heretic

Heretic

Tras el éxito arrollador de la primera entrega de Doom y mientras preparaban el segundo juego de la serie, la gente de id Software cedería el motor de Doom a Raven Software para que desarrollaran un videojuego, en principio, sin nada que ver con el original, ya que estaría inspirado en un mundo fantástico tolkeniano. Curiosamente, Raven Software estaba desarrollando por aquellas fechas otro FPS de forma paralela, CyClones, pero con un motor propio llamado STEAM (y que incluía el sistema de control, aquello tan novedoso de jugar con teclado y ratón) para Strategic Simulations Inc. La primera edición de Heretic fue distribuida mediante el popular sistema shareware, estando compuesta por tres episodios, cada uno con ocho capítulos más una fase secreta.

A día de hoy, el recuerdo popular sobre Heretic es difuso e injusto, ya que para muchos no fue más que una versión fantástica de Doom. Sin embargo, Heretic introdujo algunas novedades sobre el juego madre que resultan más que interesantes. Para empezar introdujo el uso del eje vertical para la visión de nuestro personaje y, sobre todo, la implementación de un nuevo sistema de inventario que terminaría por estandarizarse en el género.

Heretic nos sitúa en un mundo fantástico que ha sido arrasado por los tres Jinetes de Serpientes llegados directamente desde el Abismo. Uno de esos jinetes, D’Sparil se queda para supervisar que se mantiene el reinado del terror de los Jinetes. Nuestro protagonista intentará hacer uso de todo su poder para acabar con este demonio y empezará a labrar un camino que conduzca hacia la libertad de su pueblo. En la trilogía original, el primer episodio se desarrolla en la Ciudad de los Condenados, el segundo en el Infierno y el tercero en la mazmorra de D’Sparil.

El juego cuenta con los postulados básicos de los FPS (juegos de disparos en primera persona), pero con las modificaciones lógicas para adaptarse a un entorno muy diferente al habitual del género. Inicialmente están disponibles ocho armas (bastón, los guantes de nigromante, bastón élfico, arco etéreo, garras de dragón y guante), las cuales pueden ser potenciadas si realizamos hechizos que están redactados en el Tomo de Poder. A este original catálogo de armas se irán añadiendo más en sucesivos episodios y expansiones. Sin embargo, una crítica que recibió el juego es que estas armas eran exactamente las mismas que en Doom, pero con los gráficos modificados.

No obstante, como hemos comentado al principio, donde Heretic pone un punto de inflexión es en el uso del inventario con la aparición de una serie de artefactos que van más allá de las llaves que se habían visto en otros juegos y que pueden usarse cuando el jugador crea oportuno. De esta manera tenemos el Frasco de Cuarzo que aumenta un pequeño porcentaje nuestra salud; la Urna Mística que recupera la salud al completo; el Tomo de Poder, que potencia temporalmente nuestras armas; la Bomba de los Ancestros, que explota tras unos segundos; la Antorcha, que mejora nuestra visión; Alas de Ira, que nos permite volar por un pequeño espacio de tiempo; Huevo Morfo, que transforma a los enemigos en gallinas; el Anillo de Invulnerabilidad; y  el Dispositivo del Caos, que nos lleva al inicio del nivel.

Más allá de estas novedades Heretic cuenta con todas las ventajas de su potente motor, siendo un excelente videojuego de acción con multitud de enemigos diferentes. El diseño de niveles está más llevado hacia espacios abiertos, en contrapunto de los pasillo laberínticos de Doom y nos encontramos con un buen trabajo gráfico en general para la ambientación fantástica del título. Esto se ve potenciado por una excelente banda sonora obra de Kevin Schilder, autor de la música de juegos como Black CryptTake No Prisioners y de los posteriores títulos de la saga Heretic.

En vistas de la buena acogida que tuvo la distribución shareware de Heretic, GT Interactive decidió publicar una versión de venta estándar bajo el título de Heretic: Shadow of the Serpent Riders con dos episodios extra. A partir de ahí seguirían nuevas entregas de la saga, aunque resultaría un tanto extraña por la denominación de sus juegos: en 1995 se publica Hexen: Beyond Heretic, usando de nuevo el motor de Doom; en 1997 aparece Hexen II que toma el motor de Quake y un año más tarde Heretic II, con el motor de Quake II. Una propuesta extraña pero innovadora para su tiempo.

  1. La primera vez que jugué a Heretic fue poco después de comprar el lector de CD (y la SoundBlaster), con la versión shareware de alguna de las revistas de la época. Para mi fue infinitamente mejor que Doom y sus pasillos y salas oscuras. Era luminoso sin pasarse y la jugabilidad me encantó.
    Con Hexen (1 y 2) disfruté también muchísimo, aunque el 1 creo recordar que era más laberíntico y oscuro.

    En fin, juegazos :)

  2. Lo mires por donde lo mires Heretic no era mas que un clon absoluto de Doom, de acuerdo en que tenia cosas propias pero es que estas practicamente se reducian a la posibilidad de potenciar las armas, poder mirar arriba-abajo y unos cuantos objetos de inventario. Absolutamente todo lo demas era casi como si estuviesemos ante un Doom 2 al que se le habian cambiado las texturas. Arma a arma, enemigo a enemigo todo tenia su correspondencia Heretic-Doom.

    Por todo lo anterior yo a Heretic lo veo como un entrenamiento para el juego que Raven realmente queria hacer que es el infinitamente superior HEXEN. En Hexen de verdad se separan del modelo de Doom para crear un juego superior a este tanto en lo tecnico como en posibilidades, una autentica obra maestar que unaos años depues tendria su version poligonistica bajo el nombre de Hexen 2.

    De Heretic 2 no digo nada que aun no lo he jugado nunca, pero me da la sensacion de que no supera a Hexen 2. No se lo que estara haciendo ahora mismo Raven pero seguro estoy de que no soy el unico que desea un hexen 3 respetando todo lo que hizo grande a los dos anteriores.

  3. Estoy de acuerdo en que Hexen es una evolución importante sobre Heretic, pero no en que Heretic era una copia de Doom, pues tb representa una ligera evolución. Respecto a la segunda parte de Heretic, es un juego que se parece poco a los anteriores, pues es en tercera persona y es mas aventura que acción pura.

  4. Pero es que muchas partes de Heretic son practicamente equivalentes a otras de Doom.

    Por ejemplo ambos se dividen en 3 capitulos: Al final del primero en Doom encuentras a 2 deminios cabrios, en Heretic 2 calaveras fantasmales, en el segundo capitulo en Doom tienes al CyberDemon, en Heretic al Minotauro, tras el tercero en Doom a SpiderDemon, en Heretic al Jinete de Serpiente.

    Se copia la misma jerarquia de enemigos: Si Doom tiene zombies y demonios como enemigos basicos, Heretic iguala con diablillos y momias, si Doom 2 tiene un esqueleto con lanzamisiles, Heretic iguala con un esqueleto lanzahachas.

    Y no hablemos de las armas: Por ejemplo la pistola y la escopeta de Doom son la varita y la ballesta de Heretic, ¿ Bazzokas en la edad media ? Si, si le das una aspecto de baston en Heretic.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>