La tarta es de coña

¿GOTY? Anda, no me JODAs

¿Son los juegos del año representativos de toda una cosecha o tan solo de sus electores? ¿Son mejores los ganadores o los candidatos? ¿Qué demonios es un JODA? Pasen y lean.

Llevaba tiempo planteándome lo prolífico que podría llegar a ser si invirtiese la mitad del tiempo que gasto leyendo textos de otros en escribir los míos propios. Tras hacer unos cálculos y ver que podría escribir el equivalente a la guía telefónica he pensado que mejor dejarlo en una columna semanal, que después de tanto tiempo igual me lesiono el antebrazo o me agravo el principio de túnel carpiano. El resultado es este que tienen ustedes aquí mismo, con referencias a Portal y XKCD en el título y la intención de opinar sobres los habituales temas de interés en el videojuego desde una óptica puramente personal.

Como presentación había preparado una declaración de intenciones, un decálogo y un manifiesto, pero después de releerlo me he sentido tan estúpido como la primera vez que jugué al Unreal Tournament en un «ciber» y fui apaleado de forma inmisericorde por un niño de doce años. El resultado es que mejor hablemos de algo y cada uno que vaya extrayendo sus conclusiones. Por ejemplo, hablemos de los GOTY o, como preferimos por aquí, JODA (JuegO Del Año).

El pasado fin de semana Raúl García y un servidor tuvimos la suerte de ser invitados por los amigos de Game Over a su especial JODA, una amena tertulia de tres horas con participantes de diversos blogs sobre videojuegos. Evidentemente para preparar el debate se nos pidieron nuestros candidatos a estar en la terna para obtener el honor de ser El Juego, con tan mala suerte que nadie nos advirtió de que había que ceñirse a unos cánones como más tarde descubrimos. Así, sin pensar en el qué dirán, nos atrevimos a nominar «engendros» como Mini Ninjas, Invizimals o Rythm Paradise, con tan mala suerte que recibieron los votos suficientes como para ser comentados en el programa como candidatos. El acabose.

Una vez revelados al público los nominados, no tardaron en caer las críticas sobre nuestras propuestas. ¿Qué hacen juegos infantiles y casuales luchando con Los Grandes? ¿Cómo se atreven a plantear esto como parte de lo mejor del año? Fariseos, traidores, hugonotes, ¡polanquistas! Parece que la gente lo que quiere son efectos especiales, tiroteos, explosiones, ostias, salvar el mundo en el último segundo y soltar adrenalina. Es decir, la gente lo que quiere es lo mismo que cualquier chaval de entre 15 y 30 años. Desgraciadamente nadie nos había avisado así que, en medio de ese ambiente hostil, tuvimos que sacar nuestras armas y defender lo indefendible. Hablar de entretenimientos para toda la familia, implementación de avances técnicos o diversión pura fueron nuestras puntas de lanza ante la grandeza testosterónica y la épica del resto de participantes.

No vamos a vanagloriarnos de nuestra defensa ni a decir que representamos la única postura legítima y el último bastión antisistema, es más nuestros votos finales fueron para un juego tan poco «dudoso» como es Street Fighter IV, pero personalmente no puedo dejar de pensar que me habría gustado encontrar más originalidad entre los candidatos. Como muchos han comentado al final se impuso la dictadura del voto útil, siendo más interesantes los que se nombraron, como Plants vs Zombies, Persona 4 o TorchLight, que muchos de los candidatos, el insulso Assasin Creed 2 o el decepcionante Brütal Legend. Y ya no hablemos del vencedor, ese genérico juego de disparos disfrazado de aventura que se oculta bajo el nombre de Uncharted 2.

La elección de un representante del año por parte de los medios es un mal necesario de esta industria, igual que lo es de tantas otras, por su capacidad como punto de entrada para a aquellos que se acercan a ella de forma esporádica o tangencial, pero a fin de cuentas no es más que un mínimo común. Para ver lo que ha dado de si un año ignoren a los ganadores y arriésguense con los candidatos. No se arrepentirán.

  1. Pues yo les aplaudo. De los tres que han propuesto solo he jugado a Rythm Paradise, que para mí recoge exactamente la esencia con la que nacieron los videojuegos, que no era otra que la de divertir con propuestas simples.

    Por otra parte y aunque suene triste, en el fondo todos son fanboys encubiertos :D… lo que no sé es cómo no esperábais encontrar esas respuestas a vuestras propuestas :P…

  2. Tal vez los ganadores suelen ser los que mas gustan… vamos digo yo. En opinión el JODA está muy bien otorgado, ya que jamás un juego de disparos ha sido tan bien disfrazado y ha generado tanta adicción.

    Por otra parte, bien es cierto que juegos de adicción pura son obviados por no ser resultantes de grandes inversiones o no plantearnos una emocionante historia de inicio a fin. Siempre me molestará la forma en que la gente pasa de joyas como el mencionado Rhytm Paradise o el espectacular Elite Beat Agents (el mejor juego del catálogo de la DS en mi opinión) por no ser «grandes» como los mediocres Zeldas que han perpetrado para aprovechar el puñetero lápiz táctil.

    Ya para terminar, y como sugerencia para no provocar debates que no llevarían a ninguna parte, estaría bien saber qué esperas de un juego, que consideras necesario y qué es «paja», de esta forma el contexto de las opiniones sobre los diferentes títulos que puedas dar estaría mas claro.

  3. ¡¡Frentista!! Si es que al Valencianato perteneces… Conste que como buen representante del PC la gran mayoría de mis votos fueron obviados por no contar con otro voto más (en las filas PC-ras hay traidores que nos abandonan en nuestras horas más oscuroas…) pero desde mi punto de vista y englobandolo dentro de un «juego del año» si que podrían tener cabida esos juegos. Otra cosa es que lo sean para un servidor (o que «juego del año» así en general sea algo demasiado abstracto), que va a ser que antes prefiere otras cosas, pero no seré yo, defensor del ARMA II y del DoWII el que trate de atacar vuestros juegos más allá de la coña :p

  4. Cris_Ro_Lan: Ah, el PC, ese gran olvidado. Una pena que su «complejidad» lo haya relegado a ser un nicho para shooters o un medio para jugar al WoW.

    Julián Escrich: En cuanto a qué considero necesario y qué considero paja no tengo que romperme la cabeza: por encima de todo un juego ha de ser divertido. Da igual que hablemos de disparos, plataformas, terror, puzzles,… si un juego no te da ganas de volver a jugarlo tras la primera partida no vale la pena.

    Después ya podemos entrar en gustos personales, aspectos técnicos, implicaciones culturales y lo que quieras.

  5. Creo que aunque pueda gustar más o menos el candidato a goty/joda ha de cumplir unos ciertos requisitos: buen nivel grafico, buena jugabilidad, buena historia, buen sonido y buen diseño de niveles (y algun factor mas que se me habra olvidado). Podeis comprobar que los gotys de los ultimos años han cumplido en mayor o menor medida estos requisitos.

    Al mismo tiempo estos requisitos son precisamente los que dejan automaticamente sin posibilidades a juegos como los que habeis comentado, al igual que pasa con juegos de carreras, luchas o deportes, que pueden ser los mejores juegos en su genero con diferencia, que pueden ser los que mas y mejores horas de diversion nos hayan dado, y sin embargo, como digo, por lo general quedan automaticamente fuera de cualquier votacion.

    ¿Justo? Por una parte no lo creo, pero por otra pienso que cuando uno se pone a pensar en un juego candidato a goty valora los factores que he dicho antes y, sin quererlo, acaba pensando en un Uncharted, un Fallout o un Call of Duty.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *