scolari

Entrevista a Adrián Scolari de Oscillon School

Hoy os traemos un texto que nos ayudará a conocer mejor a un artista de calado internacional: Andrián Scolari. Desde VideoShock, como siempre, nos es imposible dejar pasar la oportunidad de acercar la industria nacional y a sus integrantes al gran público. Scolari ha trabajado en varias de las empresas más conocidas de nuestro país, como Pyro Studios, Enigma Software o Gameloft, pero lo mejor es que se presente él mismo y podamos conocerle a través de la propia entrevista.


Javier Cebrián (VideoShock): Hola Adrián, es un placer hablar contigo. En Oscillon School podemos ver una pequeña presentación de ti y de tu carrera profesional, pero si quieres puedes presentarte aquí de una manera más cercana y contarnos a qué te dedicas actualmente.

Adrián Scolari: Mi nombre es Adrián Scolari, soy grafista 3D y actualmente trabajo como artista de entornos en una empresa de videojuegos en Barcelona. También doy clases en Oscillon School y el poco tiempo que me queda suelo emplearlo en mis proyectos personales.

¿Por qué dejaste la Filosofía?

Adrian ScolariEspecíficamente lo que abandoné fue la licenciatura en Letras, ya que en Argentina la carrera de Letras está separada de la de Filosofía y ambas se cursan en el mismo edificio, que es la Facultad de Filosofía y Letras. Antes de decidirme dudé entre ambas. Y finalmente opté por la licenciatura en Letras porque quería convertirme en profesor de literatura. Un par de años después alguien me introdujo en el mundo de los ordenadores. Siempre me habían gustado, pero la última vez que había tenido uno había sido en el colegio primario: se trataba de mi vieja Commodore 64C. Empecé a aprender Photoshop, Illustrator y un programa que ya no existe de Macromedia para hacer 3D cuyo nombre he olvidado. Y entonces la idea de poder crear mundos en los cuales podía moverme e interactuar, al menos de forma virtual, me conquistó. Lentamente fui dejando de prestar atención a mi carrera universitaria y empecé a dedicarme exclusivamente a aprender todo lo que podía sobre desarrollos gráficos por ordenador. De todas formas, nunca abandoné los estudios de literatura, sólo dejé de lado la posibilidad de convertirme en profesor.

Desarrollo del videojuego en España, antes y ahora

¿Qué es lo que te lleva a dejar Buenos Aires para venir a España, donde la industria del videojuego estaba menos desarrollada y contaba con menos apoyo que en otros países? ¿Qué te encuentras al llegar y cómo transcurren tus primeros años aquí?

En aquellos primeros tiempos, 3D Studio había dado el salto de DOS a Windows y se hacía llamar Max. Yo me había conseguido una copia. Comencé haciendo animaciones muy elementales con modelos gratuitos que venían en las revistas de 3D españolas, como Mundo3D y alguna otra. Recuerdo que llegaban con una diferencia de tres meses y costaban carísimas. En Argentina no conocía a nadie que se dedicase al 3D. Pasaron varios años hasta que encontré a alguien. Pero era evidente que en España ese mundo estaba más desarrollado, tal como lo demostraban las entrañables animaciones de Pepe y el juego Commandos, sin contar con todos los anteriores desarrollos de juegos geniales que habían hecho los de Dinamic, aunque no eran 3D. Pero se sumaba todo: desarrollo de videojuegos y 3D en un lugar donde el idioma no era un problema. Siempre había querido experimentar el vivir un tiempo en otro país. Y si a la vez podía dedicarme a hacer 3D para videojuegos no había mucho que pensar.

Lástima que, cuando llegué a España, de ese boom de juegos y de esos desarrollos tan geniales sólo quedaban los ecos. Recorrí las pocas empresas que quedaban y que a duras penas intentaban hacer algo para meterse en el mercado. Mientras, me dediqué a trabajar como diseñador web, la mayor parte del tiempo como freelance y ocasionalmente en alguna empresa. Mi primer objetivo era aprender más. Estaba muy verde todavía para meterme en un mercado tan escaso donde accederían únicamente aquellos que supieran bien cómo hacer el trabajo. No había lugar para novatos a entrenar. Así que debía aprender solo y después volver a intentarlo. Desde Buenos Aires tenía dos objetivos muy claros: hacer el curso con Martínez Lara: aquel que había creado a Pepe sabía muchas cosas que yo quería saber; y entrar a trabajar en Pyro Studios (el juego Commandos me había marcado). Pero no podía costearme ese curso. Así que hice lo que ya había hecho antes. Estudiar de donde pudiese y volver a postularme en las empresas. Años después hice el curso de Pepeland mientras trabajaba en mi primer desarrollo de un videojuego para PC. Y más tarde me fui a Madrid a trabajar en Pyro Studios.

¿En qué se diferencian actualmente la industria argentina y española? ¿Has pensado alguna vez en regresar para trabajar en alguno de los estudios de allí? ¿Te lo han ofrecido?

No sabría decirte nada acerca de la industria de juegos en Argentina. Hace ya diez años que me fui y si bien el mundo del 3D ha crecido creo que es más usado para cine o arquitectura, pero no tanto para videojuegos. Así que no sé si puede hablarse de una industria argentina de videojuegos. Pero insisto, no estoy al tanto de nada que se esté desarrollando allí. Lo que no significa que no se esté haciendo nada.

No he pensado en regresar para trabajar allí. Ni me han ofrecido nada. Supongo que dependería de la oferta la decisión de aceptar o no. Nunca se sabe.

¿Crees que el videojuego español podría tener un avance en los próximos dos o tres años equivalente o mayor al experimentado durante los últimos diez años? ¿Qué crees que es lo que hace falta y qué es lo primero que tú harías si estuviera en tu mano?

No sabría decirte, aunque lo dudo. No veo que se esté apostando mucho desde el estado por incentivar este tipo de desarrollos. Y muchas empresas nacionales buscan beneficios rápidos, lo que acaba dando por resultado desarrollos más bien mediocres y con tecnología un poco caduca. Y no es por falta de talento. En todos los desarrollos en los que participé he conocido montones de grafistas talentosísimos. Y también los he visto irse a trabajar a otros países como Inglaterra o Alemania. Habían llegado a un punto en que ya nada podían hacer aquí. Esos tuvieron suerte, otros menos afortunados no tienen trabajo.

Como dije, creo que hace falta estimular los desarrollos digitales en general. Pero especialmente los videojuegos, que hoy en día dan más beneficios que las películas. Pero claro, un desarrollo bien hecho no puede durar menos de tres años. Y los inversionistas suelen ser gente un poco ansiosa cuando se trata de ganar pasta. Por eso el estado debería intervenir y estimular la industria. Pero estamos en un período difícil y no podemos ignorarlo. Sería de un egoísmo obsceno esperar que se gaste dinero del estado en desarrollar la industria de videojuegos cuando se están recortando gastos esenciales como los de salud y educación.

Sobre Oscilon School

¿Qué cursos impartes en Oscillon School?

Doy el curso de personajes para videojuegos Next-Gen.

Hablamos de cursos de 600 euros (corrígeme si me equivoco). ¿Podrías argumentar por qué merece la pena invertirlos?

Si yo hubiese tenido esta misma posibilidad diez años antes no lo hubiese dudado. El estudio como autodidacta tiene muchos méritos, especialmente de satisfacción personal, de desafío. Pero tiene la contra del tiempo. Puede demorar mucho, dado que a veces quedamos bloqueados por algo que nos cuesta semanas desentrañar y que alguien que sabe puede darnos en un momento. Yo no tuve la suerte de los que empiezan hoy en día. Está repleto de cursos de videojuegos. Incluso en castellano. Pero algunos son presenciales y para alguien que vive lejos es un impedimento. Pero Internet es una solución ideal. Sin contar con la posibilidad de ver una y otra vez las lecciones llegado el caso. Este para mí es uno de los mayores beneficios. Porque es mucha la información que hay que asimilar y si uno va a una clase presencial a la media hora se olvidó la mitad de las cosas. Y no sólo eso. Si hay alguna duda siempre se le puede preguntar al profesor sobre alguna de las lecciones o sobre diferentes escollos que surjan y no estén contemplados en la clase.

¿Qué perfil académico y/o profesional presentan la mayoría de tus estudiantes? ¿A quiénes deberían ir dirigidos tus cursos?

Mi curso es muy específico de una serie de procesos que involucran varios programas. No es un curso de 3D Max ni de Zbrush concretamente. Por lo que no es recomendable para alguien que quiere aprender 3D desde cero. A lo largo del curso se utilizan alrededor de seis o siete programas diferentes, algunos de los cuales son arduos de dominar, como 3D Max o Zbrush. Por eso es mejor que tengan ya ciertos conocimientos, al menos básicos. Si bien en la primera lección vemos técnicas de modelado en alta son sólo técnicas, es decir, se podrían usar en cualquier otro programa de 3D. Lo mismo ocurre con Zbrush donde vemos las novedades de la versión 4 pero se sospechan unos conocimientos básicos de Zbrush ya adquiridos previamente. En cambio, hay otros programas menos conocidos y que entiendo que no todos saben usar, de esos sí explico sus funciones más ampliamente. Pero son programas pequeños, aunque no menos fundamentales. Al menos en mi forma de desarrollo. Este curso tiene mucho de subjetivo, porque es mi visión particular de un proceso. Pero esa es la base del aprendizaje, ver cómo lo hacen otros e imitarlo. Luego desarrollarán sus propias técnicas. Lo principal de este curso es descubrir todo el proceso para el diseño y acabado final de un personaje para videojuegos de última generación.

En la “familia media”, es posible que muchos jóvenes se queden con las ganas de realizar cualquier curso porque sus padres prefieren invertir ese dinero en algo más necesario. ¿El precio de cursos como los tuyos podría llegar a bajar? ¿Qué debería ocurrir?

Sé que hay varias ofertas con interesantes rebajas, pero de eso se encarga la escuela. Ellos te responderán mejor que yo.

Oscillon School: El precio que actualmente tenemos en nuestros cursos es difícil que baje, puesto que la relación calidad-precio que ofrecemos es de las más competitivas del mercado. Aún así, y analizando la actual situación que se está atravesando en España debido a la crisis, intentamos lanzar promociones, concursos y descuentos que beneficien a todo aquel que esté interesado en estudiar con nosotros.

Sobre la vida, el universo y todo lo demás

¿Estudio independiente que para ti es un referente actual en la industria española?

No conozco ninguno.

¿Último videojuego que ha dejado huella en ti, por innovador, original y divertido?

Fallout 3.

Para finalizar, me gustaría ponerte a prueba. Adelante el Reto-Creativo-Muy rápido: crea un pequeño suceso no superior a tres líneas que contenga estos cinco elementos, que puedes interpretar con total libertad: escuela, pollo, merodeador, enigma, planeta.

Hemos hecho un descubrimiento. En este planeta hay un pollo merodeador que va a la escuela. Todo un enigma.


Tras despedirnos de Adrián Scolari, sólo podemos desearle suerte en su carrera y esperar que continúe formando a los futuros profesionales de la industria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *