Legasista

Está claro que uno de los géneros que históricamente ha pertenecido a los desarrolladores japoneses es el de los Action RPG. También que se trata de un género un poco olvidado en la presente generación, y de hecho, salvo que comencemos a fijarnos en experimentos como Mass Effect (que da muestras de acción y rol sin enmarcarse del todo en ninguno) apenas podemos encontrar demasiados de estos juegos llegando a occidente en esta generación.

La necesidad de los fans puede hacerles llegar a ver a Legasista con cierto interés ya que se trata de un título lanzado por la siempre excelsa editora Nippon Ichi y desarrollado por System Prisma, los mismos que hicieron los ClaDun para Psp y Pc. Y si bien es cierto que el título no es un desastre completo si que resultará complicado que esté a la altura de las expectativas que la falta de más títulos pueda generar.

Una de las principales motivaciones en estos juegos suele ser la historia, y en la presente obra es tratada como algo accesorio, a pesar de que en determinados momentos intenta poner un poco de épica a la situación. No ofrece demasiado más allá de su planteamiento a través de un protagonista, un chaval llamado Alto, que se adentra en la Torre de Hiedra con el fin de descubrir sus secretos y utilizarlos para romper la maldición que ha transformado a su hermana en una gema.

Para lograr el ansiado fin el juego nos lanza a una mazmorra tras otra en busca de la solución al problema. Las más trabajadas son aquellas que pertenecen a la historia principal de su protagonista y el resto, una ristra infinita de mazmorras generadas aleatoriamente, apenas sirven para suplir la necesidad de subir el nivel a nuestro protagonista o conseguir algún objeto concreto. Hay que tener en cuenta que no sólo manejamos a Alto, sino que conforme avancemos la partida otros personajes se unirán a la tropa, pudiendo controlarlos en todo momento. Aunque tal vez lo más interesante sea el editor de personajes que permite crearlos con casi cualquier combinación de habilidades.

Por desgracia el juego adolece de ese miedo creciente entre los desarrolladores actuales a perder al usuario por enseñarle demasiados conceptos de un tirón. Lo primero que hace el título es coger al jugador por banda y lanzarlo contra un tutorial demasiado largo, uno que no podemos obviar al ser también la primera parte de la trama. Aquellos que quisieran acercarse a Legasista sin temores, y tener de paso una primera impresión del título, sufrirán una densa explicación sobre como usar a nuestro personaje, equipar las armas o usar a los compañeros del equipo, mediante una sucesión de pantallas realmente poco inspiradas.

La densidad de las explicaciones y la necesidad de adentrarse en mazmorras e ir explorando, sin preocuparse de historias o del tiempo invertido, convierte a Legasista en un juego casi sólo apto para un tipo de concreto de jugador. Al menos aquellos que apenas adquieren un título al año podrán sacarle partido. Los que busquen algo que suponga una actualización a los buenos tiempos de los RPG japoneses, juegos como Story of Thor, Alundra, Secret of Mana o similares, verán a Legasista quedarse corto en todos los aspectos relevantes. Incluso el apartado gráfico resulta impropio de la consola de Sony. y en ocasiones parece puro Flash Al menos el sonido es aceptable, pero evidentemente tampoco salva por si sólo el juego. Y para colmo, el único idioma disponible para el texto es el inglés y las voces están en el japonés original.

Legasista es un juego de acción y rol repleto de mazmorras infinitas, que exige del jugador soportar eternos tutoriales y no ofrece ni siquiera unos gráficos excelsos o una buena trama como compensación, y salvo que sea esto exactamente lo que busque el jugador, dungeon crawling por un tubo, es difícil que le contente en modo algún .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *