Dragon Nest

Es posible que los menos aficionados a los juegos de rol en línea no estén al tanto de la aparición del siguiente título, pero a continuación os daremos razones para no olvidarse de él.

Larga ha sido la espera. Dos años hemos tenido que esperar -desde que en el PAX del 2009 se anunció que Dragon Nest saldría de tierras asiáticas- hasta que finalmente hemos podido disfrutar de este juego. Primero fue en Norte América –Dragon Nest NA– (en la beta abierta del 26 de junio) y, al poco tiempo, en Sur Este de Asia –Dragon Nest SEA– (16 de agosto).

Nos encontramos con un action mmorpg de fantasía completamente gratuito y sin cuotas mensuales en el que existe un sistema de micro transacciones donde puedes comprar objetos del juego con dinero real. Junto con Vindictus -en EEUU y Europa, Mabinogi Heroes en Asia- y Divine Souls, se trata de la avanzadilla de una nueva propuesta para los juegos MMORPG (Multijugador en línea masivos de rol). Un tipo de juego en el que el sistema de combate no siempre consiste en marcar a un enemigo y darle sucesivos clics a los diferentes poderes o habilidades. Este juego se asemeja más a un beat’em up en el cual atacas allá donde apuntas con el cursor para destruir hordas enteras de enemigos.

Lo que en un principio iba a ser un título para jugadores ocasionales fue ganando suscripciones y seguidores, así que los desarrolladores le dieron más contenido ampliando considerablemente el número de misiones y profundizando más en el argumento hasta ganar una repercusión extraordinaria en el mundo de los juegos multijugador masivos en línea.

Otra tarde, otro castillo

El juego nos sitúa en Lagendia donde una terrible amenaza sacude esta tierra tras el rapto de la niña que pronto se descubrirá como el tan esperado oráculo. La profecía les advierte de que, si desean que la paz reine en su mundo, deben proteger al oráculo para que la energía de los Antiguos, que reside en su interior, no caiga en manos de las fuerzas del mal. Ahora, la oráculo está en poder del Dark Knight -Caballero Oscuro- y tu misión es salvarla de sus garras antes de que sea demasiado tarde.

Dragon Nest, captura de pantallaUn argumento sencillo, y no muy original al fin y al cabo, con el corte del rol japonés clásico, es el punto de partida de este juego. Argumento que poco a poco irá evolucionando y que, a diferencia de otros juegos mmo donde la historia es un pretexto para ir aumentando el nivel de tu personaje, en este va ganando fuerza y cada vez se hace más atractivo.

Además, ya no es lo que se cuenta… la manera de contar esta historia es lo que consigue que el jugador siga leyendo todas las líneas de texto de los diálogos. El humor, el desespero o la preocupación a lo largo de las conversaciones consigue añadir ese ingrediente para lograr enganchar a su lectura al jugador que más de una vez dibujará en sus labios una sonrisa con algún comentario que no se esperaba.

Algo de lo que pueden estar bien orgullosos en Eyedentity Games -desarrolladores del juego- es de la profunda simpatía que despiertan cada uno de los personajes. En Dragon Nest, las misiones secundarias sirven para conocer los gustos, las preocupaciones y el carácter de cada uno de los individuos que te encuentras durante tu viaje y forja la relación que tienes con ellos. Dejan bien claro que no es el personaje encargado de la tienda de recursos, que no es el encargado de los clanes, que no es el encargado de las heraldries o que no es un simple niño que han puesto para rellenar; sino que son May, Deckard, Bailey o Kevin y cada uno tiene una forma de ser y de pensar.

Es hermosa y tiene alma

En lo visual Dragon Nest recuerda a títulos como Ragnarok, donde el estilo del mismo se impregnaba de ese toque de anime/manga tan típico de las culturas asiáticas. Pero no os dejéis engañar por las apariencias. Detrás de ese estilo infantil de personajes con cabeza desproporcionalmente grande y rasgos divertidos y cómicos se esconde un ritmo de combates completamente desenfrenado y frenético.

Dragon Nest, captura de pantallaDragon Nest salió en el mercado asiático por primera vez en Korea en marzo del 2010. Por tanto, es un juego del que se pueden esperar gráficos de última generación. Pero debemos recordar que el juego es un mmo y, como tal, se pretende que pueda ser jugado por el mayor número de jugadores posible. Es por esto que el juego no presenta gráficos tan pulidos como los que puedan tener otros de otros géneros.

Sin embargo, esto no quiere decir que el resultado final sea malo. Ni mucho menos. Si ponemos los ajustes gráficos al mínimo no veremos las mejores texturas pero, al menos, podremos disfrutar del juego sin ralentizaciones y con un acabado visual bastante aceptable. Eso sí, con los ajustes al máximo podremos descubrir todo el potencial que nos brinda Eternity Engine -el motor del videojuego-. Descubrimos un juego con localizaciones encantadoras cuidadas con mimo. Con espectaculares poderes y habilidades de los personajes. Con grandiosos jefes finales presentados con todo tipo de detalles. En definitiva, un juego con un apartado visual sorprendente que dejará extasiado a más de un habitual a este género.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *