La tarta es de coña

La tarta es de coña: ¿Se acostaría conmigo por un millón de dolares?

Disculpen la interrupción de la columna durante las últimas semanas, pero un servidor sufrió un pequeño percance en la muñeca que le ha tenido apartado de mandos, ratones y teclados durante una temporada. Ya puestos a pedir disculpas disculpen también que me interese por un tema tan “viejo” como el pase de EA en vez de por las flamantes conferencias del E3 y los éxitos de las 3D y el cuerpo como control. No es que no tenga nada que decir, simplemente es que tengo mis prioridades y el Online Pass ha despertado más mi curiosidad.

A estas alturas creo que ya todos han discutido sobre lo malo que será para la segunda mano, lo bueno que será para la venta de juegos nuevos y como Electronic Arts sangra la vida de los pobres jugadores además de otras llantinas y elucubraciones. Sí, todo eso pasará y seguramente veremos una bajada de los precios de segunda mano en los juegos que implementen este sistema así como un ligero pero casi despreciable aumento de las ventas de juegos nuevos. De todas formas estas dudas se irán despejando a lo largo de septiembre, que es cuando seguramente saldrá el nuevo FIFA.

Gráfica con la evolución de los beneficios de Gamestop 2003-2007

Evolución de los beneficios de Gamestop 2003-2007 (Fuente: www.edge-online.com)

Lo interesante del Online Pass y, posiblemente, la razón por la que otras compañías lo están observando cuidadosamente no está tanto en su inmediato futuro como azote de la reventa de juegos usados si no en la trasformación a la que puede estar abriendo la puerta. Tengamos la cabeza fría y pensemos ¿tan espectaculares son las ventas de segunda mano? Si uno se pone a mirar gráficas y porcentajes verá que sí, que son un beneficio enorme para los que hacen estas ventas, pero si las hacemos desaparecer ¿pasarán esas ventas a las de juegos nuevos? Difícilmente, al menos si tenemos en cuenta que mucha gente compra segunda mano porque otra gente ha vendido esos juegos antes, normalmente para comprarse otros nuevos. Si no puedes vender tus juegos viejos para amortizar los gastos comprarás menos juegos nuevos o comprarás solo juegos más baratos. Las tiendas ya no ganarán dinero extra, la gente comprará menos juegos y las distribuidoras que quieran vender más entrarán en un guerra de precios. ¿Creen que esa es la estrategia? Yo lo dudo.

Entonces, si no es una solución efectiva para ganar un dinero extra con la segunda mano ¿qué es el Online Pass? Pues según mi bola de cristal es el primer paso para que los juegos deportivos, y más adelante todos los competitivos por extensión, se conviertan en servicios por suscripción.

Imaginen por un momento que ustedes son una empresa que tiene un juego exitoso pero cuyo sistema de juego no puede modificar. Su producto siempre es igual, tan solo cambian la presentación y una serie de datos que no afectan al sistema de juego pero tiene la suerte de que los compradores lo aceptan. Con este escenario ¿por qué invertir recursos en reinventar todo el juego si a la gente le gusta tal y como está? Actualizar un poco ya es suficiente pero llega un momento que este modelo se agota así que ¿por qué no mantener el exitoso núcleo que ya tiene y añadirle valor para exprimirlo un poco más? Es mucho más barato que empezar de cero y seguro que siempre se pueden añadir unos cuantos datos y opciones más por triviales que sean. Pero ¿y si resulta que al final estos añadidos son más costosos que el propio juego? Bueno, la gente tan solo quiere jugar así que ¿por qué no regalar el juego y cobrar una suscripción mensual por el servicio de jugarlo? Es un sistema probado, obtienes ingresos continuos en vez de puntuales y fidelizas a los consumidores. A cambio tan solo has de mantener los servicios y el juego, cosa que ya hacías. No parece mala idea ¿verdad?

Pues en el mundo real ya hemos pasado dos de esas fases: la de vender algo nuevo cuando tan solo es una pequeña actualización y la de cobrar por añadir contenidos (expansiones y descargables), ahora viene el nuevo salto al vacío para ver cuanto interés tenemos en el juego online sobre el juego a secas.

EA está haciendo honor a aquel diálogo en el que Groucho Marx preguntaba a una dama “Señorita, ¿se acostaría usted conmigo por un millón de dólares?” y esta le respondía “Por supuesto”. Entonces el cómico volvía al ataque con otra pregunta “¿Y por un dólar?” a la que esta, ofendida contestaba “¿Qué se cree usted que soy?” La lapidaria réplica de Groucho “Eso ya ha quedado claro, ahora estamos negociando el precio” es donde se encuentra ahora mismo el Online Pass: Ya sabemos que jugarás, ahora estamos viendo cuanto pagarías por hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *