abylight

Abylight: Siempre hay una luz al final del tunel

La historia de Abylight empieza hace mucho tiempo. En 1988 nace una empresa en Barcelona llamada New Frontier. Se dedican al desarrollo de juegos, mayoritariamente por encargo, para ordenadores de 8 bits. Allí sus fundadores fichan a Alberto González, que al principio se encarga de gráficos, luego de sonido, y luego de otros departamentos (en aquellos tiempos, especialmente en España, era muy común la figura de hombre orquesta). En 1990 se ficha a Ricardo Fernández, un programador que, posteriormente, cuando la empresa se refunda con el nombre de Bit Managers, se convierte en uno de los socios fundadores. Con el tiempo se ficha a Nacho García, un asturiano que desarrollaba juegos para diferentes ordenadores junto con Mamel Pico en un grupo de desarrollo que se llamaba Mix Dimension. Tras haber trabajado para diferentes plataformas como Spectrum, Master System, NES, Game Boy, Super Nintendo, Playstation y Game Boy Advance, la empresa entra en una etapa distinta en 2003, lo que provoca la salida de todas las personas citadas, que crean, en 2005, Abylight, mientras que en 2005 Bit Managers se convierte en Virtual Toys Barcelona.

En sus primeros años Abylight se hace famosa con sus desarrollos de juegos para móvil, encargándose de algunos éxitos deportivos basados en nombres conocidos como Ferrero vs Moyá o Pau Gasol, distribuidos por Gaelco Móviles. También con Gaelco desarrollan Sudoku Manía, un juego que realmente es su primer trabajo de manera independiente, donde Gaelco hace de distribuidora pero el proyecto lo financian ellos.

En 2006 siguen desarrollando títulos para móviles basados en nombres conocidos, como Nani Roma o Fernando Alonso. De hecho, este segundo es un verdadero éxito, y uno de los primeros triunfos del desarrollo español para móvil, lo que pone a Abylight como referente en el mundo del desarrollo para móviles, y del desarrollo de videojuegos en España en general. Aprovechando su experiencia, lanzan dos nuevos juegos de tenis, esta vez basándose en la licencia de Roland Garros, y dos juegos de Rallys, el segundo de ellos para la división de móviles de Electronic Arts. Además, Gaelco consigue la licencia de Dani Pedrosa y les encarga un juego de carreras de motos.

En 2008 aparece una nueva editora en el panorama español, llamada Gammick Entertainment. Le encargan a Abylight un juego para Nintendo Ds, que les permite salir del mundo de los juegos en J2ME, un mercado que sigue funcionando, pero con un funcionamiento realmente complicado para una empresa independiente. Ese juego es Elite Forces: Unit 77, un título que mezcla la jugabilidad de Cannon Fodder con un estilo gráfico realista que puede recordar a Commandos, y que recientemente ha visto como volvía a salir a la palestra al ser mejorado para su lanzamiento en el sistema de descarga digital de las portátiles de Nintendo, eShop y DSiWare.

Una vez ya han dado el salto a las consolas, en Abylight se disponen a arrasar con todo. Por ello, realizan de manera independiente un juego muy original para WiiWare llamado Fish’em All. Un arcade rítmico de gran colorido y músicas muy divertidas, donde los jugadores manejan a unos pescadores, y deben recoger los diferentes peces con unas redecillas manejadas con el wiimote, mientras esquivan los diferentes ataques de otros animales que hay en la pantalla. Un título muy divertido, pero que no tuvo una recepción demasiado brillante, en parte por un sistema de control sencillo pero muy original, lo que provocó que la empresa realizase éste vídeo para enseñar cómo jugar.

Con todo, en Abylight aún le dieron otra oportunidad a WiiWare. Éste se convierte en su título más raro, un juego llamado Stop Stress: A day of fury, en el que el jugador interpreta a un hombre común que se despierta un buen día muy cabreado, así que arremete contra todo. Una especie de juego de acción en primera persona, pero en lugar de tener desplazamiento libre, va avanzando paso a paso, y en cada uno de ellos se enfrenta a situaciones diversas, desde tener que romper un coche hasta pelear contra un váter. Uno de los juegos más curiosos jamás vistos, pero que consigue un efecto contrario al deseado, pues pone más nervioso al jugador en lugar de relajarlo.

Después de esta primer intento de juegos independientes, Abylight realiza un encargo para la empresa Level 2 Games llamado Tourist Lover. Un curioso juego, donde el jugador tiene que desabrochar cremalleras en diferentes lugares del mundo. Algo que podéis observar en este vídeo.

Después de este encargo, Abylight vuelve a la carga con el desarrollo para Nintendo DSiWare de una saga que le ha traído a los números uno de todo el mundo: Music On. Diferentes programas que convierten la Nintendo DSi en un instrumento, teniendo en total 8 títulos lanzados: Teclado eléctrico, teclado retro, Piano (tanto tocarlo, como aprender a usarlo en dos entregas), guitarra acústica, guitarra eléctrica y batería.

Además, Abylight se ha atrevido con la distribución digital. Han lanzado dos juegos japoneses en tierras occidentales, como Dairojo! Samurai Defenders en DSiWare, como Neves Plus: Pantheom of Tangrams para WiiWare.

Aun así, no han olvidado el desarrollo independiente, ni mucho menos. Primero, con el lanzamiento de Cosmo Fighters, un juego de lucha centrado principalmente en el multijugador muy competente, y finalmente, con un juego que usa la realidad aumentada para enseñar ciertos temas biológicos en DSiWare llamado Afterzoom, que les coronó como el mejor juego educativo realizado en europa en el festival Fun & Serious.

En resumen, Abylight es una empresa que se puede destacar por haberlo intentado casi todo, y por una lucha constante. Sus componentes llevan muchos años en el negocio, y sin duda alguna aún esperan decir nuevas palabras. Espero que en alguna nos sorprendan con un éxito en mercados que permita mayores alegrías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *