Dead Nation

Puede que algunos de vosotros ya hayáis adquirido este juego gracias al Welcome Back de Sony. Otros puede que lo estéis considerando. En cualquier caso, espero que estas líneas os puedan ayudar a haceros una idea de lo que ofrece este juego de los finlandeses de Housemarque; los creadores del excelso y aclamadísimo Outland.

Dead Nation es un juego de disparos en 360 grados con vista isométrica del estilo de Shock Troopers, Alien Breed, Alien swarm, Shadowgrounds… Un género que ha pasado a hurtadillas durante unos cuantos años, pero que parece estar cobrando fuerza gracias al hecho de que resulta muy conveniente para juegos descargables que no dispongan de presupuestos astronómicos. Este tipo de juegos permite introducir multijugador sin pantalla partida, y consigue altas dosis de acción y buenos gráficos sin tener que invertir tanto dinero, puesto que nunca verás a los personajes ni los objetos realmente de cerca.

Y eso es lo que ofrece Dead Nation: multijugador en línea y local sin pantalla partida, grandes dosis de acción y muchísima diversión. Los chicos de Housemarque han sabido priorizar, han decidido qué factores eran importantes en un juego de este tipo y han invertido todo el esfuerzo posible en llevarlos a su máximo esplendor.
Un claro ejemplo lo tenemos en su excelente nivel gráfico. El modelado de los personajes no es nada del otro mundo, hecho que no importa en absoluto puesto que los veremos desde muy lejos; sin embargo los escenarios, que son el 90% de lo que verás en pantalla, están muy bien trabajados y ambientados. Otro punto fuerte a nivel gráfico son las luces de las linternas de los protagonistas, que son una maravilla a nivel técnico y crean unos efectos de sombras espectaculares.

Captura de pantalla de Dead NationPero es a nivel jugable donde el juego brilla con luz propia. Tras una historia tan banal como innecesaria se esconde el verdadero trabajo para conseguir que el juego sea complejo y entretenido combinando elementos muy simples.

Los más exigentes podrían decir que hay pocos tipos de enemigos, pero lo cierto es que son más que suficientes, puesto que sus diferencias harán que estemos cambiando de estrategia constantemente.
Estrategia, sí, porque en Dead Nation no nos limitaremos a disparar a todo lo que se acerque como en un minigore cualquiera… para sobrevivir habrá que coordinarse con nuestro compañero y combinar nuestras armas, objetos especiales y nuestros movimientos con los objetos del entorno para maximizar las bajas enemigas y minimizar los daños.

Podremos arrojar bengalas para distraer a los zombies, disparar a coches para que los atraigan con su alarma, colocar minas… todo tipo de elementos que en manos de un buen estratega nos permiten dar la vuelta a la tortilla en mitad de una batalla.

Porque Dead Nation es un auténtico campo de batalla en el que no faltan situaciones épicas. Una vez más, los diseñadores de Housemarque se merecen un aplauso por su capacidad para priorizar. No tendremos situaciones prefabricadas, no habrá que escapar de un incendio, o conducir un vehículo, o esquivar meteoritos, pero nos encontraremos muchas sorpresas a lo largo del juego. Sorpresas como un autobús de un equipo de rugby del que saldrán todos los jugadores convertidos en nomuertos, o auténticas lluvias de zombies que saltan desde las ventanas de los edificios colindantes. Momentos simples, que no buscan la espectacularidad peliculera de la que tanto se abusa hoy en día, pero que saben sorprender y entretener.

Dead Nation es un juego muy divertido y entretenido. No pretende engañar, no tiene aires de superioridad, es simple, es sincero. Completamente recomendado para todos a los que les guste jugar a juegos arcade de acción de toda la vida con un colega y dos mandos.

  1. Tal y como he dejado ver en el artículo… si ves que el juego está bien pero no te acaba de convencer, prueba a poner a un colega en el extremo del mando2. Mejorará drásticamente!

  2. Bastante de acuerdo con la reseña. Es un juego muy bien realizado que sin alardes consigue de sobra lo que se propone; divertir, y además lo hace bajo una factura técnica muy sólida. Yo lo estoy jugando en cooperativo y me está encantando. Housemarque es un estudio muy hábil. No arriesgan pero trabajan francamente bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *