Resident Evil 5: Agridulce despedida

En 1996 Capcom tomó los ingredientes de unas grandes aventuras de corte sobrenatural como fue la saga “Alone in the Dark” (Infogrames) para recrear una nueva experiencia jugable. El éxito de la fórmula fue tal que revivió el género de las aventuras de terror.

En 1996 Capcom tomó los ingredientes de unas grandes aventuras de corte sobrenatural como fue la saga “Alone in the Dark” (Infogrames) para crear una nueva experiencia jugable en Playstation y Sega Saturn. De este modo nos quedábamos aislados en una mansión de los alrededores de Racoon City como Chris Redfield o Jill Valentine para enfrentarnos a una horda de zombis relacionados de alguna manera con la corporación Umbrella. El éxito de la fórmula fue tal que revivió el género de las aventuras de terror, de forma que obteníamos experiencias basadas en huir del peligro en vez de enfrentarlo de forma violenta y en la resolución de acertijos. La angustia y la indefensión del personaje era lo primordial del género, junto a una historia absorbente que se fuera desgranando con el avance de nuestras indagaciones. La saga continuó durante dos entregas más en la veterana consola de Sony. Con la llegada de Dreamcast, Capcom creó el que para muchos es el mejor Resident Evil de control clásico, Code Veronica, posteriormente adaptado para Playstation 2, y más adelante, en exclusiva para Gamecube de Nintendo, se lanzó una precuela con el nombre de Resident Evil: Zero. Este fue el último título con el sistema de control que dio éxito a la saga.

Posteriormente se retomó la numeración con una aventura que parecía romper los lazos con la historia contada en los anteriores títulos de la saga, pues en Resident Evil 4 tomábamos el control de Leon S. Kennedy (protagonista de Resident Evil 2) en una misión para rescatar a la hija del presidente de los Estados Unidos. Este título estuvo orientado a la acción obviando los problemas de supervivencia del género y acercándose más a un juego de disparos en tercera persona que al estilo que había hecho de Resident Evil una serie de juegos de culto, si bien se mantenía el limitado inventario que llegaba a impedir que el jugador pudiera portar una gran cantidad de armas, munición u objetos curativos.

Ahora, el juego que vamos a comentar es un heredero directo de las aventuras de Leon, pues Resident Evil 5 ha potenciado con las nuevas tecnologías la espectacularidad gráfica, el sonido envolvente, la angustia de la cantidad de enemigos en pantalla y ha hilvanado un buen argumento… pero no ha solucionado ninguno de los fallos que ya presentó Resident Evil cuando cambió de género.

Problemas en África

Tomaremos el control de Chris Redfield en su llegada a un poblado africano como agente de una organización contra el terrorismo biológico, la BSAA, para investigar unos extraños casos de infección en los habitantes de la zona. Allí se encontrará con Sheva Alomar, otra agente de la misma organización originaria de la zona que nos acompañará durante toda nuestra aventura. Tras hablar con su contacto las cosas comienzan a complicarse. Las personas comienzan a atacarle como poseídas y sólo son realmente efectivos los disparos en la cabeza: la situación se repite…

Resident Evil 5 es, según palabras de su creador, la conclusión de la historia comenzada con este mismo personaje en la mansión Umbrella, y ciertamente no deja ningún cabo suelto. El guión comienza de forma suave, primando la acción sobre las revelaciones, de forma que abundarán los tiroteos y las escenas de vídeo basadas en la carnicería que se está formando a nuestro alrededor, y no será hasta bien avanzado el penúltimo capítulo que comenzaremos a atar cabos. Como se puede deducir, el juego presenta una curva de la acción más pura en sus inicios a un ligero intento de retorno a los orígenes en su cuarto final, que viene a ser una reducción en la cantidad de enemigos aunque mayor durabilidad de los mismos junto a más momentos de tranquilidad en los que explorar el escenario encontrando notas y documentos que ayudan a enlazar las historias mejor. Por desgracia, los acertijos brillan por su ausencia, de forma que lo máximo que haremos será buscar piezas que insertar en agujeros mientras matamos infectados o monstruos.

Completando el cambio de género

Si Resident Evil 4 fue el cambio al género de acción, Resident Evil 5 es el paso al género de acción cooperativa. Nuestra compañera, Sheva Alomar, podrá ser controlada por un amigo vía XBOX Live o PS Network para ayudarnos a completar la aventura tal y como Epic hizo con sus exitosos Gears of War, de forma que en las partidas a un jugador deberemos estar siempre pendientes del inventario de nuestra compañera y de que no muera, pues así acabaría la partida. Pese a todo, la inteligencia artificial de Sheva está bastante depurada, de forma que sabe cuando usar los objetos de curación y cómo ayudar en los momentos de acción, si bien tiende a malgastar demasiada munición.

En el resto de apartados jugables no ha habido cambios, sigue habiendo una cómoda cámara al hombro del personaje que controlas y debes pasar al modo apuntado para disparar, y de ahí viene la mayor lacra de control del título. En un juego de acción el personaje debe poder moverse mientras apunta, es difícil de creer que un fornido militar envuelto en mil situaciones extremas no sea capaz de dar pasos hacia atrás o los lados mientras que trata de abatir a un enemigo con su pistola, y estas situaciones provocan que el combate en ciertos momentos sea engorroso. Si en el juego fuera posible huir de los conflictos armados lo consideraría una medida para aumentar la tensión que transmite, pero en este caso siempre se debe abatir a todo enemigo que se cruce por nuestra pantalla, de forma que ese argumento no es válido.

Otro de los defectos es que se mantiene el inventario, de forma que la cantidad de munición que llevemos dependerá mucho de la cantidad de armas que portemos, pues cada ranura de munición tiene un máximo y al alcanzarlo ocupamos otro espacio de inventario. Si bien es una buena forma de obligar al jugador a seleccionar sabiamente las armas que debe portar, la limitación de munición es bastante baja, así que es bastante habitual ir cambiando de arma cada escasos minutos tras abatir a nuestros enemigos.

A comenzar de nuevo

Resident Evil 5 es el final de una historia enlazada con altibajos entre los acontecimientos narrados en las entregas numeradas y los juegos Zero y Code Veronica, argumentalmente satisfactorio y con problemas jugables que no impiden avanzar en la aventura pero si llegan a ser molestos en ciertos momentos de la misma. Pese a su mejora gráfica, fácilmente apreciable en las imágenes, que da al juego un aire fotorrealista y su excelente apartado sonoro en cuanto a ambientación y doblaje, no ofrece una experiencia de juego completa debido a los fallos comentados anteriormente de forma que Resident Evil 5 acaba siendo un buen producto pero sin llegar a la excelencia que sí que alcanzaron otras entregas de la saga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *