Infectonator World Dominator

Infectonator World Dominator es, como su nombre sugiere, un juego flash sin tapujos. Bizarro, simple, sincero, divertido y al más puro estilo serie B.

Se trata, una vez más, de un juego de zombis que trata de darle una vuelta de tuerca al típico enfoque. La gracia está en que, en este caso, lo consigue. El truco no es ponerte en la piel del zombi (algo que hemos visto en Stubbs The Zombie o en no pocos juegos flash), sino ponerte en la piel de… la infección; o si lo preferís, de la mente maligna detrás de la creación y propagación de un virus que convierte a la gente en muertos vivientes.

El argumento está simplificado al extremo: no tendremos ningún tipo de introducción ni tampoco una conclusión al acabar el juego. Comenzamos con un simple tutorial y después intercalaremos visitas al laboratorio (donde usaremos el dinero conseguido para comprar mejoras) y ataques a ciudades reales como Tokyo, Lisboa, Madrid o Moscú donde sembraremos el caos y cosecharemos oro.

A nivel audiovisual el juego cuenta con una estética pixelada muy atractiva y con una música a la par. Además los civiles que campan por las ciudades tienen tendencia a soltar frases aleatorias, extrañas y graciosas. Por si fuera poco, podremos conseguir algunas unidades heroicas como un Michael Jackson zombi que anda de espaldas, un bigotudo de Kentucky Fried Chicken zombi, un Papa Noel zombi u otras aberraciones absurdas que le añaden gracia al conjunto global.

A pesar de estas características, que son principalmente ornamentales, el punto fuerte es la jugabilidad en sí. El juego es realmente potente porque se basa en un instinto muy primario, el de inflingir daño a los demás. Jugando a este juego puedes sentir un tipo de diversión parecida a la que siente el niño gamberro al pisar caracoles o a torturar hormigas en el parque. El control es tan simple como decidir donde quieres que empiece la infección y quedarse mirando como la reacción en cadena hace que los pobres transeúntes se coman entre ellos.

En definitiva, un juego que puede entretenerte durante un par de horitas en las que no pensarás mucho. Te limitarás a matar para recolectar dinero, mejorar a tus huestes de muertos y volver a matar, pero la diversión está garantizada.

Como apunte extra, cabe decir que los chicos de Togue (los creadores de este juego y unos auténticos maestros en juegos de microestrategia flash) están trabajando en la segunda parte de Infectonator y que la beta estaba disponible aquí (aunque parece que ha desaparecido hace poco).

  1. Yo no tengo nada en contra de los zombies, pero me gustaría que hubiese un día en que no saliera un juego, una serie o una peli basados en ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *