indie-imprescindibles

Independientes e imprescindibles

Es imposible dedicar una semana a los juegos independientes sin hacer un repaso de los juegos que, a juicio de los miembros de la redacción, son imprescindibles para saber hasta donde y cómo llega el videojuego independiente. Y como el término “independiente” es de difícil definición, hemos dejado que cada uno dijera los juegos que prefiriese. Este es el listado de los juegos que consideramos “indiespensables“.


Gish (Chronic Logic)

Pocos juegos de plataformas son tan completos como Gish, un juego donde manejamos a una bola de alquitrán que quiere rescatar a su pareja… y se enfrenta por el camino a todo tipo de enemigos, a cada cual más feo. Con un sistema de habilidades que plantea retos y posibilidades a doquier (Gish puede cambiar su estado a muy líquido, muy pesado, pegajoso o normal), además de tirar de un sistema de físicas para la jugabilidad y de una iluminación en tiempo real, Gish no sólo es un buen y entretenido plataformas, sino que está lleno de homenajes, a cada cual más divertido. Uno de los plataformas más inspirados de los últimos tiempos, cuyo artista además es Edmund McMillen.


Everyday The Same Dream (Molleindustria)

Una videoaventura, por decir algo, donde se nos plantea la postmodernidad de los tiempos que nos ha tocado vivir. Realmente bien hecho, muy sencillo de “jugar” y uno de los pocos juegos que es capaz de hacer reflexionar al jugador. Casualmente, Kellee Santiago lo reconoció como su juego favorito.


Shantae: Risky’s Revenge (WayForward Technologies)

Un fantástico juego que mezcla aventura (de la buena), acción y plataformeo, cuya pega es que la versión buena sólo está disponible para descarga digital en plataformas Nintendo, lo que hace que sea menos conocido (la versión iOs no hace justicia debido a la diferencia de control). Gráficamente bellísimo, con algunas innovaciones interesantes en jugabilidad, y un universo muy interesante, es de esos juegos que no os podéis perder, por mucho que sea complicado dar con él.


Jet’s ‘n’ Guns (Rake in Grass)

Matamarcianos no basado en lluvias de balas donde empiezas teniendo una nave bastante floja, y poco a poco la vas mejorando mientras vas cumpliendo misiones, derrotando enemigos, consiguiendo bonus, etcétera. Con un aspecto gráfico muy digno, y sobre todo, una banda sonora de Machinae Supremacy que ha quedado para el recuerdo, es, posiblemente, el mejor matamarcianos de los últimos tiempos.


Protect Me Knight (Ancient)

Debemos proteger a nuestra princesa y para ello elegimos a nuestro héroe entre un guerrero, un ninja, un mago y una amazona. Cada uno de ellos con unas habilidades propias que además pueden mejorar conforme avance la partida, entre ellas destaca la posibilidad de dejar barricadas para evitar que los enemigos acaben con la princesa. Un juego que a uno es divertido, pero a varios jugadores es el no va más, cuenta con una increíble banda sonora cuyo autor es el afamado Yuzo Koshiro (creador de las mejores banda sonoras de videojuegos de los 90), y que además tiene bastantes gags graciosos. Sólo se encuentra en Xbox Live Indie Games, pero es una verdadera joya.


New Star Soccer (New Star Games)

Muchos años antes de que los grandes títulos de fútbol incluyeran los modos “Be a Pro“, Simon Read ya había creado un juego modesto en el que tomábamos el control de la carrera de un jugador de fútbol desde que sale de la cantera hasta que triunfa en uno de los grandes clubs de Europa. El tema no se quedaba en el desarrollo físico y táctico, sino que implementaría “el otro fútbol“, desde salidas nocturnas, doping, relaciones, juegos de azar y todo tipo de vicisitudes que los rotativos deportivos nos acostumbran a mostrar de nuestros ídolos deportivos. Tras cinco versiones en PC y una para dispositivos móviles, podemos decir que el fenómeno New Star Soccer es toda una realidad.


