Satazius

Dentro de los géneros que siempre se comenta que están más muertos que vivos solemos meter al origen, como quien dice, de los videojuegosos, a los matamarcianos y no está realmente muerto. En realidad matamarcianos se hacen unos cuantos al año, casi bastantes, pero los aficionados a los matamarcianos que tuvieron en Thunder Force IV su máximo referente si que están algo abandonados. De hecho, actualmente son más los juegos donde patrones infinitos de balas llenan la pantalla mientras el jugador, al mando de una nave con un punto de colisión pequeñísimo, que se encarga de esquivarlas poco a poco mientras alguna de sus balas impacta, por una razón u otra, en las naves enemigas.

Por suerte, de vez en cuando aparecen juegos como Jet’s n Guns, de los checos Rake in Grass, Hydorah, del genial Locomalito, o este fantástico Satazius, un juego bastante independiente realizado por japoneses.

La historia de Satazius es la de una huida, y aunque para el género es lo de menos cumple como pretexto. Trata sobre el escape de la nave de guerra Trafalgar al ser atacada su nave nodriza, el crucero Agano, por unos piratas. Los tripulantes de la nave al ver cómo peligraba su futuro deciden poner los motores al máximo y lanzarse contra toda la expedición pirata en una huida hacia adelante totalmente desesperada.

Antes de continuar, debe quedar claro que al igual que los tres juegos mencionados Satazius es un matamarcianos de scroll lateral, vemos nuestra nave a Trafalgar de lado, y a pesar de los mostrencos a los que se enfrenta en todo momento muestra un gran aplomo, dejando claro así que en realidad no es un caza sino más bien una especie de fragata ligera muy bien armada.

En esa carrera loca por nuestra supervivencia, nuestra nave se enfrenta a una cantidad variada de enemigos y otros retos se alejan de lo que ofrece el clásico danmaku. Para ayudarnos a escoger nuestra estrategia en cada pantalla podemos elegir cual es nuestra arma principal, las dos secundarias y un ataque especial, entre los cuales existe un amplio abanico de posibilidades que además se irá ampliando conforme vayamos derrotando enemigo tras enemigo. El ataque especial se recarga sólo con el tiempo, mientras que todas las armas, tanto el disparo como la velocidad de la nave, se pueden mejorar recogiendo los imprescindibles del género, los power ups.

Los enemigos de Satazius son terriblemente variados pero sus fases sobrepasan con creces esa diversidad, llegando incluso a ser todo un mundo de sensaciones. Ya desde la primera pantalla, con la destrucción del crucero y con una rápida persecución dentro de una cueva podemos ver que el título juega fuerte y que, salvo algunos ligerísimos momentos de paz al final de éste, es un festival de acción en continuo crescendo. Encontraremos fases en las que el desplazamiento vertical se une al horizontal, en ocasiones tenemos que abrir camino a base de disparos, literalmente, y tampoco faltan homenajes a los clásicos con portales para movernos en determinados lugares y una cantidad de sorpresas asombrosa. La dificultad del juego también va subiendo pero en ningún momento se antoja excesiva para los cánones del género. Es normal que te maten más de una vez, y por desgracia hay un par de momentos donde es necesario saber lo que va a pasar para poder sobrevivir, pero son muy pocos. En suma, cuenta con un diseño de niveles trepidante y original.

Satazius es uno de los mejores matamarcianos que se han podido catar desde hace mucho tiempo, y hay que darle las gracias a Capcom y a Nyu Media porque sin ellos ni nos hubiéramos enterado de que tres locos japoneses han dedicado bastante tiempo a hacer esta magnífica obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *