All your phobias are belong to us

Hace no mucho salió al mercado ese RPG independiente llamado Legend of Grimrock que prometía ser un homenaje actualizado de Dungeon Master, Eye of the Beholder, Stonekeep y Anvil of Dawn, y que una vez en el mercado era sorprendentemente, exactamente de hecho, eso mismo. Los avances casilla a casilla, las paredes invisibles, los botones escondidos, las antorchas, esquivar enemigos golpeándoles mientras se dan la vuelta… todos, exactamente todos los mecanismos de esos juegos clásicos actualizados. Me gusta ver opiniones de todo tipo, así que empecé a buscar en foros acerca de las percepciones de los jugadores con respecto a estos juegos. Y me llevé una sorpresa al ver quejas repetidas de aracnofóbicos.

Aunque al principio parece de broma, muchos jugadores, en varios foros, se quejaron de que las arañas que aparecen como enemigos a partir de cierto momento del juego les cortaba totalmente su capacidad de disfrute: «Que, por favor, incluyeran alguna opción de quitarlo». Hubo mucha discusión al respecto, los ad hominems, las reducciones al absurdo y los godwinazos acostumbrados en cualquier foro, pero tras varias semanas, con una aclamación popular, una persona con plena intención altruista compartió el mod para quitar las arañas como enemigos.

En Legend of Grimrock no son pequeñas

Yo no soy aracnofóbico. Es decir, son bichos que me dan cierto miedo, y ver la velocidad a la que se pueden llegar a mover no deja de asustarme, pero son bichos cuyo universo y el mío son totalmente ajenos. Intento no hacerles la vida imposible y les dejo que cacen moscas y mosquitos, la araña trepa, va de un sitio a otro, confecciona su tela, y hace el resto de cosas que hacen las arañas. A veces las mato por pura cosa práctica, a veces limpio su tela de araña. A veces veo una muy grande, me parece peligrosa e intento llevarla al exterior para que haga sus aracnicosas. Vamos, una relación de respeto de depredador a depredador. Bien, los aracnofóbicos no tienen esa relación de respeto, sino, según he podido entender, una relación de asco, miedo y absoluto rechazo. Cuando ven una araña no ven un artrópodo, sino una amenaza a la que son incapaces de enfrentarse, y hablo de incapacidad plena. Se imaginan sus fauces atacando, se las imaginan trepando a toda velocidad por su pierna para atacar su cuello, se imaginan a la araña inoculando su veneno, les da asco, no pueden verlas realmente. Si uno fuera malo pensaría en una metáfora freudiana acerca del miedo al sexo (todo en una araña parece una metáfora sexual, así como en otro bicho bien temido, la serpiente), pero las fobias son las fobias y tienen cierto sentido. Que es verdad, que existen, y que las arañas de Grimrock son grandes, se mueven rápido, y atacan levantándose con sus ocho patas y lanzándose contra tí, y si a mí eso me da un poquito de asco y miedo, no imagino cómo se puede comportar un auténtico aracnofóbico con esa imagen.

Los amantes de Daggerfall las conocen bien

Sí, es cierto, muchos estaréis pensando “hay que ser idiota para comprar un juego que no te gusta”. Pero aquí hay varios factores muy interesantes. Primero ¿creíais que este era el primer juego donde los aracnofóbicos se han quejado? Pues no, ni de broma. En general hay miedo en todos los RPG, que a lo tonto es uno de los géneros más populares y un género donde las arañas abundan como enemigo. En el caso de The Elder of Scrolls: Skyrim hay muchas quejas al respecto, y de hecho, incluso estudios interesantes como este Arachnophobia and video games, donde comentan cómo hay fases de Dragon Age, Morrowind y demás títulos que algunas personas dejan a los amigos para que se pasen porque son incapaces de ver esos artrópodos gigantes. No sólo eso, existe una comunidad en alemán que se dedica a quitar las arañas de los juegos más populares con lo que parece que es un tema bastante común.

No sé a los lectores, pero para mí ha sido toda una revelación. Existe una comunidad de aracnofóbicos lo suficientemente fuerte como para crear este tipo de mods. Que no la hay con daltónicos, que practicamente no se encuentra con zurdos (bueno, se supone que actualmente los juegos sí son más flexibles con los zurdos), pero sí con aracnofóbicos. Y empiezo a pensar en casos similares.

El antecedente más claro es el de Alemania. En Alemania no es posible tener ningún icono nazi en los juegos, y así el Wolfenstein 3D salió con zombis en vez de con alemanes, y la aventura gráfica The Nazi Paradox se transformó en una distopía comunista en Europa llamada Red Hell. Así, muchas veces un estudio piensa en qué tipo de enemigos pueden salir en un juego antes de lanzarse a desarrollar niveles, no sea que en alguna parte del mundo que es mercado potencial pueda haber ofensa – y las sutilezas de las ofensas en cada país o región llegan a niveles insólitos. Pero ¿qué hacemos con las minorías? ¿cómo presentamos un juego para que sea disfrutable por cada uno de los jugadores? Está claro que aquí hay que tener un baremo claro sobre las “minorías” más importantes, y en el caso de la aracnofobia, es interesante que el porcentaje suba hasta el 40%, y que de ese porcentaje haya suficientes que sepan trastear con código para crear un mod antiarañas.

Siempre han estado con nosotros

¿Vale la pena desarrollar directamente para complacer a los jugadores fóbicos? vamos a ser racionales: NO, porque fobias hay miles, porque quien no tiene miedo a las arañas lo tiene a las serpientes (o a las setas, o a los insectos en general, o a la oscuridad), y porque creo que ya es hora de que muchos jugadores se enfrenten a sus frustraciones. Yo tengo una frustración enorme, por ejemplo: los juegos de estrategia en tiempo real. La mecánica que te obligan a realizar no me gusta, nada. Me gusta la historia, me gusta contemplar grandes batallas, pero estar continuamente haciendo click en todos los lados para crear, mover, atacar, crear, etcétera, me parece más estresante, frustrante y agobiante que divertido, y desde tiempos del Dune 2 me ocurre, una y otra vez. De hecho tengo una colección brutal de ese tipo de juegos, a los que en ocasiones no supero ni siquiera la misión de tutorial (hola Warhammer: Dawn of War). He acabado aceptando algo muy sencillo: no todos los juegos son para todos los públicos. Espero que este hecho sea aceptado tarde o temprano por el resto de jugadores y desarrolladores.

A veces, en nuestra intención de que un juego, o hablemos en abstracto, una obra nos satisfaga, creemos que nuestras preferencias son las de sentido común y las que comparte todo ciudadano, cuando no tiene por qué ser así. Quizás tú no soportes ver arañas en los videojuegos, pero quizás para el otro porcentaje no aracnofóbico de la población matar arañas sea una auténtica descarga de adrenalina, una venganza contra esas infernales máquinas de la naturaleza con ocho patas, y nos alegra oír el sonido de su caparazón aplastado. En un videojuego, se entiende, que haciéndolo en la cocina luego hay que fregar. Diría más: la mejor forma de enfrentarse con una fobia, según está documentado, es exponerse al objeto de ésta poco a poco, y aquí el videojuego es un aliado estupendo (dentro de los debates de la web se habla a menudo de casos de superación de miedo al agua, a la oscuridad, a los espacios abiertos mediante la inmersión directa en un nivel concreto), si bien cuando a un fóbico bloqueado le planteas la posibilidad te suele responder de forma agresiva – «¡no lo entiendes!» «¡no sabes lo que es una fobia!» «¡nunca podré hacerlo!».

Pero volviendo al hilo, y concluyendo: una fobia es una minoría, y en principio, algo que no se debe considerar como comportamiento aceptado. E insisto en ello porque hemos llegado a un punto donde cualquier particularidad se le considera una minoría respetable, y que cualquier pataleta absurda se tome en cuenta por simplemente el ruido que hace (caso reciente de Mass Effect 3 y su final). En cuanto sepamos separar el satisfacer a todos los jugadores (Bioware viene bien como ejemplo de nuevo: cada raza, acento y sexualidad está representada) de satisfacer los problemas de comportamiento se nos tomará mucho más en serio.

  1. Siempre hay que mirar por los usuarios, en eso estamos todos de acuerdo, pero tampoco para satisfacer a una minoría tenemos que privar a el resto de diferentes aspectos iniciales de un juego, como el introducir arachindos o no. -ojo 40% de arachnofobicos ya no es tanta minoría-.

    En definitiva, hay que cuidar a todo usuario, pero de una forma adecuada.

  2. Yo también opino que la única forma de conseguir crear algo potente es haciendo lo que crees. Si intentas gustarle a todo el mundo no conseguirás dejar huella en nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *