lo que era un encuentro real.

Por desgracia, quizá sin contar TV Sports: Boxing, aunque siguieron patrones similares, los títulos que sucedieron a TV Sports: Football no llegaron a la excelencia de la primera entrega. Aunque mantuvieron el estilo televisivo, la parte de simulación estaba muy por debajo y había juegos mejores en el mercado. La fuerza de la saga se fue diluyendo y Cinemaware se fue avocando a su desaparación. Por otro lado, la sombra de la saga Madden es demasiado alargada y, a la hora de echar la vista atrás sobre juegos de fútbol americano, prácticamente relega a cualquier otro título al olvido. Por eso yo os animo a que le deis una oportunidad a TV Sports: Football, no para terminar una temporada completa, sino para que intentéis imaginar ese shock que suponía ver esa retransmisión deportiva tan fiel y que a mí, cuando tan solo tenía ocho años, me dejó con la boca abierta.


Alienware anuncia que sus Steam Machines sí se podrán actualizar

En los últimos días, una noticia sacudía el posible futuro de las Steam Machines de Alienware ya que se indicaba que, al contrario de los ordenadores personales, dichas máquinas no podrían actualizar su hardware y, por contra, iban a tener un nuevo modelo cada año. Esta noticia fue un jarro de agua fría para los interesados en estas máquinas ya que sería un hecho que la ventaja del PC sobre este tipo de ordenadores sería más que notable.

Sin embargo, Alienware, conocido fabricante de PC optimizado para los videojuegos, ha querido desmarcarse de este hecho según unas declaraciones de Frank Azor —su mánager general— a Eurogamer.

Dar la oportunidad a los clientes de actualizar sus componentes de hardware ha sido un pilar básico para Alienware desde que la compañía fue fundada y sigue siendo cierto hoy en día.

La Alienware Steam Machine, anunciada en el pasado CES, está diseñada para ofrecer una gran experiencia de juego en la sala y permitirá a los clientes actualizar sus componentes. Teniendo en cuenta que ha sido a propósito diseñada para tener un tamaño más pequeño que las videoconsolas de sobremesa actuales, mejorar los componentes internos no va a ser tan fácil como en otras plataformas como el Alienware X51, pero no por ello vamos a impedir al cliente que lo actualice.

A pesar de estas palabras, Azor también ha indicado que aquellos clientes que se encuentren verdaderamente apasionados por el modding quizá deberían optar por una opción distinta a las Steam Machines. A este respecto hay que tener en cuenta que se estima que el precio de las Steam Machine rondará el de las consolas actuales, por lo que parece lógico que será un desembolso muy alto si pretendemos realizarle bastantes actualizaciones.

 

Etiquetado como: ,

shadowlands destacada

Shadowlands, el juego de las luces y las sombras

A finales de la década de los ochenta y principios de los noventa empezaría la era dorada de los RPG, fue entonces cuando los títulos más emblemáticos del género vieron la luz y las sagas que todos conocemos tuvieron sus títulos debut. Final Fantasy, The Legend of Zelda, Phantasy Star o Dragon Quest tienen sus orígenes en dicha época, además, estos títulos tienen en común su aparición en videoconsolas y su origen japonés. El género en los ordenadores personales por aquellas fechas iba por otros derroteros donde el estilo se iba enmarcando en lo que terminó por denominarse RPG occidental. Bien es cierto que en las consolas algo apareció pero, probablemente por el origen asiático de las plataformas más importantes, lo cierto es que el estilo occidental se desarrolló con mayor influencia en el mercado de los ordenadores.

Frente a la vista cenital y la particular visión fantástica de los videojuegos japoneses, Occidente apostó por la perspectiva isométrica, historias de personajes sobre la mitología clásica de distintos lugares (en especial de origen vikingo) y, muchos videojuegos, inspirados por la literatura de estilo tolkeniana. Shadowlands, el videojuego que hoy nos ocupa, se puede enmarcar en este último grupo. Destaca entre los juegos de su estilo ya que cuenta con la peculiaridad de que se tienen que controlar cuatro personajes con características diferentes. Shadowlands llegó al mercado de PC y Amiga en 1992 de la mano de Domark, una de las empresas de distribución punteras de la época, y con el desarrollo de Teque Interactive, una compañía semidesconocida que se había dedicado principalmente a realizar conversiones.

El juego pone a nuestra disposición cuatro personajes —un mago, un guerrero, un orco y un clérigo— que intentan restaurar la paz en su tierra, por lo que deciden aunar sus fuerzas para conseguir su objetivo: derrotar al Guardián. Cada uno de los personajes tiene unas características propias de fuerza, combate, fuerza y vida, por lo que tendremos que encargar sabiamente a cada uno su labor. Los podremos manejar conjuntamente, en grupos de dos o cada uno de forma individual.

shadowlands screenshot 05

Lo cierto es que Shadowlands fue una gran oportunidad perdida dentro del mundo de los videojuegos. Sus desarrolladores eran tremendamente creativos pero, por desgracia, carecían de la preparación o de la infraestructura para llevar su conjunto de grandes ideas a buen puerto.

En Shadowlands todo gira alrededor de las luces y las sombras en una propuesta muy interesante a través de los dieciséis niveles con los que cuenta el juego. Los personajes han de recoger antorchas ya que, al meterse en lugares donde la oscuridad reina, no es posible ver sin ellas. Sin embargo, no podemos abusar de dichas antorchas pues tenemos el peligro de que se agoten. De igual manera, hay que usarlas sabiamente con los distintos enemigos debido a que mientras que algunos se asustarán por la presencia del fuego, otros se sentirán atraídos por él. De esta manera, la posición de los distintos puntos de luz en los escenarios definen totalmente el juego, en un trabajo de diseño de niveles muy encomiable. Por otro lado, el uso de los cuatro personajes le da un componente estratégico muy interesante, y existen diversas maneras de acometer situaciones argumentales del juego, las cuales están además potenciadas con pinceladas de elementos de aventura.

Sin embargo, este puñado de buenas ideas se van al traste por una interfaz y un control bastante mejorable. De cada uno de los personajes tenemos un dibujo esquemático de su cuerpo, de tal manera que tenemos que señalar la parte del cuerpo (brazo, pierna, cabeza…) que queremos usar y tras esto señalar el objeto o personaje con el que interactuar. Esto, que a priori suena bastante original, termina siendo poco práctico y hace de los combates un verdadero engorro, que solo funciona de forma correcta únicamente con el manejo de objetos de inventario. El control resulta engorroso y ralentiza en exceso la experiencia de juego. Es evidente que si hay un objeto en el suelo y lo señalamos, lo que queremos es cogerlo; si hay un cartel, leerlo; y si es un enemigo, empezar a atacarle; por lo que termina siendo bastante superfluo indicar la parte del cuerpo que queremos utilizar.

shadowlands screenshot 02Técnicamente tenemos un excelente trabajo en el tratamiento de la luz, con un sistema que en su momento se denominó Photoscape y que hacía patente la distancia del foco de luz respecto a los personajes y a los elementos del escenario. Hoy en día esto parece nimio pero, en aquellos días donde los gráficos eran un amasijo de píxeles, sí fue una funcionalidad bastante revolucionaria. Por desgracia, parece que todo el esfuerzo gráfico se quedó allí y el resto de elementos visuales denotan una falta de esfuerzo, por lo que se encuentra bastante por debajo de otros títulos contemporáneos.

Si retomamos Shadowlands en la actualidad, el caótico control nos echaría para atrás a los cinco minutos de estar jugando pero, en su momento, las ideas creativas que aportaba interesaron mucho a la prensa especializada que no escatimó en elogios. Esto tuvo su efecto en el mercado y dentro del género lideró las listas de ventas, lo que desembocó en una pseudosecuela bajo el título de Shadoworlds con un sistema de juego similar pero ambientado en el espacio.

A pesar de este entusiasmo inicial, lo cierto es que a la larga los defectos del juego tuvieron más relevancia que sus virtudes. La secuela no funcionó y su perfil técnico se superó en poco tiempo. No en vano, ese mismo 1992 Core Design lanzó Heimdall, un videojuego que podemos enmarcar en el mismo género y que, aunque no tendría tantos elementos originales, superaba ampliamente al título de Domark a nivel técnico. No obstante, las buenas ideas quedaron ahí y serían integradas en el género, por lo que, sin duda, Shadowlands es parte de la historia de los RPG occidentales y, como tal, es justo darle el recuerdo que se merece.

 

Etiquetado como: , , ,