Cybernator

Nuestra máquina del tiempo nos lleva hoy a revisar uno de los títulos olvidados de Super Nintendo, al menos en lo que se refiere a Europa, ya que fue el único juego de su saga que llegó a nuestro continente, hablamos de Cybernator. Esta situación crea el típico baile de nombres entre países que dificulta encajarlo en la serie. Cybernator fue en realidad el título para Estados Unidos y Europa pero en Japón sería nombrado Assault Suit Valken, existiendo un juego anterior para Mega Drive que se tituló Assault Suit Leynos en Japón y Target Earth en Estados Unidos. El pequeño desajuste no preocupó, ni a muchos, ni por mucho tiempo dado que las entregas posteriores de la saga serían lanzadas de forma exclusiva en Japón.

Cybernator fue desarrollado en 1992 por Nippon Computer Soft., concretamente por su departamento de videojuegos llamado Masaya, toda una institución en el país del Sol Naciente pero una empresa semidesconocida fuera del mercado oriental. Dicha compañía se encargaría de la distribución del juego en Japón pero en occidente, probablemente por una cuestión de marketing, sería la todopoderosa Konami la que colocara el juego en las estanterías.

Aún siendo el segundo juego de la saga, Cybernator resulta ser una precuela y, su acción se desarrolla una década antes de los hechos que vividos en Target Earth. En una época futura, el problema con la escasez de combustibles fósiles ha llegado a un nivel crítico. Como no podía ser de otra manera, las pocas reservas que quedan desencadenan una guerra a nivel mundial entre las dos potencias mundiales, el Eje y la Federación. Ambos gobiernos han conseguido una gran capacidad bélica, de tal manera que la producción de armas de destrucción masiva y la construcción de bases espaciales se convierten en el pan nuestro de cada día, e incluso el control de la Luna resulta motivo de confrontación. Nuestro protagonista es Jake, un soldado de la Federación perteneciente al cuerpo de los marines cuya principal habilidad es dominar el manejo de los Assault Suit (traje de asalto), un robot de gran capacidad bélica con los que intentan echar abajo la amenaza del Eje.

Nuestro traje robótico tiene una forma humanoide que nos puede recordar al usado por Baby Commando en Captain Commando o los que aparecen en el filme Avatar. Este artefacto cuenta con un propulsor que permite volar brevemente, aunque también podemos saltar y deslizarnos rápidamente por diversas superficies gracias a él. Inicialmente nuestro pequeño tanque se encuentra equipado con dos tipos de armas: el Disparo Vulcan, que debe recargarse de vez en cuando, y sus puños, de uso infinito. Posteriormente conseguiremos otro tipo de armamento de mayor capacidad como son los misiles, el láser y el napalm. Y con semejante equipo en conjunto nuestra nave nodriza no tiene reparos en soltarnos en pleno campo enemigo para que acabemos con el batallón enemigo.

En las escenas de combate el juego se nos plantea como un run & gun clásico, con una gran cantidad y variedad de enemigos, contando también con los típicos jefes de final de fase. Cabe destacar el planteamiento plataformero con el que cuenta Cybernator, algo muy de agradecer para aprovechar plenamente las capacidades de nuestro robot y que se distribuye a lo largo de los siete niveles para ofrecer momentos donde la habilidad será más importante que la capacidad bélica, no todo va a ser disparar a lo loco.

Cybernator es un juego de acción que delata en todo momento su origen nipón, siendo esta una de sus mejores virtudes y peores defectos. El primer detalle curioso es la fuente que usa para la descripción de las historias, muy similar a las utilizadas en los RPG japoneses. Es un detalle que difícilmente pasaría desapercibido porque también nos encontramos con la aparición de líneas de diálogo interminables que cortan la acción, sin aportar demasiado, entre diversos personajes sin que tengan tampoco demasiada lógica. Por otro lado, el responsable del fantástico trabajo gráfico es Shatoru Urushihara, autor destacado en el mundo manga y hentai que cuenta con diversas incursiones en el mundo de los videojuegos. Seguramente esta serie de detalles no terminaran de encandilar al público occidental en una época en la que el fervor por lo asiático aún no estaba tan arraigado.

Por otro lado, el nivel de dificultad del juego era excesivamente alto sobre todo en comparación con títulos similares norteamericanos, y esto no sólo le valdría el desapego del público occidental, más tarde sería lanzado Assault Suits Leynos II para SEGA Saturn y Assault Suits Valken II para PlayStation pero no saldrían de Japón. Incluso el remake de Cybernator para PlayStation 2, que se lanzaría en 2005, si llegó nuevamente a Europa pero no a Estados Unidos. Como apunte final para aquellos que quieran conseguir una copia del remake, su revisión conserva el espíritu del juego original pero no logra fluidez en la consola de Sony, y es algo que le ha valido numerosas críticas. El Cybernator es un juego rápido, de grandes y hermosos sprites que llegó demasiado pronto al mercado y al que merece la pena darle una segunda oportunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *