Metal Warriors

Si hay algo que a mi compañero Raúl le encanta son los shoot’em up clásicos de acción trepidante, pero entre sus gustos siempre se encuentran los títulos que nos regalan ese “algo más” que los terminan de convertir en verdaderos objetos de culto. Por eso, cuando me sugirió escribir sobre Metal Warriors de Super Nintendo no pude más que alegrarme, se de sobra que es uno de esos juegos en los que nadie queda indiferente por lo atrevido de la propuesta.

La primera marca de calidad la pone su desarrollador, Lucas Arts, que se alejó de sus proyectos enfocados a la aventura o a la promoción de las películas del inefable George Lucas para plantearnos un juego de acción completamente nuevo. Probablemente el hecho de no tocar alguno de sus géneros habituales puede que sea el motivo que le llevara a acercarse a Konami para que se hiciera cargo de la distribución. Aunque esto no quiere decir que la compañía estadounidense no pusiera toda la carne en el asador, y entre los créditos encontramos a gente tan destacada como Mike Ebert y Wayne Cline, que participaron en juegos clave de la compañía, como: Maniac Mansion, Loom o The Secret of Monkey Island; o Dean Sharpe, uno de los responsables de Zombies Ate My Neighbors.

La trama de Metal Warriors nos traslada hasta el año 2102 donde la estabilidad del Gobierno Unido se ve amenazada por los ataques de las fuerzas del Dark Axis, lideradas por Venkar Amon. Tan solo un equipo especial de soldados conocidos como los Metal Warriors están siendo capaces de resistir el ataque contra la Tierra. Como última esperanza, al ejército terrícola le queda llegar hasta un cañón situado en Alaska que podría conseguir evitar la total invasión por parte del Dark Axis. Un guión habitual en la ciencia ficción suave nuevamente reinterpretado, aunque la principal seña de identidad está en su mecánica. La característica de los Metal Warriors que marca toda la jugabilidad es su capacidad para manejar los robots conocidos como “Trajes de Asalto”. ¿Os suena? Sí habéis pensado en uno de los títulos que critiqué recientemente habéis acertado, efectivamente se trata de un argumento similar al que ya vimos en Cybernator. Tal es el parecido entre la premisa de la obra de NCS Corp y el posterior juego de Lucas Arts que muchos usuarios han llegado a tomar a Metal Warriors como una secuela.

Sin embargo, Metal Warriors se distingue fácilmente de otros títulos de su estilo ya que elimina la restricción de usar un único Traje de Asalto, pudiendo bajarse nuestros guerreros en cualquier momento del mecha en el que se encuentran y subirse en otro que se adapte mejor a las necesidades del momento. Evidentemente, estos cambios suponen un verdadero riesgo, ya que mientras no esté protegido por ningún Traje de Asalto el protagonista será mucho más vulnerable.

Pese al hincapié en su sistema de combate es en realidad un juego de plataformas que, por su propia naturaleza, tiene muchos elementos de acción definidos por los distintos robots. En nuestro catálogo disponemos de seis trajes distintos para elegir: Nitro, Havoc, Prometheus, Spider, Ballistic y Drache; cada uno de ellos con su propio armamento y power ups. El cambio de robot puede venir provocado por una decisión estratégica o porque el actual esté a punto de ser destruido pero sigue siendo una decisión crucial. El sistema de control aunque se basa en los estándares de los videojuegos de plataformas de acción hace buen uso de las posibilidades del, por entonces novedoso, mando de la Super Nintendo. La inclusión de los botones L y R permitió un acceso rápido a la selección de power ups y el sistema de defensas, además de que la disposición de la botonera de cuatro elementos daba una mayor flexibilidad a la hora de realizar distintos ataques.

La exclusividad en la plataforma de lanzamiento también permitió al equipo de desarrollo el aprovechamiento de las características técnicas de la consola de Nintendo, entre otras un trabajo gráfico notable. Curiosamente sus escenas de introducción utilizan un estilo bastante nipón para tratarse de un videojuego norteamericano. Durante la partida se muestra el alto rendimiento que permitía el hardware de Super Nintendo hasta tal punto que Metal Warriors implementa un modo de dos jugadores con pantalla partida que funciona con una excepcional fluidez. Para el apartado musical se combinó la experiencia de Dave Warhol, que llevaba en el mundo de los videojuegos desde 1983, con una estrella emergente como Eric Swanson, que ya había destacado con la musicalización de títulos como Zombies Ate My Neighbors, Captain America and the Avengers o MTV’s Beavis and Butthead.

De nuevo estamos ante un juego que es digno de ser disfrutado hoy pese al paso del tiempo por las innovaciones que supuso en su lanzamiento. Además, en el caso de Metal Warriors nos encontramos ante un título cuyo sistema de juego podría ser la inspiración perfecta para un videojuego de la generación actual y que, a buen seguro, tendría bastante éxito.

  1. Sencillamente Extraordinario! Es el juego más digno en su tiempo!!
    Por favor, díganme: ¿existe la posibilidad de tener para Android?

  2. por supuesto! debes bajarte un emulador de snes para android (recomiendo snesoid y snes 9xEX+) y luego la rom del juego.

  3. aqui tengo el juego metal warriors esta de lujo me agrada pues lo jugue cuando tenia 9 años ahora mas que lo encontre ..de tanto tiempo en la pc ..busqueda ..=) y hasta emulador para android =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *