Jurassic Park – Mega CD, aventura donde no tocaba

El récord de taquilla de Jurassic World, veintidós años después del estreno de Jurassic Park, no hace más que dar buena cuenta de la buena salud que goza esta franquicia. Ante este reciente éxito no deberíamos sorprendernos si tenemos en cuenta los precedentes de la propia saga. Cuando en 1993 se estrenó la primera entrega, el mundo de los dinosaurios invadió a nuestra sociedad más allá del propio film en sí y la sobreexplotación del tema no tuvo prácticamente precedentes.

Los videojuegos no fueron ajenos a este fenómeno y se pueden contabilizar más de una decena de videojuegos inspirados en la primera película, aunque hoy vamos a centrarnos en el que quizá sea el caso más extraño de todos ellos, no por la naturaleza del videojuego en sí sino, sobre todo, por la plataforma en la que fue lanzado: Mega CD.

El mencionado periférico, que se añadía a la videoconsola Mega Drive para darle la capacidad de operar con CDs, cuenta con más sombras que luces tanto en el desarrollo de videojuegos como en su éxito en el mercado. La obsesión con la tecnología multimedia hacía que se metieran escenas de vídeo con calzador en títulos con una jugabilidad mediocre que han caído irremediablemente en el olvido, a no ser que intentemos realizar un ranking de los peores videojuegos. El título basado en Jurassic Park que llegó a Mega CD ha sido contagiado con esta nostalgia negativa y, hasta cierto punto, es injusto, ya que es una obra muy por encima de la media de Mega CD aunque quizá esta no era la mejor plataforma para el mismo.

Jurassic Park screenshot 09Como contraposición a los títulos arcade y del resto de consolas de Jurassic Park, donde todo se centraba en la acción, la versión de Mega CD era una aventura gráfica. Este género no solo era raro para la Mega CD, sino también para las videoconsolas en general, y en aquellos momentos se adaptaban mejor a los ordenadores personales que, sin embargo, contaron también con títulos de acción. Este es el primer punto en contra de Jurassic Park ya que, al tratarse de una aventura point & click, resultaba bastante incómoda de manejar con la cruceta del mando de Mega Drive.

Más allá del problema inicial con el control Jurassic Park fue un título bastante ambicioso. SEGA pretendía aprovechar el tirón de la película para dar un paso más allá. Inicialmente nos encontramos con un point & click en primera persona, que puede evocarnos títulos como Lost in Time, Inca o Emmanuelle. El videojuego se localiza temporalmente tras los acontecimientos acaecidos en la película, de tal manera que hemos sido enviados a la isla para ir recogiendo en distintas zonas huevos de varias especies, con el objetivo de guardarlos en una incubadora. Para dicha misión contamos con un total de doce horas para poder finalizarla.

Las distintas situaciones se plasman en pantalla en pantallas fijas donde podemos interactuar con los distintos elementos del escenario y, en cierto momento, podemos cambiar de localización con lo que se iniciará una secuencia de transición animada digna de la plataforma donde corría. Estas escenas de aventura gráfica pura se intercalan con minijuegos y pequeñas escenas de acción, así como con vídeos explicativos de carácter educativo sobre las distintas especies que se van encontrando. Todo esto ayudaba a ofrecer una experiencia menos dura a los jugadores de videoconsolas, poco habituados a los mecanismos clásicos de las aventuras gráficas.

Jurassic Park screenshot 04Si lo analizamos únicamente como aventura gráfica, probablemente nos encontremos con un videojuego de serie media, pero dentro de su contexto fue un esfuerzo bastante loable por parte de SEGA, siendo uno de los títulos más interesantes, o que al menos ofrecían algo distinto, de los que se vieron en Mega CD. Sin embargo, el videojuego no fue para nada comprendido en su momento, sobre todo por su comparación con los otros títulos de acción que triunfaban ampliamente en el resto de plataformas. La prensa especializada de videoconsolas no estaba habituada a este tipo de juegos en Megadrive y dio una valoración bastante pobre. Por otro lado, el público también le dio la espalda por razones similares aunque, para ser honestos, con el paso del tiempo le dio directamente la espalda a la Mega CD por lo que es difícil dar con una valoración certera en este sentido.

Probablemente mereció mejor suerte que la tuvo. Irónicamente, se trata de una obra que habría funcionado mucho mejor en un PC. Sobre todo en comparación con la mediocre adaptación de Ocean para PC, un FPS que llegó para compatibles y que ha caído en un olvido más profundo que el del título que hoy recordamos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *