El documento de diseño del primer GTA sale a la luz

Mike Dailly, diseñador jefe del primer GTA (Grand Theft Auto), ha publicado en su perfil de Flickr el documento de diseño del juego, que se encontraba bajo el nombre provisional: Race’n’Chase (algo así como “conduce y persigue”).

Grand Theft AutoEn el documento podemos ver que el título estaba pensado para ser un juego de carreras centrado en la conducción agresiva, la colisión de coches y el multijugador. Ya se esbozaba el hecho de que se “podría salir de un vehículo para robar otro” y que mientras tanto el jugador “sería un peatón vulnerable”. Es notable el hecho de que el hilo argumental descrito en el documento es simplemente: “el juego estará ambientado en la actualidad.”

Otro hecho curioso es que el juego estuvo a punto de ser cancelado. En una entrevista que le hicieron en Gamasutra, Gary Penn declaró que el juego era horrible e inestable y que estuvieron a punto de cancelar definitivamente su desarrollo. La principal razón era que presentaba infinidad de bugs que dificultaban el trabajo del equipo, ya que podían añadir elementos nuevos pero después no eran capaces de probarlos por culpa de la inmensa cantidad de errores. A pesar de todo, fue un bug el que salvó la situación y sentó las bases de la franquicia.

El error de programación en cuestión influía en la IA de los policías, haciendo que se comportaran erráticamente. En palabras de Gary Penn:

“De repente, un día, creo que fue por un bug, la policía se volvió completamente pirada y agresiva”, comentó. “Eso era totalmente genial, porque de repente se creaba una gran tensión al pensar: oh, Dios mío, los policías son completos psicópatas… intentan sacarme de la maldita carretera […] Todo el equipo estuvo de acuerdo en que eso era emocionante, divertido y lo que el juego necesitaba.

¿Nunca os ha sorprendido la forma que tienen los policías de GTA de sacrificarse por su trabajo disparándote desde el centro de la calzada o lanzando sus coches contra casas, guardabarros de camiones o vías de tren? Ahí tenéis la razón.