Croixleur

El mundo de los juegos independientes es curioso. Si el occidental se alimenta de un par de juegos de divos, mientras el resto de desarrolladores son ignorados por la mayoría de prensa y público, el oriental tiene un evento clave (Comicket) y tiendas propias en las calles de japón, donde acude el público a ver que es lo que se ofrece.

A pesar de tener sus fans, y de lanzar juegos tan fantásticos como Doukutsu Monogatari (Cave Story), es innegable que les falta la pompa que si que empieza a tener el desarrollo independiente occidental, especialmente el norteamericano y el nórdico. Entre estos desarrolladores japoneses independientes se encuentra el grupo sourvenirc circ., creadores de varios juegos populares, aunque es este Croixleur el primero que ha llegado a tierras occidentales gracias a Nyu Media.

Croixleur (3)Croixleur no es un título de medias tintas, y por ello puede gustar a un público muy concreto mientras que al resto les deje indiferentes. Es un hack & slash absolutamente alejado de creaciones como Devil May Cry, de los que hereda la mecánica jugable básica (arrear espadazos a unos y otros, con combinaciones, cancelaciones y especiales incluidos), pero de los que obvia absolutamente cualquier tipo de concesión a un guión en pos de la mecánica de juego.

Pese a que en Croixleur la historia es lo de menos, existe. La obviable premisa recae en la rivalidad entre dos casas de luchadoras, y nosotros manejamos a una representante de esas dos casas. Sin embargo, lo que importa es llegar lo más arriba posible de una torre donde cada piso es un espacio diáfano en el que aparecen de manera aleatoria una cantidad de enemigos, nuestro cometido será derrotarlos para poder seguir avanzando. Tenemos 15 minutos de combate, el tiempo se para cada vez que no hay enemigos en pantalla, y de vez en cuando se nos deja elegir pantalla. La variedad de enemigos no es muy alta pero el desarrollo tira del clásico pretexto de cambiar poco a poco su color y volverlos más duros, tanto por un incremento de energía como porque su agresividad creciente les obliga a incordiar bastante más al jugador. Además, conforme avancemos si veremos variedad en el arsenal y podremos conseguir nuevas armas, cada una de las cuales nos permite realizar un movimiento especial diferente. Aunque para poder seleccionarlas tendremos que empezar de nuevo la partida.

Croixleur no está pensado para aquellos jugadores que necesitan una excusa para argumental para ponerse a los mandos de un juego. Es un título para los que necesiten pegar espadazos a gusto, sin más, con partidas cortas, que pongan a prueba al usuario obligándole a buscar las mejores combinaciones posibles de golpes. Tiene un origen humilde y un buen aspecto, además su precio de salida es muy bajo, pero esto hoy por hoy no suele ser suficiente si no te sientes atraído por el género o la propuesta. Al menos, si te interesa el género y a pesar de cuelgues ocasionales, Croixleur ofrece diversión y no es un mal juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *