Otras maneras de pegarle a la pelota

Me resulta fascinante, y enriquecedor, ver de qué maneras la imaginación del creador permite productos que sólo los podría crear un niño, o alguien alejado totalmente de cierta disciplina. Esto pasa, por ejemplo, en los juegos de fútbol. Aún recuerdo la primera vez que me hablaron de un título que simula el deporte rey. El juego en cuestión era Match Day 2, y la plataforma un Amstrad PCW. Cuando me decían (yo tendría 11 años o menos) que llevabas un equipo, yo respondí «¿y cómo manejas a los demás jugadores?«. Algo que ahora nos parece super lógico, yo que no sabía ni que era la inteligencia artificial, ni el cambio de jugadores, ni nada, no lo entendía. Creía que cada jugador lo llevaría un humano, o algo así.

Ahora parece claro que cualquier juego de fútbol tiene que permitir, como poco, partidos donde 11 jugadores masculinos profesionales se enfrentan en campos de cesped de tamaño reglamentario a lo largo de 5-20 minutos de tiempo real. En cambio, a lo largo de la historia del videojuego se han hecho muchos juegos basados en las reglas del fútbol que se han saltado a la torera esta base. Además de juegos de penaltis, faltas o similares, vamos a destacar una pequeña serie juegos que podéis leer a continuación.


Soccer Kid – Marko’s Magic Football
El primero es un juego de plataformas para sistemas de 16 bits (aunque salió hasta en Atari Jaguar) bien curioso, donde manejamos a un chaval que tiene que recuperar la copa del mundo a balonazos de unos malvados alienígenas. Gráficamente apañado, pero no tanto como la versión con Marko, una verdadera copia a nivel conceptual, pero con unos valores de producción mucho mejores, y que apareció sólo en consolas. La historia, en esta ocasión, es algo distinta. Marko tiene que salvar al mundo de un malvado doctor que quiere convertir a todos en mutantes.

Vídeos: Soccer KidMarko’s Magic Football


Soccer Life – Real Madrid: The Game
En Soccer Life, de PS2, el jugador es… una estrella del fútbol, gracias Banpresto. Bueno, al menos, puede llegar a serlo. Para ello no sólo tiene que jugar bien los partidos, sino que también debe relacionarse con el vestuario y con ese mundo que hay fuera. Una idea que en Virgin Play tuvieron a bien repetir, aunque en esta ocasión el jugador no era un cualquiera, sino una incipiente estrella del Real Madrid. Algo que no salió muy bien a nivel de negocio, debido a que ese mismo equipo de fútbol no lo puso fácil para que llegase a sus seguidores, y el resto odiamos al Real Madrid y lo que tiene que ver con él…

Vídeos: Soccer LifeReal Madrid: The Game


The Mission
Posiblemente el peor juego de la historia sea de Microïds para Playstation y sea este The Mission, en él manejamos a dos jugadores famosos de finales de los 90 (ahora mismo eso sería lo mejor del juego) que deben recuperar un balón de manos de unos terribles ninjas robots, y si, todo esto fue basado en el anuncio del mismo nombre. A pesar de su variedad de fases, en algunas nos enfrentamos a los ninjas como si fuese un beat ‘em up cualquiera, técnicamente es una pocilga repleta de horrores, se controla mal, y durante el transcurso de la partida pasan cosas terribles. Eso si, puedes pegar patadas con Cantoná, que eso siempre está bien.

Vídeo: The Mission


Captain Tsubasa – Tecmo Cup Football – Inazuma Eleven
Aparecidos en multitud de formatos y sistemas, en estos juegos se mezcla la historia (no en vano están basados en diferentes animes) con el partido de fútbol en sí, el cual se maneja de una manera distinta a lo que estamos habituados: llevamos al jugador de turno, pero en lugar de hacer algo apretando un botón, lo hacemos por menús, como si fuese un juego de rol. Hablamos concretamente de los juegos realizados por Tecmo, con una versión para Megadrive de la que hay pocos testimonios más allá de una ROM por Internet y el análisis en revistas españolas de principios de los 90, y especifico porque en realidad de Captain Tsubasa hay todo tipo de títulos. A pesar de su escaso éxito como videojuegos en tierras occidentales, Nintendo y Level 5 vieron potencial, y llevan ya 2 ediciones (una repetida) siendo uno de los juegos con más éxito de Nintendo DS en España, aunque eso si, tras cierta tardanza en aparecer aquí.

Vídeos: Inazuma Eleven (Nintendo DS)Tecmo Cup Football (Megadrive)


Nintendo World CupBattle SoccerDolucky’s A-League SoccerMegaman SoccerSuper Shot SoccerSega Soccer SlamSuper Mario Strikers
La capacidad de los japoneses de convertir un suceso cotidiano en algo realmente extraño es sorprendente. Por eso, recibimos con alegría y alborozo a principios de los 90 a Nintendo World Cup en NES, un juego de fútbol basado en el personaje Kunio Kun, aunque con el nombre cambiado, en el que sus disparos no eran normales, sino que se convertían en hojas de papel, se hacían invisibles… No llegaron aquí más títulos (salvo el de Game Boy), pero si llegó a Occidente el juego Megaman Soccer, parecido pero con personajes de la saga Megaman. Otros juegos parecidos son: Battle Soccer, con personajes como Ultraman, Godzilla, Kamen Rider o directamente venidos de la serie Gundam; Dolucky’s A-League Soccer, con unos personajes de Imagineer; Super Shot Soccer, que era una versión muy loca de Captain Tsubasa pero occidentalizada; Sega Soccer Slam, lo que en realidad se desvela como un tres para tres hecho por Visual Concepts para Sega al inicio de su carrera multiplataforma; y Super Mario Strikers, un clon directo del anterior con Mario y familia. Incluso, dentro de estas copias salvajes, podríamos meter al cafrísimo arcade coreano Back Street Soccer.

Vídeos: Battle SoccerMegaman SoccerDolucky’s A-League SoccerSuper Shot SoccerSega Soccer SlamSuper Mario StrikersBack Street Soccer


Y así nos podemos encontrar a muchos más ejemplos, como Peter Hilton Maradona’s Hand of God, un juego de fútbol donde manejamos al portero al que Maradona le marcó el gol con la mano de Dios (movimiento que se puede repetir en el también inglés Adidas Power Soccer), un juego de patio de colegio como es Backyard Soccer o incluso el argentino Fútbol Deluxe donde se puede sobornar al árbitro, entre otras ilegalidades.

Como veis, hay una ingente cantidad de posibilidades con el balón en los pies. Esperemos que los creadores sigan intentando innovar, aunque a veces su destino sea como el de Soccer Fury, que no llegó a aparecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *