Legend of Heroes: Trails of Cold Steel 1. Harry Potter a la japonesa.

La primera parte de este texto va a intentar situaros donde se encuentra el juego que nos ocupa. Nihon Falcom Corporation (Falcom para los amigos) es una empresa japonesa creada a principios de los 80 cuya saga más conocida es la protagonizada por el pelirrojo espadachín Adol Christin, Ys, en la actualidad con 10 juegos principales y unos pocos relacionados. Pero hay más vida en Falcom además de Ys, y las otras dos sagas principales son Legend of Heroes y Dragon Slayer.

Explicar las interrelaciones de estas dos sagas me puede provocar un dolor de cabeza, pero vamos a intentarlo. La saga Dragon Slayer no es una saga al uso, sino que es como “una etiqueta” que usa Falcom, especialmente para algunos juegos antiguos. Dentro de esa etiqueta, más o menos (si incluímos escenarios, lo que vendrían a ser los DLCs actuales) el noveno juego es Dragon Slayer: The Legend of Heroes. Como Xanadu, Sorcerian, en menor medida Romancia y posteriormente Lord Monarch, the Legend of Heroes empieza siendo una subsaga de esa etiqueta, para PCs hechos por Nec a finales de los 80. Si aún seguís ahí y no os habéis liado, diré que esos juegos aún se dividen en más sagas aún, a saber, Legend of Heroes “y algo mas”, la trilogía de Gagharv (en japonés Shiroki Majo, Akai Shizuku y Umi no Oriuta), la trilogía Trails in the Sky (en japonés Sora No Kiseki), los dos episodios del arco de Crossbell (Zero no Kiseki y Ao no Kiseki), y finalmente, la trilogía de Trails of Cold Steel (en japonés Sen no Kiseki), de la que el juego que nos ocupa resulta ser el primer episodio.

zemurian-2A

A nivel europeo han llegado los Legend of Heroes de manera irregular, y principalmente para Playstation Portable. Ahora de hecho, la subsaga Trails in the Sky esta apareciendo en PC, y al fin aparece Trails of Cold Steel en occidente para Playstation 3 y Playstation VIta, que tiene lugar en el mismo mundo pero es una historia diferente.

En Trails of Cold Steel el protagonista es Rean Schwarzer, un estudiante de una academia militar en una sección nueva en la que se mezclan la gente de la nobleza con los miembros de la clase trabajadora. En ese ambiente Rean tiene que encontrarse a si mismo, hacer amigos, superar al día y, como os podéis imaginar… salvar el mundo. O algo parecido.

war-5C

La manera de jugar es parecida, a su manera, a las dos ultimas entregas de la saga Persona. Durante el curso tenemos tres tipos de día principalmente, que son los días libres, las misiones de campo y los exámenes. Los más interesantes tal vez sean los dias libres, pues se nos permite ir bastante a nuestro ritmo, mejorar la relación con los compañeros, comprar o mejorar nuestro armamento, hablar con todo el mundo y entrar en nuestra particular torre de los monstruos para combatir contra una buena cantidad de enemigos (y de paso subir de nivel y coger cierta cantidad de recursos).

Antes de pasar al siguiente punto quiero recalcar dos cosas importantes. La primera es eso de “hablar con todo el mundo”. A diferencia de otros juegos de rol en Trails of Cold Steel todo el mundo (o casi todo el mundo) tiene algo que decir, y es importante. Así, cada vez que comienza una etapa horaria es interesante hablar con todos ellos, porque por un lado nos mete mucho mejor en la historia, y por otro lado nos permite conseguir pistas, objetos, mejoras, … que nos pueden ayudar durante la partida.

after-1A

La otra cosa importante es el sistema de combate. De nuevo como las últimas entregas de la saga Persona (o como en Hyperdimension Neptunia o muchos otros JPRGs actuales) nosotros nos movemos, representados por uno de los chicos de la clase, por la zona donde hay enemigos, y si conseguimos sorprenderlos tenemos ventaja, si lo hacemos muy mal tendran ellos ventaja, y si no tendremos un combate normal (como dato curioso, hay 2 tipos de sorpresa, y si les pegamos de cara lo unico que retrasaremos el combate unos instantes).

Una vez ya metidos en el combate, es por turnos, pero con bastante miga. Algunas acciones son inmediatas(como un ataque normal o especial, usar ítems o movernos), pero otras (como el uso de artes) nos gastan un tiempo, lo que hace que se queden cargando el ataque, se muevan en la barra de tiempos pero no hagan nada. Esto no es baladí, porque moverse en la barra de tiempo puede implicar que el ataque es mas poderoso, que nos recuperan vida, que la magia se hace de manera instantánea u otras ventajas. Además, cada ataque afecta de una manera u otra a cada tipo de enemigo, y cuando estamos enlazados a otros personajes éste nos puede ayudar de una u otra manera, según nuestro grado de relación.

war-1B

La relación, por cierto, se puede mejorar tanto llevando a los personajes enlazados combate tras combate, como durante el tiempo que tenemos para hablar en el tiempo libre. Durante las misiones de campo también podemos hablar con los otros personajes, pero sobre todo tenemos misiones que cumplir, normalmente relacionadas con las peculiaridades de las diferentes zonas del mundo de Trails of Cold Steel. También pelearemos con otros enemigos, pero será en otro tipo de escenarios, normalmente más variados.

Un aspecto interesante de este juego es la evolución constante que experimenta todo conforme avanza la partida. Los personajes se van haciendo más maduros, las mecánicas más complejas, la historia se enrevesa, de una manera parecida a lo que pasa en las novelas de Harry Potter, donde cogemos a unos niños que quieren aprender magia al principio, y acaban siendo todos unas personas adultas de pleno derecho. En el caso del Trails no podemos decir aún que pasa con los chavales, porque el final de la primera parte nos hace querer desear jugar a la segunda entrega cuanto antes, después de una sorprendente revelación.

war-4B

A nivel visual, por cierto, me parece un juego realmente acertado e inteligente, mostrando sus puntos fuertes siempre que puede, e intentando ocultar sus deficiencias, tirando de un motor 3d bastante decente, y sobre todo, unas construcciones y zonas de una grandeza poco común en este tipo de juegos en la actualidad. A nivel sonoro, sin estar mal, anda lejos de otras bandas sonoras de Falcom, lo que es extraño porque suelen rondar la excelencia.

Yo he podido probar eljuego en Playstation Vita, mientras que nuestro compañero Julian nos dice “El problema que tiene Trails of Cold Steel en su versión PS3 es que es, ni mas ni menos, que una traslación exacta de su versión portátil. Al jugarse en pantalla más grande se pueden apreciar la parquedad de sus modelados y las pocas florituras usadas por Nihon Falcom de cara a diseñar los escenarios. Sin embargo no se pierde ese buen gusto que destila el juego, y que compensa el apartado gráfico de bajo nivel con acertadas decisiones artísticas, que componen un juego muy agradable a la vista. ”

En resumidas cuentas, Trails of Cold Steel es, posiblemente (hay algún que otro candidato especialmente potente como Bravely Second o Megadimension Neptunia) el mejor JRPG de lo que llevamos de año, y seguramente sea así hasta la aparición de la quinta entrega de la saga Persona. Es muy largo (alrededor de 60 horas), con mucha miga, con muchos detalles interesantes dentro de su historia (como la lucha de clases), y no es difícil que le cojas cariño a los personajes. Echadle un ojo porque se lo merece mucho.


Ys Origins, un juego y tres estilos

Disculpadme pero no pienso parar. No quiero que seáis como yo, un jugador que no se había puesto nunca a los mandos de la un título de Ys. No es justo para la saga, no es justo para Nihon Falcom y no es justo para vosotros, porque los que aún no la conozcáis os estáis perdiendo una franquicia de juegos de rol orientados al combate extremadamente divertida y dinámica.

Si seguís la página habitualmente habréis podido leer a mi compañero Jaime y os habrá puesto al día de las dos primeras entregas —The Vanished OmensAncient Ys Vanished —, con su curioso sistema de combate y la presentación de Adol Christin —de profesión aventurero—, y yo he hablado también de las dos producciones posteriores que sustituyen a las originales tercera y cuarta entrega —The Oath in Felghana y Memories of Celceta—. Ahora, dejadme que os hable del último título de la saga en aparecer en PC como adaptación del ya lanzado en PSP, Ys Origin. Un juego que se sitúa 700 años antes de la primera aventura y que viene a explicar los orígenes de toda su mitología. …Seguir leyendo +

Etiquetado como: ,

Ys II: Ancient Ys Vanished – The Final Chapter, ¿capítulo final? Nada de nada

Como en Videoshock no tenemos miedo a parecer cansinos, aquí os traemos una nueva revisión de un título de la extensa serie Ys. En esta ocasión nos vamos a ir bastante atrás en el tiempo, como ya hicimos con la primera entrega de la saga, para echarle un vistazo al segundo capítulo de la franquicia, Ys II: Ancient Ys Vanished – The Final Chapter. Aunque lo de Final Chapter, viendo como ha continuado durante años y años la producción de juegos de la saga, no deja de ser una ironía si que es cierto que con su argumento cierra en cierto modo la historia presentada en la primera entrega.

El lanzamiento de Ys II: Ancient Ys Vanished – The Final Chapter data de 1988, por lo que solo dista un año de su predecesor, y las similitudes entre ambos son más que notables en varios aspectos. De nuevo fue Nihon Falcom Corp. la compañía encargada del desarrollo de este Action-RPG. Sin embargo, por algún motivo que desconozco, el lanzamiento fue menos diverso y ni Master System, ni PC –aunque años más tarde llegase en forma de remake–, ni Apple IIgs llegaron a disponer de este título en su catálogo a pesar de contar con el primero.

El argumento toma el testigo que dejó la primera parte donde Adol, el protagonista de la historia, consiguió encontrar la puerta de entrada al mundo de Ys. Sin embargo, esto no va a traer la tranquilidad a Adol, ya que le acecha una entidad malvada que ha sido enviada para acabar con él de parte de su archienemigo Dark Fact. …Seguir leyendo +


Ys: The Oath in Felghana, en el lugar y momento indicado

Ya comenté recientemente que Ys: Memories of Celceta era una buena forma de introducirse en la serie de Adol Christin, y lo cierto es que completar este título consiguió que tuviera aún más ganas de ampliar mi experiencia con esta colección de juegos de Nihon Falcom. Es entonces cuando compruebo que en mi biblioteca de Steam, debido a mi Síndrome de Diógenes digital, tengo, por casualidad, el remake de la tercera entrega de esta serie y me dispongo a instalarlo. Mientras tanto, me informo un poco acerca del juego original.

Ys III: Wanderers from Ys ha aparecido en infinidad de plataformas, desde los equipos NEC PC-8801 hasta las videoconsolas SNES o Megadrive, y contaba como característica principal el abandono de la vista cenital y el auto ataque de los dos primeros títulos de la saga —el primero de ellos fue analizado por mi compañero Jaime— para pasar a una perspectiva lateral adoptando un estilo de juego similar a Zelda II: The Adventure of Link. Posteriormente, para su remake para PC y PSP, desde Nihon Falcom decidieron adaptar el juego a la vista cenital que acompaña a toda la saga, añadir más personajes y reforzar la forma de narrar el argumento. Así es como nació este Ys: The Oath in Felghana, que aunque parecía que no iba a ocurrir, al final, sí que lo recibimos en occidente —con 7 años de retraso—. …Seguir leyendo +


Ys: Memories of Celceta, aventura y exploración con mayúsculas

Pese a que en occidente no es una saga mayoritaria y seguida por legiones de admiradores, Ys es una serie de juegos con la friolera suma de veintisiete años a sus espaldas. Las aventuras de Adol Christin tienen gran repercusión en Japón pero, por algún motivo, fuera de sus fronteras ni han sido muy publicitadas ni han tenido gran repercusión entre crítica y público. Pese a que desde el lanzamiento en Europa de la sexta entrega —la única con subtítulos en castellano— para PSP y PS2 ha aumentado la cantidad de títulos de las aventuras de Adol Christin que nos han llegado. Su salida sigue sin generar la expectación que debería una saga con tal solera, y todos, excepto la ya comentada sexta entrega —Ys: The Ark of Napishtim—, han sido traducidos exclusivamente a lengua anglosajona. De hecho, una parte —Ys V: Ushinawareta Suna no Miyako Kefin— jamás ha sido publicada fuera de Japón, ni en SNES, consola en la que fue lanzada originalmente, ni la posterior puesta al día en PS2.

La entrega de la que vamos a hablar es el remake del cuarto título de la saga, aunque tal vez la palabra que he utilizado no sea la correcta y tengamos que hablar, más bien, de reinterpretación. La historia de Ys IV es curiosa, en un principio Nihon Falcom dio vía libre a Tonkin House y Hudson Soft para que hicieran, cada una, una cuarta entrega siguiendo unas líneas maestras. El resultado fue dos juegos con más diferencias que puntos en común: Ys IV: The Mask of the Sun para SNES por parte de Tonkin House y Ys IV: The Dawn of Ys para PC-Engine desarrollado por Hudson Soft. Nihon Falcom, que no estuvo a cargo de ningún desarrollo, decidió que la entrega de la 16 bits de Nintendo fuera la canónica de la serie y sobre ella se basó Taito para una posterior versión en PS2 —con ligeros retoques—. Así quedó la historia de la cuarta entrega hasta ahora que, tras escuchar a sus fanes, Nihon Falcom ha lanzado su versión de Ys IV y para ello ha tomado ingredientes de todas las versiones aparecidas, ha retocado un par de elementos y ha parido un videojuego que, además, puede servir de entrada a la serie. Así que, después de esta pequeña lección de historia, entremos en harina. …Seguir leyendo +