Unos pensamientos sobre Ouya

El otro día me preguntaron desde una agencia de noticias vasca qué pensaba como desarrollador sobre la Ouya. Y hoy he tenido la oportunidad de poseerla en mis manos pese a que, por desgracia, la máquina se cayó, se le soltó el ventilador y, por tanto, se rompió poco antes de poder tocarla. Es por esto por lo que no he podido comprobar su rendimiento, pero sí que he podido ver qué tal es su curioso mando, su forma y su tamaño, en el que la empresa Boxer8 ha dedicado tanto empeño para que sea lo más ergonómico posible.

La verdad es que, sin ser la panacea, creo que la Ouya puede ocupar, por fin, ese lugar vacío para quien quiera tener una consola barata y de una cierta calidad. Porque seamos claros, llevamos toda esta generación abusando de consolas caras. No hay más que hacer retrospección y pasar la vista desde la primera Nintendo DS, hasta la PSP, pasando por la Wii, la Xbox 360 o -la que sin duda es la consola más cara- la Playstation 3, para darnos inmediatamente cuenta de a lo que me refiero.

Cuando éramos más pequeños, ¿cuántas veces nos hemos encontrado con la imposibilidad de poder comprar una consola solamente por el precio que tenía? Mirábamos con envidia consolas como la Super Nintendo o la Megadrive (sin mencionar la Turbografx, TurboExpress o la Neo Geo) y teníamos que conformarnos con alguna NES o Master System que aunque ya llevasen tiempo en el mercado aún nos podían regalar disfrute durante otros tantos más. Mientras, algunos adquirían una Game Boy, otros miraban las Game Gear; en ambas no jugabas en un televisor pero, al menos, tenías una consola. Nada hacía suponer que hasta que no bajasen de precio pudieras permitirte alguna de aquellas consolas tan caras. Porque, por mucho que ahorraras en cumpleaños o en reyes, después de la consola, venían los juegos. Y eso era otro dineral.

ouyaAhora, tenemos consolas que reproducen vídeo, se conectan a internet, realizan videoconferencia y, como te descuides, hacen fotografías, graban vídeo, te sirven para regular tu peso y unas cuantas aplicaciones más. Todo esto nos lo han ido colando poco a poco y, por ello, consolas de hace cinco o seis años siguen costando más de 200 euros en su modelo más económico (sin contar gangas o segunda mano). Claro, todo tiene un coste y este no es precisamente económico a pesar de estar más que amortizadas por sus creadores.

Por esto, el hecho de que aparezca una consola que vale menos de 100 dólares (unos 80 euros), y que además ofrezca un catálogo de juegos gratuitos o muy baratos, es algo que venimos pidiendo aquí desde hace tiempo. Queremos poder comprar la consola en el supermercado más cercano y los juegos en los chinos. Ya vimos que Android podía dar bastante juego con esto pero, sin duda, el movimiento de Ouya, arrastrando a tanta gente a hacerse con una a través de su exitosa campaña de financiación en masa, es el más inteligente hecho hasta ahora.

Además, como cualquier Android sobre el papel, el que sea compatible con herramientas como Unity o Game Maker permite que muchos creadores de juegos para móvil o PC de bajo perfil (pero con resultados muy dignos a nivel de calidad) puedan convertir el juego a una consola con mando. Algo que, a muchos juegos -pensemos en plataformas, matamarcianos, simuladores deportivos- les va a sentar muy bien.

En cuanto al negocio para sus creadores, si son capaces de desarrollar los juegos para el público que va a comprarse la Ouya, seguramente funcione hasta que se sature o alguien encuentre la manera de reventar el mercado, como hizo Ubisoft con Nintendo DS o Zynga con Facebook. En principio, hacer juegos pensando que hay un estándar cada año no es un problema como ya ha demostrado iOS.

Esperamos, eso sí, que la tienda de Ouya supla también el vacío en videojuegos que existe dentro de Google Play, posiblemente la peor tienda en este aspecto de todas las que existen en la actualidad. Con separar realmente el grano de la paja (dejándola bien lejos), y hacerlo con una regularidad digna (nada de una vez a la semana y de manera superficial), ya se habrá ganado mucho respecto al Android medio, donde encontrar juegos decentes es más complicado que hayar algunas reliquias arqueológicas.

Por todo ello, y por diferentes movimientos que creo que son muy interesantes (como el concurso de prototipos, o regalar kits de desarrollo para las 10 empresas que lo pidiesen durante las Navidades), pueden hacer que Ouya, sin quitarles el puesto a las grandes consolas que veremos este año, sí que tenga suficiente peso como para hacerse con ese hueco de bajo coste que aún nadie ha cogido. Veremos si es rentable o no, dentro de un mes, a partir de Junio o a partir de cuando las grandes distribuidoras quieran.

  1. «Esperamos, eso sí, que la tienda de Ouya supla también el vacío en videojuegos que existe dentro de Google Play»… pienso que esto es discutible.

    «Con separar realmente el grano de la paja»… ¿quieres que se pongan los mejores juegos, es decir, los de mayor presupuesto primero? No te entiendo muy bien. En Android hay listas por categorías, listas de los «destacados», de los «top paid», «top free», «top new paid», etc. Al no usar iOS desde hace tanto tiempo, ya no me acuerdo muy bien de cómo se organiza la Apple Store, sin embargo, pese a sus fallos (que los tiene), no me parece mala idea cómo está organizado el Google Play.

  2. @Rafael Minguet, y en caso de duda pones Kairosoft y listo 😛 (Si me estoy pegando un vicio fino a sus juegos ahora mismo XD)

  3. Rafa, iOs no es la panacea, de hecho a mi no me gusta la App Store, pero hay aplicaciones que te ayudan mucho (como AppShopper). Además, en Android si pones una aplicacion gratuita ya no la puedes hacer de pago (preguntale a Koopa). El mayor fallo que tiene Android es que sin saber nombre hay un punto en el que dejas de poder buscar…

    Lo bueno de Android es que cualquiera puede hacer su tienda. La de Amazon, que es bastante desastrosa, al menos te deja mirar por orden cronológico real, lo que te permite descubrir cositas.

    Otra cosa que me gusta de Google Play respecto a App Store es que te deja comprar via web, y poner vídeos! Además, te da una orientación de ventas. Pero la de juegos rarisimos que no hay manera de encontrar.

  4. Jesus, por otro lado, creo Gamestick no es más que un pincho usb con Android como ya hay bastantes que hacen de Smart Tv (en este caso, con mando además). Lo mismo la consola polaca que ha salido ahora (Ngee). Ouya intenta aportar algo distinto, veremos si lo consigue o no.

  5. @Ramón, en Android tienes AppBrain App Market que te ayuda a suplir esos problemillas que dices que tiene por defecto el market de Android. No es otra tienda, es simplemente un organizador a medida.

    Respecto a lo de cambiar la aplicación a pago… no estoy seguro, pero creo que puedes subir un update para que pida una catidad de dinero desde dentro de la app… no es algo que me guste (ni aún poniéndolo en la descripción de la app), pero podría funcionar.

    Y lo último es verdad. Si no conoces el nombre es muy difícil encontrar la aplicación… siempre podrías buscar por desarrollador o alguna palabra clave… pero, desde luego, no es una garantía de que la vayas a encontrar 🙁

  6. Lo has expresado a la perfección, OUYA atiende a un nicho en crecimiento que no cubrían las consolas tradicionales. Si uno quiere disfrutar de los juegos de alto presupuesto y está dispuesto a pagar por ellos adelante, pero algunos solo queremos un centro multimédia, juegos alternativos y originales.
    En cuanto a la organización de Google Play creo que no es mala, pero si que es importante que en OUYA sea algo mejor puesto que a veces no entiendo que hacen algunos juegos en el «top gratis nuevo» con apenas dos estrellas y media. Si está tan poco valorado como escala tantas posiciones?
    No estaría de mas la posibilidad de ver una lista del tipo «juegos publicados hoy» o el filtrado por criterios.

    Buen post, si señor.

  7. Ramón, independientemente de tu buena y acertada opinión, tengo una cosa que añadir:
    «(…) la máquina se cayó, se le soltó el ventilador y, por tanto, se rompió poco antes de poder tocarla.»

    ¡Manos de mantequilla! 😉

  8. Peeeero,una duda que me asalta.Y me lleva asaltando durante mucho tiempo. Ya que me he acercado cero a Android.Si la mayoría de las Apps y juegos son gratis .Como lo rentabilizar? Cómo lo monetizas? Con publi?Da lo suficiente como para compensar la inversión?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *