¿Dónde están las noticias españolas?

Vivimos en el país que representa el cuarto mercado de Europa en cuanto a videojuegos y sin embargo nos limitamos a hacernos eco de la última ocurrencia anglosajona.

Trabajando en la redacción de nuestro contenido más deficitario, en cuanto a que apenas se lee para la cantidad de horas conlleva generarlo, me he encontrado con que la gente de Eurogamer España ha cumplido su primer año de vida, así que felicidades y a continuar en la brecha, que siempre he sido aficionado a la edición inglesa. Pero no me he puesto delante del teclado para hacer la pelota sino para darle vueltas a un comentario que he visto repetido en los dos artículos publicados al respecto del aniversario.

Tanto Xavi Robles como Albert García hacen referencia al gran problema de la información sobre videojuegos de nuestro país: su inexistencia. Sí, lo reconozco, suena raro decir eso cuando tu lector RSS te devuelve más de 200 resultados de páginas españolas, pero cuando uno se para a repasar resulta que tan solo cuatro corresponden a eventos acaecidos dentro de nuestras fronteras. La cosa se vuelve más delirante si tenemos la ocurrencia de contar las noticias que solo tienen interés directo para Estados Unidos o el Reino Unido, las cuales duplican a las nuestras.

Es decir, el cuarto mercado de Europa en cuanto a videojuegos. Con una veintena de empresas productoras capaces de hacer juegos para el mercado internacional y unas cuantas docenas más de empresas locales. Con un centenar de eventos anuales relacionados de alguna manera con los videojuegos (Anuario aDeSe 2008). Con presencia de múltiples empresas internacionales. Con asociaciones de desarrolladores profesionales, amateurs y distribuidores. Vigilada por más de una decena de páginas web con personal y cientos de ellas mucho más pequeñas, además de la tradicional prensa escrita. ¿Me quieren decir que todo esto es incapaz de generar una cantidad constante de noticias nacionales? Estamos fallando en algún sitio.

Concretamente estamos fallando por dos partes. La primera es la que nos atañe a los que escribimos sobre videojuegos, quienes nos limitamos a hacernos eco de la última ocurrencia anglosajona sin molestarnos en mirar qué pasa por aquí. ¿Cuántas entrevistas a programadores, grafistas, músicos o directivos nacionales han leído últimamente en Internet? ¿Cómo han ido las ventas de juegos en España? ¿Qué están haciendo nuestros desarrolladores en el extranjero? ¿Cómo puede ser que lea diariamente las opiniones de las cadenas minoristas independientes inglesas y no tenga ni idea de que piensan las tiendas que tengo en la esquina? Tal vez la diferencia radique en una cultura de la información distinta, lo que me lleva al segundo caso: ¿dónde están las relaciones públicas de nuestras empresas? No son pocas las que son invitadas a eventos y no envían ni a una triste azafata con cuatro flyers, una tele y un DVD de sus productos simplemente para darse a conocer. Y no lo digo yo, me lo ha comentado gente bastante más cercana a la parte industrial de los videojuegos. ¿Dónde están las clasificaciones semanales de los más vendidos? Un dato que nos permitiría saber cómo entiende este país los videojuegos. ¿Dónde están los eventos y presentaciones? A la postre la mejor manera de acercar los juegos a la gente.

Tal vez sea falta de interés por lo que se hace aquí, una fuerte ceguera con las maravillas de fuera o que simplemente esté exagerando. Claro que también cabe la posibilidad de que esté atribuyendo a la maldad lo que es simple estupidez.

  1. Es curioso haber leido esto justo después de leer el articulo en Vandal sobre Santiago Gutierrez, el desarrollador de cantabria que está en Naughty Dog. Pero es cierto que suelen ser casos aislados.

    En cuanto a si es maldad o estupidez, no puedo saberlo a ciencia cierta, pero yo votaría por estupidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *