Tour 91

Aprovechando que nos encontramos en la semana decisiva de la edición de este año del Tour de France, vamos a echar la vista atrás para recordar un videojuego basado en la más importante carrera ciclista a nivel mundial. Se trata de Tour 91, un título desarrollado por la española Topo y que aparecería para ZX Spectrum, Amstrad CPC, MSX y PC.

Pero antes que nada, pongámonos en antecedentes sobre el desarrollo de este videojuego. Estamos en 1991 y la conocida como Edad de Oro del Soft Español entraba en su ocaso por la llegada de las consolas de 16 bits que se estaban haciendo realmente populares. En el caso de Topo Soft era mucho más sangrante, ya que se trataba de la sección de desarrollo de la distribuidora ERBE, que en aquellos días se encontraba más interesada en hacer tratos con Nintendo y su flamante Game Boy. Por otro lado, Paco Pastor, responsable intelectual de la fundación de Topo Soft, abandonaría ERBE para enrolarse en la gran aventura de SEGA y su Mega Drive.

Tour-91-1De esta manera, Topo Soft sobrevivía a duras penas para conseguir mantener el ritmo de lanzamientos y, en este caso, reciclaría una idea que le dio réditos en el pasado. Tour 91 no es más que un lavado de cara y una actualización de Perico Delgado: Maillot Amarillo, que Topo había publicado en 1989 con gran aceptación entre el público. Sin embargo, mucho había cambiado en el mundo del software en tan solo dos años, de hecho, Topo Soft cesaría su actividad en 1992. Tour 91 nos presenta una versión reducida de la grande boucle con cuatro etapas bien diferenciadas, pero conservando la acumulación de tiempo para la clasificación general. Carecía de cualquier licencia, por lo que los nombres de los ciclistas eran inventados, si bien se da la opción de modificar el nombre tanto de nuestro ciclista como el de nuestros ocho adversarios principales.

La primera etapa es la contrarreloj, prueba que era un verdadero infierno en jugabilidad en el título de 1989, cuando la cronoescalada nos obligaba a manejar perfectamente el juego de platos y piñones para evitar que a nuestro ciclista se le atragantara la subida. En la versión que hoy nos ocupa se simplifica al máximo, de tal manera que se eliminan los cambios y tan solo se trata de alternar rápidamente las teclas O y P para aumentar la velocidad, mientras vemos a nuestro protagonista desde una vista lateral.

La segunda etapa es la de terreno llano. Con una perspectiva cenital tenemos que manejar a nuestro corredor para evitar que colisione tanto con otros ciclistas, como con las peculiaridades del recorrido. En esta prueba no hay que ocuparse de la velocidad, ya que ésta únicamente se reduce con los impactos. En la tercera etapa, subiremos un puerto de montaña con un recorrido más sinuoso que en la anterior prueba, aunque la mecánica es muy similar.

La última etapa es el sprint a meta, donde llegaremos con el pelotón a la recta final de los últimos kilometros. De nuevo con una perspectiva lateral, en esta ocasión será la barra espaciadora la que hay que pulsar repetidamente para aumentar la velocidad, mientras controlamos al corredor arriba y abajo para evitar colisionar con otros competidores, lo que nos haría perder posiciones.

Tour 91 es sin duda una mejora técnica importante respecto a Perico Delgado: Maillot Amarillo, sobre todo a nivel gráfico, con unos escenarios y personajes más coloridos y detallados, teniendo una mención especial la versión para PC. Sin embargo tenía varios elementos mejorables, como el hecho de que nuestro personaje siempre lleve el maillot amarillo,Tour-91-7 independientemente de nuestra clasificación general, o que el sonido brille por su ausencia. Por otro lado, la toma de tiempos es bastante irreal y al llevar unas cuantas partidas nos daremos cuenta de que casi siempre las diferencias entre los distintos adversarios son las mismas. Esto se debe a la falta de un sistema de inteligencia artificial aceptable, ya que el comportamiento de los adversarios estará definido por un patrón que solo variará si colisionan con nuestro personaje.

A nivel jugable parece un propósito de enmienda respecto a la fama de la excesiva dificultad de los videojuegos españoles. Siendo un sistema muy similar al del título del 89, la dificultad es bastante menor e incluso se hace excesivamente fácil. Con un par de horas de juego nos llevaremos el Tour a casa y la obligación de quedar entre los seis primeros en cada etapa, es un reto muy fácil de cumplir.

El principal problema de Tour 91 fue el momento en que salió, en plena transición de generación de hardware. Lo que en 1989 era un juego aceptable, en 1991 estaba totalmente obsoleto, sobre todo desde el punto de vista del PC. Tour 91 se antojaba corto, fácil, además de languidecer ante la espectacularidad gráfica que nos estaba llegando de manos de las consolas de 16 bits.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *