Sandlot: Robots, Bichos y otras hierbas

Pero si hay algo que si nos ha llegado a Europa, y nos ha gustado muchísimo a todos aquellos que disfrutamos del videojuego sin demasiados prejuicios, es la otra saga de Sandlot: Chikyuu Boueigun (más conocido aquí como Earth Defence Force, sin confundirlo con el juego de Jaleco).

Basada ligeramente en una película de la Toho del año 1957, apareció originalmente para la Serie Simple 2000 en Playstation 2 (un filón de juegos japoneses de bajo presupuesto pero que suelen ser muy divertidos), y lanzado en algunos países de Europa bajo el nombre Monster Attack, en esta saga (llamémosla para abreviar a partir de ahora EDF) nos encargamos de manejar a un pequeño ejército de defensa del planeta en un estado realmente sufridor. Y es que durante la partida nos invaden insectos gigantes, alienígenas, monstruos con poderes, engendros mecánicos (cómo no) y todo tipo de seres enormes y muy destructivos.

Pero si destructivos son ellos, nosotros no vamos a ser menos. Y si para acabar con la invasión hay que derribar edificios a granadazos como si no hubiera un mañana, se hace y en paz. Además de manejar nuestro pequeño soldado en pos de la victoria, también podemos conducir determinados vehículos (como una moto o un helicóptero) que no sabemos si nos ayudarán más que fastidiarnos, pero que de vez en cuando son imprescindibles. La primera entrega de EDF cuenta con un apartado gráficos que petardea por doquier y un multijugador bastante simpático, pero no tuvo demasiada repercusión fuera de Japón.

La segunda parte, en cambio, tuvo varias mejoras. La primera que podemos manejar, además de al soldado de la primera entrega, a una valiente mujer llamada Pale Wing que jetpack a la espalda y con rayos como armas se encara de defender la tierra de los malencarados enemigos. Gráficamente está mejorado (aunque sigue petardeando sobremanera) y sigue siendo igual de divertido. En España apareció con el nombre de Global Defence Force, y por el precio que tiene (si lo encontráis) bien merece la pena echarse unas risas mientras lo jugamos. Además, está anunciado para dentro de poco la versión de Psp.

Pero cuando se hizo famosa la saga, la empresa y el estilo fue con la tercera entrega, aquí llamada Earth Defence Force 2017. El cambio a Xbox 360 provoca que el juego sea mucho mejor gráficamente (a pesar de seguir pareciendo, y siendo, de bajo presupuesto), y esto hace que sea más jugable (menos petardeos) y más variado. La única lástima es que resulta ser una especie de remake de la primera entrega, y por ello desaparece nuestra alada compañera.

Es curioso, porque la siguiente entrega de la saga, llamada Insect Armaggedon, no está desarrollada por Sandlot, sino por los autores de Eat Lead (Vicious Cycle). Lo que si parece que será desarrollado por Sandlot es la verdadera cuarta entrega de Earth Defence Force, lo que nos parece una excelente noticia.

Y ya para finalizar el repaso a esta entrañable empresa, comentaremos que aún estamos esperando que aparezca fuera de Japón un juego que usa… mitología europea (nórdica, para mayor precisión). Zangeki no Reginleiv es un juego igual de burraco que los anteriores, pero en esta ocasión somos un héroe nórdico que debe defender a su pueblo del ataque de todo tipo de monstrencos. Una especie de Earth Defence Force en tiempos antiguos y mitológicos, donde usamos el nunchaku para acabar con todo tipo de engendros, permitiendo decapitaciones, mutilaciones y otras lindezas.

  1. Muy interesante la historia del estudio. Tengo el Earth Defense Force 2017 y pica lo suyo lo de matar hormigas y robots gigantes sin descanso xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *