El sistema de calificación por edades surcoreano deja bloqueados a los juegos independientes

Según la actual legislación del país asiático, todos los videojuegos deben obtener una calificación por edades designada por la GRB (Game Rating Board) para poder ser distribuidos de forma legal. Estamos ante un sistema obligatorio, al contrario que el actual PEGI europeo o el ESBR norteamericano y canadiense.

Game Rating Board (Corea del Sur)

Game Rating Board, por un mundo limpio

El hecho de no ser un sistema voluntario podría pasar por una mera incomodidad al disponer (al contrario que Australia) de una calificación +18, sin embargo el coste individual de la calificación incluye una tasa que oscila entre los 20$ y los 700$ dependiendo del tamaño de los archivos. Un coste a todas luces inasumible para la mayoría de los desarrolladores independientes muchos de los cuales ofrecen sus proyectos de forma gratuita, algunos de ellos han tenido que dejar en la estacada sus proyectos ante la creciente monitorización de la GRB sobre este tipo de proyectos.

Es interesante recordar que las acciones de este sistema no solo han afectado a los independientes, la GRB tiene intención de iniciar acciones contra Steam y Android Market, bloqueando todo el contenido existente en ambas plataformas hasta que todos los juegos pasen el control y se pague por ellos.

Aparentemente, la excusa dada por la GRB para atacar dichos sistemas es que pese a encontrarse en la red ofrecen soporte e idioma en coreano. Algo parecido se aplica a juegos en línea o web además de los descargables, por lo que en algunos foros se ofrece como solución crear juegos en perfecto inglés para evitar el bloqueo coreano, o directamente anónimos.


Sony consigue la prohibición de PSJailbreak y su distribución en Australia

A mediados del pasado agosto una noticia conmocionó el panorama de la programación independiente y alegal en PS3, un fabricante había creado un dispositivo que podía romper la protección de antipiratería de PS3 en cualquier modelo, viejo y gordo o delgada (FAT & SLIM) ya poco importaban.

Este nuevo artefacto del tamaño de un pendrive podía cargar copias de seguridad (lícitas o no) además de  programas caseros desde una unidad de disco USB externa, también desde la propia unidad de disco duro interna. La facilidad de uso y simplicidad de instalación preocupa de forma evidente a los integrantes de la industria, mientras que muchos usuarios se rejocijan en los foros.

PSJailbreak (PS3)

Pequeño y de fácil instalación

Ante este panorama, Sony demanda a los distribuidores respaldados por los fabricantes del dispositivo para procurar sacar el dispositivo de las tiendas, acusándolos de violación del copyright e incumplimiento del DMCA.

Mientras continua la demanda en la corte del Distrito norte de California, el pleito en Australia ha sido resuelto a favor de Sony, por lo que PSJailbreak no puede venderse en Australia, los minoristas que vendían el producto a través de sus páginas web tienen orden de retirar el producto de su catálogo además de compensar a Sony por las molestias.

Aparentemente aun queda una última vía para aquellos decididos a atacar el sistema de Sony,  utilizar teléfonos móviles de última generación (smartphones) programados para realizar el trabajo de PSJailbreak, tal como apuntan en Engadget y Gamepolitics el programa en cuestión ya ha sido portado a varias plataformas, entre ellas a una calculadora e incluso existe una versión de código abierto lista para implementar sobre hardware barato.