Eat Lead: El sacrificio de una cara bonita

No son pocas las compañías que a través de una cara bonita se dedican a lanzar subproductos para rapiñar ventas.

No son pocas las compañías que a través de la cara bonita del o la protagonista de su franquicia estrella se dedican a lanzar subproductos con la esperanza de rapiñar algunas ventas. En un principio puede parecer una gran idea, un juego casi terminado que posiblemente fuera a pasar desapercibido (no necesariamente por ser un mal título) se convierte automáticamente en el punto de mira de toda la comunidad de videojugadores. Tan solo es necesario adaptar la piel del personaje al nuevo esqueleto, en ocasiones ni siquiera eso, tan solo se usa su entorno.

¿Es posible mantener una franquicia solo con una cara bonita?

Matt tuvo un pasado de éxito

Matt tuvo un pasado de éxito

Un punto de partida alentador, fácil y rápido que genera ingresos seguros (no necesariamente muchos, aunque sí seguros), pero que a largo plazo suele pasar factura, la franquicia y su prestigio se ven manchados, las sucesivas entregas o títulos relacionados con la franquicia verán lastrado su tirón comercial por estos subproductos.

A la vista de la evolución de algunos personajes tan conocidos como Sonic, Lara Croft, Bomberman, o el olvidado Fox McLoud (Star Fox), se podría responder sin mucho problema que no a la pregunta mencionada. Su popularidad sigue siendo alta, pero ya no generan la expectación en los usuarios, nuevos y viejos, que antiguamente se granjeaban con soltura.

Es la hora de Hazard

Este pozo de popularidad es el particular estado de salida del protagonista en el título que presentamos. Un supuesto héroe de acción de videojuego venido a menos tras muchas entregas, que si bien no necesariamente debían ser de inferior calidad, no tenían sentido dentro del marco ambiental que proponían sus principales títulos. Que nadie sufra si no recuerdan ningún título, este personaje con una calva similar a la de cierto actor de acción de renombre no ha protagonizado ningún videojuego antes. Este falso trasfondo es una simple excusa para mostrarnos un guión desenfadado y original en el que se burlan de muchos de estos “héroes” de videojuego venidos a menos.

Hazard Vs Zombies

Hazard Vs Zombies

Matt Hazard, nuestro protagonista deberá superar su pasado y enfrentarse de nuevo a sus enemigos en un nuevo título para recuperar su fama. Los guiños a la industria en su actual estado son incontables, desde el viejo Duke Nukem hasta juegos como Halo o los clásicos House of the Dead.

La aventura de nuestro héroe, que a priori debería transcurrir entre pequeños tiroteos, dejará de ser un camino de rosas cuando comiencen a aglutinarse antiguos enemigos por todo el recorrido, algo no va bien, parece que desde su propia compañía le están boicoteando, siendo la única opción continuar adelante para descubrir todos los interrogantes. Podría relatar algún más fragmentos del guión pero correría el riesgo de matar la mayor (y puede que la única) virtud del título.

Si tuvieras algo mejor que hacer, no estarías jugando a un videojuego

Tal como sucede en la mayoría de títulos (muy a pesar de David Cage y Peter Molyneux) es necesaria cierta interacción para poder avanzar de una escena animada a la siguiente, afortunadamente para nosotros no es la única forma de disfrutar de los guiños y clichés puesto que casi todos los elementos o frases dentro del propio juego tienen alguna relación con otro título, todos ellos retratados de una forma cómica en el mejor de los casos. Algo que para muchos quizá sea una virtud, su humor, para la gran mayoría de noveles o poco experimentados jugadores puede resultar un escollo para disfrutar del título.

Cara bonita, cabeza hueca

Matt no teme a la comitiva del sol naciente

Matt no teme a la comitiva del sol naciente

Los escenarios y los modelados de los personajes del juego pese a no hacer gala de una tecnología novedosa cumplen con su papel y en algún caso son especialmente detallados. Consiguen en todo momento dejar claras referencias a sus orígenes, en algunos casos intentando arrancar los recuerdos o las sonrisas en el jugador. Este rasgo, compartido por la música y los gráficos, refuerza la comicidad de la sátira durante el juego.

No hay un modo mejor de enfocar el diseño de un juego protagonizado por un héroe de acción que lanzarlo contra ordas de incontables enemigos. Matt deberá acabar con centenares de enemigos durante el transcurso de los niveles, con una mecánica de juego muy bien adaptada de los juegos de acción en tercera persona actuales, las coberturas serán el principal aliado para resolver los obstáculos y acabar con los enemigos. Dispondremos de una gran variedad de armas bien diferenciadas, e incluso poderes especiales, pero su uso además de accesorio será esporádico puesto que no es obligatorio utilizarlos para poder avanzar, para colmo su recarga no es rápida.

Coberturas, o las odias o las amas

Coberturas, o las odias o las amas

En la mayoría de escenarios los lugares en los que cobijarnos de los disparos enemigos serán abundantes, si lo sumamos a la pobre “inteligencia” artificial de nuestros oponentes el riesgo de perecer en los niveles cae en picado en la mayoría de las dificultades disponibles, tampoco ayuda que la vida se regenere automáticamente. Existen varios escenarios con escasez de esquinas o coberturas (destruibles en su mayoría), incluso zonas con el terrible aunque correctamente justificado recurso de hacer aparecer enemigos de forma infinita, pero en ambos casos la mayoría de enemigos empeñará la posible sensación de hostigamiento estancándose en una cobertura o corriendo de forma suicida hacía nosotros. Para bien o para mal, los enemigos finales que copan cada nivel pese a no poseer una rutina especialmente compleja tienden a ser más difíciles de batir de lo que cabría esperar en la dificultad seleccionada, posiblemente por comparación ante la debilidad del resto.

En definitiva, un título maltratado por la prensa, menospreciado por parte del público y con un guión divertido que no se acaba de empañar por su apartado interactivo, un apartado que pese a todo funciona. Aunque no deja de ser irónico que el gran regreso de este falso viejo héroe sea un pequeño fracaso como el resto de sus supuestas entregas. Lara cariño, ¿alguna conclusión útil?

  1. Como buena puta de las referencias/guiños, este juego tiene mucha miga, a pesar de que el doblaje no sea de los mejores que he escuchado. Y aunque el control es algo durillo, se deja querer.

  2. El juego tiene lo mas difícil de conseguir: encanto, pero su mecánica jugable es muy incómoda y echa para atrás a cualquiera. Eso sí, desde el Sam & Max Hit the Road que no me río tanto con un juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *