ZiGGURAT

Sencillísimo juego de disparos donde manejamos al último ser humano en la faz de la Tierra, por supuesto, dispuesto a vengar a toda la humanidad de unos malvados robots. Para su labor, el protagonista viene armado de una poderosa arma que lanza bolas de energía, el jugador debe apuntar a los diferentes engendros mecánicos que aparezcan en pantalla, alcanzándoles en el momento justo, y esto provoca reacciones en cadena que permiten ciertas «limpiezas» de pantalla. Conforme avance la partida cada vez es más difícil, pero el juego siempre es justo y si fallamos realmente será por nuestra culpa.

Con un aspecto gráfico y sonoro deudor de los clásicos de los 90, es un título entretenido y retador, pero también es cierto que no da más de lo que muestra a simple vista.

Calidad en dosis pequeñas.

  1. PERO A VER.

    ¿A qué nivel te has llegado, Ramón, mamonazo? Porque este juego «te lo puedes pasar». Solo por la idea de que yo he llegado a 450 muertes, sudando sangre y llorando, y no lo he hecho, ya dice mucho del reto que es el maldito jueguico. Súmale que no hay Dios que lo suelte, que es una reescritura de los fundamentos de Angry Birds (efecto en cadena, precisión del disparo) y que tiene una BSO brutal.

  2. Retomando el hilo de la conversación que surgió en Twitter con bruno hay que reconocer que el juego está bien, eso si, cada día tolero menos que se repitan conceptos antiguos sin añadir algo o los juegos que se repiten a si mismos hasta acabar con tu paciencia xD. Esto no los hace malos, es solo que ya me queman.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *