Dude! My Fingers!

Estamos ante un juego de habilidad donde, bajo una premisa muy naïf (el malvado Dr Z ha atrapado tu alma, y para liberarla debes manejar dos bolas con tus dedos), se esconde un reto realmente difícil.

Tras las imprescindibles fases de tutorial nos veremos avasallados con una gran cantidad de dificilísimas pantallas, concretamente 75 repartidas en tres mundos, donde el más mínimo error sobre cualquiera de las dos bolas provocará que volvamos a tener que volverá empezar el nivel. Por suerte, estos son variados, y si bien el objetivo de cada fase es siempre el mismo (llevar las dos pelotas hasta las dos banderas), en algunas tendremos que esquivar bichos, en otras activar bombas, e incluso jugar a una especie de machaca ladrillos, pero siempre teniendo en cuenta que para mover cualquiera de las dos pelotas tenemos que estar tocando también la otra con un dedo.

La idea, si bien es buena y está trabajada, no está del todo bien implementada. Por ello, moriremos muchas veces a merced de un sistema de colisiones demasiado fino que en alguna ocasión no funciona del todo bien. Un ejemplo claro ocurre al activar unas estrellas que protegen de bombas y bichos, un recurso útil que a veces falla. También será común que se den casos en los que nuestras propias manos nos impedirán ver correctamente lo que pasa en la pantalla. Técnicamente es sencillo, pero suficiente.

Un difícil e innovador reto para iPad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *