Muerte al falso coleccionismo

El año pasado despotriqué suavemente sobre los sistemas de juego bajo descarga, quedó constancia en esta misma página, nada que no hayáis leído antes: tus derechos mermados, básicamente es un alquiler y como sistema de DRM es draconiano. Lloriqueos aparte, estos señores me dan algo similar en prestaciones a un alquiler a través de la red, en algunos casos es indefinido pero ese es otro tema. Alquileres…

La incómoda realidad

He hablado sobre el tema con unos cuantos amigos, un pequeño pero creciente sector comienza a ver el hecho de recibir una caja o disco como un incordio, por momentos me hacen sentir viejo: ¿instrucciones? «De verdad me las voy a tener que leer?», ¿discos? «es engorroso cuando tienes más de uno», ¿caja? «otro muerto más en mi estante». Recibí perlas mejoras comentándolo con expertos del sector pero prefiero que no me cobren derechos por citarles.

Para los que lleguen de nuevas o todo esto les suene a chino hay un par de preguntas interesantes y otra muy obvia. ¿Qué maldita ventaja puede tener una edición física? Aquí tenemos el muermo evidente, pase lo que pase en el mundo y mientras tengas donde correr el juego podrás hacerlo, no vives a expensas de un gran servidor en… Sabe dios donde, yo no. (Incluso si requiere validación y muere, hay formas, total lo has pagado).

Al margen de lo práctico del asunto, ¿Por qué antes era guay tener un juego en caja y ahora no? Los manuales, lejos de relatar brevemente los controles venían ilustrados, algunos incluso a todo color. Muchos relataban historias dignas de un libro de cuentos, no era raro encontrar cómics, guiños por doquier que los hiciesen amenos o incluso divertidos de leer, había valor añadido, había cariño o al menos cuidado aunque solo fuese por no quedar mal por culpa de la competencia.

Una edición digna

Una edición digna

Un libreto, eso puede entenderse, la gente aun paga por los libros físicos, pero ¿y las cajas?, antes eran aun más grandes y de cartón… Volvemos a lo mismo, el descomunal tamaño hacía ensombrecer las especificaciones que requería (en el caso de consola, habitualmente casi ninguna), colores, gráficos y detalles por doquier, ¿eran mejores? Ni mucho menos, también las había horribles pero muchas de las que contenían grandes libros venían con un diseño esplendido, ahora lo llamarían edición especial.

Hace algunos años que oigo a los representantes de la industria decir que el precio de los videojuegos apenas ha subido, pero es evidente cual ha sido la factura, lo que de serie antes era un objeto de coleccionismo ahora es apenas un disco y un panfleto con los controles, así pues, adquirir lo que antes era un edición normal ahora es ostensiblemente más caro. Fantástico, otra vez intentan timarme, debería verlo venir,  «nadie da duros por pesetas» me diría mi madre.

Muerte al falso coleccionismo

Si recapitulo no me cuesta entender a mis conocidos, es tan inútil tener un disco de juego que necesitas validar por la red, un manual vacío con una explicación aburrida que viene incluida en el juego y la molesta caja, que ahora lo cool es descargar el juego. Pero si el precio es el mismo ¿donde está el ahorro para mi? Sólo me ahorran su propia incompetencia y dejadez a la hora de crear un embalaje, ellos si se ahorran dinero, en distribución, en intermediarios, en el propio embalaje y la gente que debe crearlo.

Peor aun, al otear estos servicios para poder llorar con propiedad me encuentro con que aun queda gente honrada en el mundo, pero en el bando que consideraba equivocado, mi odiado OnLive se molesta en llamar a las cosas por su nombre y vende alquileres a precio de alquiler de videoclub (como en los viejos tiempos), Steam a veces ofrece unas ofertas de «compra» cercanas en precio a esos sistemas de alquiler y comienzan a proliferar tarifas planas de juego. ¿Es justo? Si es mi única opción no lo creo, pero es supongo que es un primer paso hacía algo mejor, ¿he dicho yo eso? Algo no va bien.

Ahora tengo una vasta colección de alquileres en mi haber digital, todos de distinta madre y padre pero accesibles y de barata adquisición… muchos de ellos me dejan frío, fast food, miro mi colección de juegos en caja de DVD y me siento vacío, una sensación que me empuja a girar la vista al otro lado de la habitación, un lugar donde un cúmulo de cajas enormes me recuerdan las caras ediciones limitadas que no pretendo pagar y los manuales que aun me divierte leer. Y no, un libro de ilustraciones vacío de texto y con diseños sobrantes no es un goodie especial, menos cuando muchos son colgados de manera gratuita en la red. El tiempo va pasando y cada día tengo más videojuegos que antes pero siento que tengo mucho menos.

  1. Me siento totalmente identificado contigo Raúl, la verdad es que esto ya no es lo que era desde hace mucho tiempo. Recuerdo juegos cómo Ilusion of Time y aquel pedazo de libro y de caja. El inicio de la muerte de esto que tanto nos gusta creo que fue Playstation, la que empezó a meternos manuales minúsculos y cajas más pequeñas, por aquello del CD. El futuro es perder esto y quién quiera pagar por una caja, lo hará por una Edición Especial y tendrá que pagar más, mucho más que por ese mismo juego descargado en tu disco duro, o jugado en nube, que aún da la sensación de es menos tuyo.

  2. Curioso, porque yo con Steam he comprado más que antes en juegos de PC… aunque, siendo sincero, compraba cuando había ofertas de las gordas. Porque considero Super Meat Boy un GOTY, pero a 4 euros es normal comprarlo, no tanto a 15. 😛

    De todos modos, las ediciones físicas (incluyendo las especiales) se han descuidado demasiado. Antes tener una caja era una experiencia: buen dibujo, un manual completísimo, tu cartucho/disquetes/disco(s)… Ahora no es lo mismo, pero bueno. Ahora… ahora es de ser anticuados (eso sí: Orange Box, el primer L4D y la primera temporada de Sam & Max en formato físico, y no me arrepiento… claro que luego miro el disco de Ascendancy o el manual del Icewind Dale y me pregunto «¿qué ha pasado?»).

  3. Yo me he comprado el Ni no Kuni japonés y es 🙂 la releche, un libro super cuidado, una caja genial (de estas que tienen un papel por fuera con las screens, los logos y las advertencias, que quitas y oh!! caja guay!!).

    Yo la verdad es que he sido siempre muy coleccionsita y guardo cajas de juegos y tal… pero las cosas están cambiando y lo digital lo prefiero. Pero me gusta mucho el modelo de Blizzard de cómprate el juego y te damos la versión digital 🙂

    Y he aprendido a no comprarme juegos si no voy a jugarlos (bueno… más o menos XD poco a poco) porque las ofertas de steam son…!!! y luego pues tienes tantos que no te apetece ni empezarlos… y te compras otro para jugarlo XD

  4. Por eso hay que controlarse con las ofertas de Steam… Yo lo tuve que aprender al quedárseme el Bioshock y el KOTOR ahí tirados (aunque ya he retomado el Bioshock). Que las ofertas son tentadoras, pero hay que ir con ojo, que luego la pila de juegos pendientes crece sin parar. 😛

  5. No voy a hacer apología del coleccionismo (pienso que es un poco estúpido repetir lo que han dicho los demás comentaristas), pero le diré una cosa, amigo Raúl:

    Descárguese todo el material que está disponible en la página de Hydorah (creado por el gran Locomalito), le va a encantar.

    Pósters, carátulas para hacerte tu propio DVD, instrucciones que te hablan de usted (al más puro estilo SEGA 8-16 bits), el «cómo se hizo». En serio, es brutal cómo se lo curró su creador.

    Ay como no le guste, AY… :D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *