Uncharted 3: La Traición de Drake

Son incontables las sagas que decaen tras varias entregas, en gran medida por un descenso de la calidad, ¿estará el viejo Nathan a la altura de nuevo?

Alcanzar la excelencia en tu trabajo suele conllevar un grave problema, tras llegar todo producto que no tenga el máximo nivel de calidad puede decepcionar. Hay quien se preocupa por mantener un nivel aceptable o incluso notable pero en algunos productos no parece del todo necesario, incluso se puede rebajar hasta lo mediocre porque el usuario medio que espera el producto se contentará con que le des mas de lo mismo.

Por otra parte están esos títulos que marcan al jugador, referentes tanto técnicamente como de forma jugable, y con ese “carisma”, ya sea por su modo de juego, planificación de niveles, historia o cualquier elemento que haga pasar de un buen título a clásico y referente.

En la historia de los videojuegos encontramos varios ejemplos (Super Mario Bros, Tomb Raider, Monkey Island, The Legend of Zelda…), y en sus continuaciones encontramos resultados de calidad bien dispares. Uncharted: El Tesoro de Drake fue uno de estos títulos, y su secuela, Uncharted 2: Entre Ladrones, también lo fue, superando en todo al primer juego. La tercera parte tiene la dificilísima misión de sobrevivir a su antecesor, uno de los juegos mas redondos de la presente generación de consolas.

Primer objetivo: Mantener el nivel técnico

Uncharted 3 Vamos a deshacernos de la parte que considero menos interesante de esta crítica en concreto. Técnicamente Uncharted 3 no sólo mantiene el nivel del título aparecido en 2009, sino que llega a superarlo en ciertos momentos. Nunca habréis jugado con un fuego tan real, ni con un agua, ni con los efectos de luces, ni de partículas, ni todo eso que queda tan bien en las fotos y vídeos pero que en el momento de divertirse ayuda pero importa mas bien poco. Del mismo modo, la banda sonora, compuesta de nuevo por Greg Edmonson, y el doblaje vuelven a estar al mejor nivel esperable, dando como resultado un envoltorio muy apetecible para hincarle el diente.

Ahora viene lo interesante. El juego ya ha captado mi atención con su belleza y cuidado artístico-técnico, me hago con él, lo introduzco en mi consola, espero el enorme tiempo de carga inicial típico de esta saga y pulso sobre nueva partida (sí, tiene multijugador, pero la gracia de Uncharted nunca ha sido esa precisamente). Ese es el momento en el que Naughty Dog hacía magia, en ese preciso instante, un jugador que se disponía a conocer las aventuras de Nathan Drake por primera vez, se daba cuenta que lo que va a disfrutar es mas que un juego, es un absoluto espectáculo, donde va a poder vivir momentos nunca antes vistos en este medio… y sí señores, Uncharted 3 cumple igual que cumplieron sus dos antecesores en este mismo caso, Naughty Dog lo ha vuelto a hacer, podéis respirar.

Segundo objetivo: Mantener la mecánica

Uncharted 3Si hay algo en lo que la saga, y por extensión, el presente título, no destaque es precisamente la originalidad. En el fondo nos encontramos ante un juego mas de la escuela de Tomb Raider, donde priman los tiros, las plataformas y los puzzles, por eso tiene tanto mérito el equipo desarrollador. Pese a ser mecánicas bastante antiguas y vistas, el equipo consigue actualizarlas y nos ofrece un desarrollo que no cae en la monotonía. Los tiroteos son variados y dinámicos, y mas de uno con una importante influencia del entorno, la cantidad de plataformas ha aumentado, y lo mismo ocurre con el número y dificultad de los acertijos (cosa que los aficionados a las aventuras agradecemos). En ningún momento se cae en el tedio ya que siempre hay algún cambio en el modo de enfocar el avance de nuestra aventura.

Y por si desentrañar la interesante trama no fuera suficiente, al juego no le faltan los momentos típicos de “Drake”, donde la acción es un perfecto script que acaba en una escena absolutamente cinematográfica que no corta la experiencia jugable, sino que aumenta la espectacularidad de la misma. Este es el punto a destacar del juego y sus precuelas, esa comunión perfecta que son las aventuras de Nathan entre lo jugable y lo cinematográfico, la sensación de estar desarrollando tú mismo una película de aventuras y acción con un guión a la altura de aquellos clásicos que tenemos en mente.

Objetivo final: Diviértete

Y antes de que nos demos cuenta, en lo que pensamos que ha sido el tiempo que tardamos en dar un suspiro, hemos completado el modo campaña, del cual deliberadamente no quiero dar ningún detalle. Miramos las estadísticas, vemos que han sido 10 horas de juego, no está mal para esta generación, y está en la media de la saga.

Uncharted 3 El aliciente para rejugar la campaña viene de las ganas de completar el reto en mayor dificultad, y de explorar de nuevo los escenarios en busca de tesoros escondidos. Yo mas bien la achaco a las mismas ganas que se pueden tener de revisionar un buen filme, la historia de Uncharted 3 es muy satisfactoria, y tras dejarla en reposo un tiempo, se vuelven a sentir esas irremediables ganas de revivir las endiabladas aventuras del socarrón Nathan Drake.

Sería injusto finalizar el análisis sin comentar el apartado multijugador. A diferencia de la segunda parte, en esta ocasión sí tiene entidad propia, con unos modos de juegos muy bien adaptados al estilo que impregna la saga. No es comparable a los multijugadores de los títulos mas exitosos, pero tampoco pretende ser comparado. Grandes escenarios, situaciones variadas, saltos imposibles, variedad de opciones para enfocar el combate… todo está pensado para que prime el dinamismo a la simple puntería, y si habéis disfrutado con la campaña, acabaréis dedicando horas y horas a este apartado.

Como se comentaba al inicio del análisis, cuando se alcanza la excelencia es fácil decepcionar. Naughty Dog no lo ha hecho, ha creado un juego digno de su título. Una experiencia plenamente satisfactoria, intensa y con, afortunadamente, un modo multijugador preparado para alargar la vida de un título que se introduce de lleno entre los imprescindibles de PS3.

  1. ¿10 horas de campaña? Si ya tenía ganas de echarle el guante por el buen sabor que me dejo el segundo juego (el primero me parece muy monótono, mas alla del carisma de los personajes y el ambiente cuidado), esto le da muchos puntos a su favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *