Blood Bowl: Legendary Edition

Este análisis viene en dos formatos. El corto, para los aficionados al juego de mesa (Es lo que estabais esperando. Si queréis jugarlo, corred a vuestra tienda más cercana), y el largo, para los que no lo conozcan.

Algo así es una partida típica de Blood Bowl

En el largo os diremos que Blood Bowl es originalmente un juego de mesa que mezcla el universo de Warhammer con el fútbol americano. Así, manejamos equipos de elfos, orcos, tropas del caos o no muertos (entre otros), que tienen como objetivo marcar más touchdowns que el rival. La diferencia, respecto al fútbol americano tradicional, radica en los métodos para conseguir esos puntos. Así, dada la brutalidad de los contendientes, puede darse el caso de tener que retirar en camilla (o algo peor) a algún jugador durante la partida, invasiones de campo por parte de los hinchas, etc…

Y todo esto, con unas reglas bastante complejas que provocan que cada partida se alargue de forma notable, ya que cada paso que demos tiene que ser minuciosísimamente considerado.

La historia de la génesis del título que nos ocupa es cuanto menos curiosa. Hace unos cuantos años, Cyanide, una empresa francesa con algunos juegos en su haber (como los Cycling Manager), se puso en contacto con GamesWorkshop para realizar el videojuego de BloodBowl (hay que decir que ya habían aparecido algunos antes). La empresa inglesa «pasó» de ellos, así que sin licencia, crearon dos títulos, Chaos League y su versión extendida: Sudden Death. Games Workshop tomó acciones legales, y estas desembocaron en una colaboración, de la que surgió Blood Bowl, un videojuego que no sólo tuvo una buena acogida, sino que recibió una expansión (y edición especial) que recogía una de las razas olvidadas, los elfos oscuros.

Pero se ve que les quedaban cosas que meter en el juego. Así que año y medio más tarde, lanzaban esta Legendary Edition, que sin duda alguna es la más completa de las ediciones.

Típica imagen de un partido de BloodBowl

Si bien el juego original se podría haber completado a base de contenido descargable, la edición legendaria contiene más material que las 11 nuevas razas disponibles (lo que provoca que tengamos un total de 20 razas para elegir). El juego está optimizado (algo que se nota bastante en las cargas), hay un interesantísimo modo historia, y para aquellos que no conozcan Blood Bowl pero se sientan interesados por esta mezcla de estrategia y deporte, han incorporado tutoriales de todo tipo que nos pondrán las cosas más fáciles.

Además, para los que no lo sepáis, en el juego se permite un modo «en tiempo real», donde nosotros planificamos las estrategias y dejamos que la máquina lleve las riendas del partido, pero os tengo que decir que este modo es muy poco recomendable, y funciona bastante peor que el modo clásico.

Durante la partida nosotros cogemos un equipo de la raza que queramos, y vamos disputando partidos contra otros rivales. Nuestro equipo está formado por diferentes tipos de jugadores, cada uno con unas habilidades básicas y un precio. Según vayamos avanzando (y los jugadores vayan sobreviviendo partidos) podemos ir mejorando estos jugadores, de manera que al final es muy difícil que queden dos iguales. Podemos añadirles habilidades o mejorar estadísticas, adjudicarles armas, o adquirir determinadas ayudas para el equipo como magias o sobornos al árbitro.

Si acercamos la cámara es más espectacular

Todas estas mejoras que vayamos añadiendo se verán compensadas con un sistema bastante ecuánime que permite al peor equipo tener ventajas antes del partido, en forma de poder alquilar a un jugador legendario u otras formas de gastar la ayuda. Cuando empieza el partido disponemos los jugadores, y tiene lugar la patada inicial. En la patada inicial ya hay un acontecimiento importante, y que en ocasiones puede marcar el ritmo del partido (si hay una invasión de seguidores el equipo que la sufre puede salir muy mal parado). El equipo que recibe puede mover sus jugadores y cuando decide (o cuando ocurren determinadas situaciones) pasa el turno al otro equipo. Así, turno a turno, cada equipo mueve sus jugadores como si de una partida de ajedrez se tratase, con la diferencia que se pueden mover tantos jugadores como se quiera hasta que ocurren una de estas situaciones (un jugador del equipo que mueve es derribado, se nos cae la bola, …). Gana el equipo que más puntos consigue, como si de un partido de fútbol americano se tratase.

Respecto a cómo está realizado, podemos decir que tiene un aspecto técnico magnífico, con unos personajes muy bien modelados y con animaciones para casi cualquier acción. Los escenarios están muy trabajados y son variados, encontrando desde partidas encima de barcos de guerra como en la más verde de las campiñas. Además, el sonido cuenta con una grandísima cantidad de efectos sonoros y chascarrillos. Por si fuera poco, es muy entretenido, además que si lo comparamos con el juego de mesa es relativamente barato y ahorra tiempo durante la partida al agilizar los cálculos, con el añadido de permitir jugar con personas que están a distancia gracias a las partidas online.

Desde Videoshock queremos darle la enhorabuena al equipo desarrollador porque ha realizado un magnífico trabajo con Blood Bowl Legendary Edition, convirtiéndolo en un imprescindible tanto si te gusta el juego original, como si el usuario solo quiere disfrutar de una graciosa mezcla de estrategia por turnos con algo de deporte. Sin duda, un acierto para todos, salvo para los que comprasen la edición anterior y para los consoleros, ya que no se ha lanzado más versión que la de Pc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *