Halfbrick Studios compra Onan Games

Onan Games es una empresa originaria de tierras valencianas que, si bien no es demasiado conocida a nivel español por sus títulos (tan sólo podemos hablar de Battle Planets), es muy relevante entre grandes empresas por sus logros a la hora de ayudar en la conversión de una plataforma a otra. Por ejemplo, entre sus clientes podemos encontrar a Gameloft (a los que realizaron una conversión de GT Academy tan magnífica que hasta ellos lo alabaron), Glu (Bug Village, Big Time Gangsta, Gun Bros, Contract Killer), Sega (Sonic CD), Halfbrick Studios (Monster Dash), además de otras empresas españolas como Digital Legends, Bravo Game Studios o Over the Top Games. Todo esto teniendo en cuenta que la empresa empezó a funcionar como tal en 2011, cuando ya llamaron la atención en la convención de Flash realizada en San Francisco a la vez que la Game Developers Conference.

Al final, una de éstas empresas, impactadas con las posibilidades que ofrece su herramienta Mandreel, ha acabado por echar el resto y comprarlas. Hablamos de Halfbrick, la empresa australiana creadora de juegos como Jetpack Joyride, Age of Zombies o Fruit Ninja, entre otros.

Como representante de Onan Games podemos hablar de Miguel Angel Pastor, conocido entre los desarrolladores como Garrofi, uno de los programadores españoles con más experiencia en la actualidad.No en vano, tras haber trabajado en Pyro Studios, Guerrilla y Lucasarts, acabó dando el salto a montar su propia empresa, lo que le convierte sin duda, en un ejemplo sobre cual debe ser el camino que debe tomar un desarrollador que quiera seguir la vía de la programación.

Además, la compra de la empresa valenciana por la australiana implica dos cosas. La primera, inversión en la industria de desarrollo de videojuegos española. Extranjera, si, pero si nadie en España es capaz de seguir y confiar en las perlas que da la industria, al final las cosas caen por su propio peso. Y la segunda, dinero para las arcas del estado. Algo que, a día de hoy, pondrá contentos a más de uno. Falta ver si algo de ese dinero se emplea en incentivar más posibles casos de éxito como éste.

  1. ¡Gran noticia! me alegro no sólo porque sean amigos desde hace tiempo, sino porque me parece una gran noticia para el desarrollo español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *