avatar

Acerca de Jaime Parada Vila (@jaimixx en Twitter)

Amante de los videojuegos antiguos, piensa que el uso de más botones que salto y disparo es libertinaje... se cree que tiene una relación sentimental con un Spectrum. Cuando no está hablando de juegos con solera en Videoshock lo hace en www.insertcoinclasicos.com
Jaime Parada Vila ha repartido su ego en el 6.3% de los artículos de la web.
Indianapolis-500-the-simulation

Indianapolis 500: The Simulation, si parpadeas te lo pierdes

En Estados Unidos, el país donde al fútbol se juega con las manos, las distancias están en millas y se desayunan gofres con bacon, el mundo del motor gira en un sentido totalmente distinto al del resto del mundo. Ni el Campeonato del Mundo de Motociclismo ni la Formula 1 les dicen nada: en el deporte de las dos ruedas disfrutan con las máquinas de gran cilindrada de las Superbikes, y respecto a los coches tienen mucho más interés en competiciones como la NASCAR o la propia Formula Indy, de la que vamos a hablar hoy.

Dentro de esta particular visión del deporte del motor, el lugar más carismático es el Indianapolis Motor Speedway, localizado en la ciudad homónima del estado de Indiana. Tal es la influencia y la notoriedad del circuito que hasta se encuentra en el Registro Nacional de Lugares Históricos del país. No es para menos: este circuito fundado en 1909 alberga la competición en óvalo —aunque tiene otros trazados adicionales— más conocida a nivel internacional, las 500 Millas de Indianápolis, y es el recinto deportivo con mayor capacidad del mundo, con un aforo de 257.000 personas. …Seguir leyendo +


Shovel Knight

Shovel Knight, los caballeros llevaban pala

Hace más de un año nos hacíamos eco en VideoShock de que Yacht Club Games había conseguido llevar a buen puerto su propósito de crowdfunding para desarrollar Shovel Knight. ¿Y qué es lo que hace destacar a esta compañía sobre otras en este, cada vez más, masificado mundo indie? Pues que al contrario que la mayoría de este tipo de empresas, Yacht Club Games estaba formada por programadores curtidos en mil batallas. Fue fundada oficialmente en 2013 por Sean Velasco, antiguo miembro de WayForward Technologies, de donde se llevó al grueso de sus colaboradores.

Quizá estos nombres no os han dicho nada, pero si os comento que estos tipos afincados en Valencia (California) llevan trabajando desde principio de los noventa y han sido responsables de títulos como Shantae, Mickey’s Ultimate Challenge o Contra III: The Alien Wars, probablemente os deis cuenta de que no son, ni mucho menos, unos simples iniciados en el sector.

Shovel Knight-(16)Shovel Knight es el flamante título de debut que, tras un año de desarrollo oficial, llega al mercado el 26 de junio para Windows, 3DS, Wii U, OSX y más tarde para Linux, si bien sus creadores no descartan abrirse a otras plataformas si todo va bien. Lo que nos encontramos con Shovel Knight es todo un homenaje a la jugabilidad y la acción directa clásica de los 8 bits, época que bien conocen los desarrolladores del producto. Se trata de un clásico plataformas de acción en 2D, con algunas pinceladas de rol, en el sentido de que se pueden ir comprando y mejorando diversos ítemes.

El argumento de Shovel Knight es otro homenaje a aquel entonces, cuando la carga argumental era la justa y necesaria para justificar el desarrollo de la aventura. Nuestro protagonista es un caballero que se encuentra con la desgracia de que una malvada hechicera se ha hecho con su amada. Para poder rescatarla, tendrá que enfrentarse a ocho grandes villanos que han sido enviados por la hechicera para evitar que efectúe el rescate. Nuestro caballero es pequeño pero intrépido y, armado con su pala cuchilla, se enfrentará a todo tipo de peligros.

Cada detalle en Shovel Knight honra a diversos juegos de los ochenta y noventa. El propio mapa en el que nos desplazamos entre los distintos niveles bien podría ser el de Super Mario 3. El desarrollo de la acción se realiza de la forma típica del género, contando con la pala como principal arma de ataque. Con ella podemos atacar directamente el enemigo, rebotar y saltar sobre él como si de Duck Tales se tratara e incluso excavar en distintos lugares para encontrar piedras preciosas, pociones o incluso algún que otro camino secreto.

Aparte de la acción directa con nuestra pala, también existe la posibilidad de conseguir y utilizar diversos ítemes mágicos como la bola de fuego, el ataque de la bola con rebote o la invulnerabilidad momentánea. Estos objetos mágicos harán gasto de las pociones que vamos recogiendo por el camino. Tanto el poder mágico como el de ataque, así como otro tipo de mejoras como la salud o la capacidad de llevar pociones, puede incrementarse en las diversas tiendas, en las que haremos buen uso de las piedras preciosas que hemos obtenido con la pala.

Shovel Knight-(11)Lo cierto es que el control es una delicia: aunque es realmente simple e intuitivo, resulta bastante versátil y nos ofrece diversas maneras de abrirnos paso ante los enemigos, por no hablar de lo excelentemente que responde a nuestras acciones, incluso haciendo uso del teclado. Lo mejor de Shovel Knight cuando nos ponemos a jugar es su excelente diseño a la hora de equilibrar la dificultad de las zonas de plataformas, la afluencia de enemigos y la velocidad con la que nos podemos mover, de tal forma que aúna en un título lo más destacado de los plataformas de 8 bits. En definitiva, hace de Shovel Knight un juego divertido como los de antaño, pero con un inteligente modo de checkpoints que puede hacerlo atractivo a las nuevas generaciones, rebajando la dificultad. Si bien los avances en el mapa general se quedan guardados siempre, en cada nivel encontraremos los clásicos checkpoints en forma de esferas de cristal, que además encierran algún objeto valioso, de manera que podemos optar por conservar dicho punto de control o romperlo para obtener el objeto.

Si el juego ya es divertido en sí, el diseño lo termina convirtiendo en una delicia, sobre todo por las diversas referencias que vamos a encontrar. El diseño de niveles recuerda poderosamente a los títulos de Castlevania que vieron la luz en NES; algo similar ocurre con la banda sonora que, sin llegar a copiar, termina evocando dicha saga. Pero los detalles no quedan aquí: el personaje no deja de ser una versión medieval de Megaman, los interludios se hacen a la luz de una hoguera como en Golden Axe, podemos rebotar en pompas como en Bubble Bobble… y así hasta una infinidad de referencias reconocidas por sus autores que van a sacar la nostalgia de los jugadores más veteranos.

En ese diseño de pixel art moderno, lo cierto es que Shovel Knight me ha recordado mucho al trabajo artístico del Scott Pilgrim de Ubisoft. Evidentemente, las localizaciones son totalmente distintas, pero sí es cierto que el trazo y el movimiento de los personajes guardan similitudes. Algo parecido me ocurre con la banda sonora chiptune del juego: también me ha recordado al sonido empleado en el título de Ubisoft. Sin embargo, la música es muy superior en este juego, y no es para menos: la ha compuesto Jake Kaufman, un veterano ya en estas lides, que además es también responsable de la música de la remasterización de Duck Tales. Por si esto fuera poco, el compositor de la banda sonora de Megaman, Manami Matsumae, ha colaborado en alguna de las melodías.

En definitiva, Shovel Knight tiene todas las papeletas para convertirse en uno de los títulos independientes con estilo retro de mayor éxito de los próximos meses. A una jugabilidad que puede atraer a jugadores de todas las épocas se une un componente nostálgico en su justa medida, que puede ser la clave de su éxito. A mí, Shovel Knight me ha conquistado.


Starring-Charlie-Chaplin-

Starring Charlie Chaplin, videojuego en blanco y negro

A pesar de que ya hace más de treinta y cinco años de su fallecimiento Charles Chaplin sigue siendo una figura universal y atemporal. Sus películas, con muchos años a sus espaldas, siguen estando de plena vigencia por su visión crítica y humorística de los principales defectos de la sociedad. Sin duda, es uno de los rostros más reconocibles, no solo del cine en particular, sino de la sociedad en general. Lo que no tanta gente sabe, por muy ducho que esté en su biografía, es que a finales de los 80 se llegó a desarrollar un videojuego inspirado en tan ilustre personaje.

Starring Charlie Chaplin fue desarrollado por Canvas Software, una casa que ya había trabajado anteriormente en adaptaciones de cine y televisión como Highlander o Miami Vice. para Ocean Software. Sin embargo, esta vez fue US Gold la encargada de distribuir este original producto y ERBE la que lo redistribuyó en España. Ignoro, a pesar de su gran poderío en el mundo del videojuego, si US Gold se hizo realmente con los derechos de imagen de Chaplin, sobre todo teniendo en cuenta lo duros que siempre fueron los herederos del genial cineasta, o si simplemente se aprovecharon de los múltiples vacíos legales que aún tenía el mundo del videojuego. …Seguir leyendo +

Etiquetado como: , , , ,

world-cup-2014

Los videojuegos del Mundial

Siguiendo la habitual estela de afán recopilatorio y oportunista de VideoShock y uniéndola a mi obsesión por los videojuegos deportivos, el magno evento balompédico nos va a servir para darle un buen repaso a los videojuegos más destacados que ha inspirado el Campeonato del Mundo de Fútbol. Agarraos fuerte, el viaje es largo. …Seguir leyendo +


azpiri

Alfonso Azpiri, los juegos empiezan por la portada

Al hablar de distintas personas implicadas en el mundo del videojuego, nuestra perspectiva suele limitarse a desarrolladores, guionistas, grafistas e incluso músicos que dan vida a horas y horas de entretenimiento. Sin embargo, hay ocasiones en las que una persona sin realmente implicación con el mundo del videojuego y, ni siquiera en su momento, con la tecnología en general, termina convirtiéndose en un personaje indispensable para comprender una determinada época de este complicado mercado. Si extrapolamos esta reflexión al mundo del software realizado en España, sin duda se nos vendrá a la cabeza el nombre de Alfonso Azpiri y su estrecha relación con la tan cacareada Edad de oro del software español.

Nada hacía sospechar que este madrileño fuera a terminar estrechamente relacionado con el ocio electrónico. Nació en 1947, en el seno de una familia con gran tradición dentro de la música, así que de joven, Alfonso, fue instruido en piano, aunque su gran pasión era el dibujo. Esto le llevó, durante los inicios de los setenta, a enrolarse en la aventura de la revista Trinca —hasta su desaparición— donde se encargó del dibujo de las series Dos fugitivos en Malasia y Alpha Cosmos. El cierre de la publicación no desanimó a Azpiri y continuó evolucionando su estilo de una forma muy curiosa ya que paralelamente se dedicó al dibujo erótico para revistas italianas —al estilo de Milo Manara— y a las publicaciones infantiles en la revista El Acordeón.

Su mayor popularidad llegó en 1979 en la revista Mastia con el personaje de Lorna, donde junto al guionista Carlos Cidoncha consiguió reunir toda su experiencia, en una serie de cómics que aunaban la ciencia ficción y el erotismo. Esta serie se convirtió en su seña de identidad y llegó a tener repercusión internacional gracias a la distribución de la misma en revistas de gran tirada como Penthouse o Heavy Metal, lo que le valió todo un ejército de fanes. Entre ellos se encontraban los hermanos Ruiz, esos muchachos que, a principios de los ochenta, se les fue de las manos el asunto de jugar con sus Spectrum y comenzaron a crear los mimbres de una de las desarrolladoras más carismáticas del territorio español: Dinamic.

azpiri 5Con títulos como Yength, Saimazoom, Babaliba o Video Olympic, los hermanos Ruiz, a pesar de estar en plena adolescencia, empezaban a tener un cierto prestigio como programadores y la Mansión Dinamic empezaba a ser fruto de admiración por muchos jugadores. En una mezcla entre la idolatría por uno de sus dibujantes favoritos y la búsqueda de una mayor repercusión en sus productos, Dinamic llamó a la puerta de Alfonso Azpiri. A pesar de su prestigio como dibujante, el caché de Azpiri estaba al alcance de los bolsillos de los hermanos Ruiz, así que consiguieron hacerse con sus servicios, en una colaboración que comenzó con las portadas y los carteles publicitarios de títulos como Abu Simbel, Sgrizam, Rocky o Camelot Warriors, y que con toda seguridad ayudó a subir sus ventas.

Hay que tener en cuenta la importancia que tenían las portadas de los videojuegos en aquella época: sin Internet, con pocas publicaciones escritas y con unos gráficos que apenas eran un amasijo de píxeles, las carátulas de los videojuegos eran la principal puerta de enlace entre el jugador y el videojuego, por lo que eran clave a la hora de activar la imaginación del usuario y complementar la experiencia que no permitía la baja calidad gráfica. Fue la época de las grandes y elaboradas portadas, que tenían una incidencia esencial en el número de ventas.

El salto de calidad en las portadas de Dinamic fue más que notable —las anteriores eran de origen amateur—, y la mayoría de las compañías emergentes de la época empezaron a querer hacerse con los servicios del gran Alfonso Azpiri. Así, el autor madrileño colaboró con Opera Soft en juegos como Sirwood, Gonzzalezz o Jai-Alai; con Topo Soft en títulos de la talla de Desperado, Mad Mix o Luigi in Circusland; y un sinfín de desarrolladoras, más juegos de Dinamic y una buena cantidad de trabajos para videojuegos inéditos. Tal era el volumen de trabajo de Azpiri, que incluso otros autores de prestigio como Luis Royo se subieron al carro de los videojuegos.

Evidentemente, la actividad de Azpiri no se limitó al mundo de los videojuegos y paralelamente continuaba con su labor de historietista. Además, participaría en diversas películas, como en el diseño del traje de Miguel Bosé en la película de Fernando Colomo El Caballero del Dragón. Pero quizá, el siguiente hito de su carrera vino por parte del público infantil en 1988 con su llegada al staff de Pequeño País, el suplemento semanal infantil del diario El País. En dicha publicación comenzó la serie Mot, en la que contaba las peripecias de un adolescente que, sin comerlo ni beberlo, se encuentra cuidando de un monstruo de desconocido origen.

azpiri 7Pequeño País en general y Mot en particular tuvieron un gran éxito entre los más pequeños de la casa y los contactos de Azpiri con el mundo de los videojuegos derivaron en lo inevitable: Opera Soft se encargó de desarrollar el videojuego basado en su personaje más popular del momento y Alfonso Azpiri participó activamente en su desarrollo, no solo con la portada, sino también en el diseño de los propios gráficos del juego, lo que aseguraba la fidelidad con los cómics originales.

Tan solo un año después, el autor repitió con el desarrollo de un videojuego y rescató a otro de sus personajes populares: Lorna. Pero ahora para Topo Soft. En esta ocasión, contó también con la colaboración de su sobrino Jorge Azpiri, el cual ya había trabajado en diversos juegos españoles como grafista, aparte de una carrera de dibujante junto a historietistas de la talla de Forges o su propio tío. En 1992 se produjo la última participación activa en un videojuego por parte de Alfonso Azpiri, de nuevo de la mano de Opera Soft. Se trataba de La Colmena, un videojuego de corte erótico pensado para jugar entre varias personas como si de un juego de mesa se tratase y del que Azpiri se encargó de llenar de ilustraciones de lo más sugerente.

La estrecha colaboración de Azpiri con el desarrollo de videojuegos español se fue apagando según se fue apagando la propia industria. Entrados los noventa, Azpiri volvió a centrarse en sus propias creaciones, con colaboraciones esporádicas en medios como el cine o colaborando con colegas de profesión. Eso no significa que Azpiri esté renegando de esa época. Todo lo contrario, en todas sus entrevistas habla de ella con orgullo y es un habitual en las convenciones de videojuegos retro. Además, en 2009 se lanzó el libro Spectrum donde se recopilan dibujos y bocetos de Alfonso Azpiri utilizados e inspirados por los videojuegos de aquella época, publicación esencial para todo aficionado a la época dorada de los ordenadores de 8 bits.


Ys-II-Ancient-Ys-Vanished-The-Final-Chapter

Ys II: Ancient Ys Vanished – The Final Chapter, ¿capítulo final? Nada de nada

Como en Videoshock no tenemos miedo a parecer cansinos, aquí os traemos una nueva revisión de un título de la extensa serie Ys. En esta ocasión nos vamos a ir bastante atrás en el tiempo, como ya hicimos con la primera entrega de la saga, para echarle un vistazo al segundo capítulo de la franquicia, Ys II: Ancient Ys Vanished – The Final Chapter. Aunque lo de Final Chapter, viendo como ha continuado durante años y años la producción de juegos de la saga, no deja de ser una ironía si que es cierto que con su argumento cierra en cierto modo la historia presentada en la primera entrega.

El lanzamiento de Ys II: Ancient Ys Vanished – The Final Chapter data de 1988, por lo que solo dista un año de su predecesor, y las similitudes entre ambos son más que notables en varios aspectos. De nuevo fue Nihon Falcom Corp. la compañía encargada del desarrollo de este Action-RPG. Sin embargo, por algún motivo que desconozco, el lanzamiento fue menos diverso y ni Master System, ni PC –aunque años más tarde llegase en forma de remake–, ni Apple IIgs llegaron a disponer de este título en su catálogo a pesar de contar con el primero.

El argumento toma el testigo que dejó la primera parte donde Adol, el protagonista de la historia, consiguió encontrar la puerta de entrada al mundo de Ys. Sin embargo, esto no va a traer la tranquilidad a Adol, ya que le acecha una entidad malvada que ha sido enviada para acabar con él de parte de su archienemigo Dark Fact. …Seguir leyendo +


Chronology

Chronology, un limbo a todo color

En el caso de la mayoría de los españoles, nuestra única relación con Dinamarca se limita a la admiración por Michael Laudrup —si ya tenemos una edad— y las latas de galletas de mantequilla usadas a modo de costurero por nuestras madres y abuelas. Particularmente, yo he tenido la suerte de visitar, aunque solo fuesen dos semanas, este curioso país. A pesar de su pequeño tamaño, Dinamarca es un enclave importante dentro de Europa ya que se trata de un punto de enlace esencial entre los países nórdicos de la zona escandinava con el resto del continente europeo, con el puente de Oresund entre Copenague y Malmö como máximo exponente. Esto ha hecho del pueblo danés una población de gran iniciativa y con calado en el resto del Viejo Continente. Como no podía ser de otra forma, este carácter también ha llegado al mundo del videojuego y, desde la escena indie, el pasado 12 de mayo la compañía Osao Games debutó con Chronology, un juego que lleva meses anunciado a bombo y platillo por los canales habituales del desarrollo independiente.

Chronology es un videojuego de plataformas que se entremezcla con tintes de aventura en forma de sencillos puzles que nos van abriendo paso a lo largo de la historia. Todo esto, enmarcado en un entorno bidimensional, en lo que ya se está convirtiendo en un subgénero muy habitual en las producciones indie. Hasta tal punto que, nada más empezar a jugar, su mecánica nos va a recordar poderosamente a Limbo, aunque sin la estética burtoniana de este último. …Seguir leyendo +


ninja-taro

Ninja Taro, acción portátil en el Japón feudal

Cuando desde las altas esferas de Videoshock se propuso la realización de un top 25 de los videojuegos exclusivos de Game Boy tuve una cierta sensación de tristeza al darme cuenta del poco dominio que tengo sobre la plataforma. En su momento fue todo un objeto oscuro de deseo, fue una época en la que el concepto de portátil en mi entorno se limitaba a algún Game & Watch baratero que pudiese caer en algún cumpleaños. A fin de cuentas, aún soy de una generación en la que sabemos lo que son la peonza y las canicas y para nosotros la calle se hizo para hacer el cafre. En el momento en el que mi interés por los videojuegos aumentó, estaba ávido de nuevas tecnologías y estuve mucho más interesado en la Game Gear. Por eso, al proponerme mi compañero Ramón el realizar una retrospectiva de Ninja Taro me ha hecho ilusión poder bucear en las entrañas de lo semidesconocido de la portátil más carismática de Nintendo.

Ninja Taro es un videojuego desarrollado por NMK, una compañía que a muchos no os dirá nada, pero que estaba formada por una buena parte del equipo desarrollador del Bomb Jack de Tehkan y que es responsable de uno de mis videojuegos favoritos de aviación arcade: P47 – Thunderbolt.
El título fue publicado en Estados Unidos y Japón en 1991 y, aunque no es especialmente conocido dentro del catálogo de Game Boy, cuenta con elementos bastante interesantes. En un primer vistazo queda patente que el videojuego hereda muchos elementos de los juegos de acción y rol típicos de las plataformas de Nintendo. De hecho, sin profundizar demasiado, parece una entrega de la saga Zelda en la que Link ha decidido vestirse de ninja. Sin embargo, la profundidad del título es bastante menor ya que, sin duda, desde NMK pretendían realizar algo más encaminado a la acción a pesar de que cuente con diversos elementos de rol. …Seguir leyendo +

Etiquetado como: , , ,

Crime-Wave

Crime Wave, imágenes digitalizadas en un disquete

La semana pasada hablábamos de Rama, un videojuego de Sierra Online que, en pos de mostrar un alarde técnico de impresión, dejaba la jugabilidad de lado. La verdad es que, desde el principio de la historia de los videojuegos, los aficionados hemos estado ávidos de gráficos, sonidos y dispositivos que nos dejaran la boca abierta la primera vez que los probáramos. En muchas ocasiones, tras esta impresión inicial, el juego se relega al olvido y solo destacamos ese primer momento ante la pantalla. Como os comenté en ese artículo, la llegada del CD-Rom, el concepto multimedia, los vídeos digitalizados y toda la parafernalia asociada potenció mucho este hecho —solo hay que echarle un vistazo a los juegos de PlayStation y nos llevaríamos una sorpresa con el aspecto gráfico—.

Aunque, como hemos dicho, esto es un caso especialmente destacado a mediados de los noventa, el juego que hoy os presento provocó ese mismo efecto pero bastante antes del boom multimedia y de la llegada del CD a los ordenadores. Se trata de Crime Wave, un videojuego desarrollado para PC, Amiga y Atari ST en 1990 por Access Software —responsables de la saga de golf Links— y distribuido por US Gold fuera de Norteamérica. Más allá de la calidad del videojuego en sí, la principal hazaña del título es técnica ya que el argumento se va desarrollando a través de imágenes reales digitalizadas y tan solo ocupaba los 1,44 MB de un disquete de alta densidad. …Seguir leyendo +


rama

Rama, una cita con Arthur C. Clarke en forma de aventura

No hace mucho publiqué un recorrido a la carrera de Mike Oldfield y su relación con los videojuegos en el que retrataba la parte interactiva del álbum The Songs of Distant Earth, inspirado por la novela homónima de Arthur C. Clarke. La casualidad ha querido que pocas semanas después mi compañero Raúl me pidiera realizar un repaso a un juego también inspirado en otra obra de este maestro de la ciencia ficción: Rendez-vous with Rama.

Supongo que a estas alturas no vamos a descubriros quién es Arthur C. Clarke, pero se trata de un verdadero referente de la literatura de ciencia ficción cuya obra cumbre data de 1968 y que paralelamente se publicaría también en forma de película. Estamos hablando del clásico 2001: Odisea en el Espacio, donde la colaboración entre Clarke y Stanley Kubrick dio uno de los grandes clásicos cinematográficos de este género. La obra en la que se basa el videojuego del que hoy hablamos, se publicó tan solo cuatro años más tarde, en pleno estado de gracia del autor británico. Rendezvouz with Rama, sin llegar a los niveles de éxito de la novela predecesora, tuvo una buena acogida e incluso consiguió diversos galardones literarios de importancia de la época.

Veinticuatro años después, en 1996, Sierra iba a rescatar prácticamente del olvido esta novela y lanzar un videojuego basado en ella. ¿Por qué en ese momento precisamente? Es difícil saberlo a ciencia cierta, pero está claro que para desarrollar una historia de ciencia ficción nada mejor que una novela de Clarke. Además, la popularidad del autor había tenido un repunte, por un lado, por el disco de Oldfield que indicamos al principio y, por otro, porque estaba preparando la cuarta entrega de su serie de novelas más conocida bajo el título de 3001: Odisea Final. …Seguir leyendo +


ganbare-gorby

Ganbare Gorby, ¡queridos camaradas!

De los momentos de paz del mundo occidental, sin duda uno de los más tensos fue el periodo de la Guerra Fría. Sin que llegara a haber un enfrentamiento directo, las amenazas veladas y los movimientos estratégicos entre Estados Unidos y la URSS probablemente nos tuvieron al borde de una Tercera Guerra Mundial en más ocasiones de las que somos conscientes. Esta tensión política se trasladó a todos los estratos de la sociedad, incluyendo los medios de comunicación y entretenimiento, de tal manera que llegaron a nuestros hogares infinidad de series y películas en las que los valientes norteamericanos salvaban al mundo de la amenaza soviet. Evidentemente, en el mundo de los videojuegos también hay ejemplos de esta visión sesgada y propagandística del enfrentamiento, como es el caso del mítico Green Beret.

Sin embargo, para nuestro artículo de hoy, nos vamos a ir al otro lado del Telón de Acero y revisaremos un videojuego con muchas menos pretensiones bélicas, pero con un protagonista muy especial: Mijaíl Gorbachov. Efectivamente, el último presidente de la URSS y uno de los personajes más conocidos e influyentes en su país fue protagonista de un videojuego. Desde el punto de vista político, Gorbachov destacó por su punto de vista aperturista dentro del gobierno comunista y esto le valió mayores simpatías en el exterior de la URSS —donde le concederían el Premio Nobel y el Príncipe de Asturias— que en su propio país, donde la progresiva caída del Bloque del Este, los problemas económicos internos, así como el enfrentamiento entre conservaduristas y reformistas, le llevaron a dimitir de su cargo poco antes de la disolución de la URSS. …Seguir leyendo +


the-need-for-speed

The Need for Speed, cuando ni siquiera era una necesidad

El buscar un videojuego con cierta solera para hablar de él en un artículo a veces se convierte en una tarea más ardua de lo que pudiese parecer. En muchas ocasiones, la cantidad de juegos a elegir es tan abrumadora que no resulta tan fácil decidirse por uno en concreto. Por suerte parece que la cartelera de cine viene últimamente al rescate de mi lamentable proceso brainstorming y, si hace unos días ya me dio una idea con el Capitán América, un nuevo estreno de cine ha vuelto a despertar mis recuerdos: Need for Speed. Una película, con mejor acogida por parte de la crítica de lo esperado y, que cuenta con ciertas similitudes estéticas con la saga cinematográfica de A Todo Gas. Un grupo de películas en buena parte influenciado por el sendero que ha ido cogiendo la franquicia de videojuegos Need for Speed en los últimos años.

Pero siendo fieles a la realidad, el origen de Need for Speed dista bastante del estilo más arcade de las últimas entregas, a pesar de que el título original ya incluyese las persecuciones policiales. Los orígenes de la serie datan de 1994 y se encaminaban mucho más hacia la simulación siguiendo la estela de los Test Drive de Accolade, pero con el poderío gráfico y económico que podía insuflarle Electronic Arts. Como pista de lanzamiento contaba con el patrocinio de la revista de motor Road & Track, decana del sector automovilístico en Estados Unidos y que cuenta ya con casi 70 años de historia. En tierras ibéricas no es muy conocida pero a buen seguro que más allá del Atlántico tuvo mucha importancia a la hora de centrar los focos en el nuevo lanzamiento, hasta tal punto que en muchos lugares el videojuego fue denominado Road & Track presents The Need for Speed. …Seguir leyendo +