World of Goo (2D Boy)

Cuando por regla general, los juegos de habilidad y puzle no solían ser compatibles con un buen acabado técnico, 2D Boy nos sorprendía con World of Goo. Las construcciones realizadas con estas curiosas bolas de goo nos regalaron horas y horas de diversión, en un marco artístico de nivel profesional y con un excelente trabajo en las físicas. El éxito no se hizo esperar y World of Goo es un ejemplo recurrente cuando hablamos de un título indie de éxito internacional.


Limbo (PlayDead Studios)

Limbo es uno de esos juegos que con tan solo ver una captura de pantalla ya te ha captado y te ganas de probarlo. Una demo bien ideada que nos ponía el cebo y un sistema de juego que, si bien no era del todo original, fue aplicado de forma excelente a su argumento a lo Tim Burton. Todo esto con una estética única que convierte a Limbo en una fábula jugable que no deja de sorprendernos a cada puzle que pasamos.


Bastion (Supergiant Games)

Si Warner Bros. publica algo tuyo independientemente de que sea un videojuego, un disco o una película, está claro que has hecho algo importante. Y esto es lo que le ocurrió al equipo de Supergiant Games cuando nos plantearon un Action-RPG de corte clásico, bajo una capa de diseño colorista más que interesante. Un buen argumento que nos sumerge en un mundo de fantasia y un sistema de juego tan entretenido que hace que sus ocho horas de juego se acaben en un suspiro y nos deje con ganas de más. ¿Y no es eso lo mejor que le puede pasar a un videojuego?


The Dishwasher: Dead Samurai (James Silva)

¿Os acordáis cuando los beat’em up en dos dimensiones pertenecían a un género en alza y pasábamos horas y horas divertidas repartiendo estopa? Pues eso es algo que The Dishwasher rescataba de una manera excepcional. Un lavaplatos capturado por cyborgs, con conocimientos de samurai y sin ningún tipo de reparo en coger el cuchillo más bestia que encuentre en la cocina es toda la disculpa que necesitamos para realizar una auténtica carnicería. Una estética interesante y un dinamismo en la lucha espectacular nos da como resultado un juego divertido a la par que complicado, que tiene ese espíritu retro que tanto gusta últimamente.


Cave Story (Daisuke Amaya)

Demostrando un amor desmesurado por el PixelArt, Daisuke Amaya, desarrolló él solo en 5 años esta pequeña maravilla de los títulos de aventuras, basado en sus experiencias en la infancia con juegos como Castlevania o Metroid. Y el resultado fue un juego con un énfasis en la historia que conjuga las plataformas y el RPG de manera muy interesante, con una ambientación soberbia, unos personajes que nos atraparán, y una duración mas que respetable. No en vano ha sido trasladado a bastantes sistemas incluyendo Wii, 3DS, Mac y Linux.


Super Meat Boy (Team Meat)

Cuando creíamos que las plataformas pasaban por una época de títulos facilotes y que solamente Mario (y sin mucho éxito) nos podía sacar del abotargamiento imperante, llegaron los chicos del Team Meat para taparnos la boca con esta pequeña maravilla. Desquiciante y educativo a la vez, aprenderemos a base de morir y morir a ser mejores jugadores, apurando y midiendo los saltos.Todo ello disfrutando de una excelente banda sonora que se quedará para siempre en nuestros pabellones auditivos. Se recomienda tener a alguien al lado mientras juguemos para que agarre el mando en caso de tentación de lanzarlo a la pantalla. El que avisa no es traidor.

Super Meatboy, Captura de pantalla 02 Supermeat Boy Super Meatboy, Captura de pantalla 01


Hydorah (Locomalito)

Unos 3 años de desarrollo le llevo a nuestro compatriota Locomalito llevar a cabo este shoot ‘em up de corte clásico inspirado, como él dice, en juegos como Gradius, R-Type, Guardian y muchos mas. Con la ayuda de la pegadiza banda sonora de su habitual compañero Gryzor87 consiguió una combinación frenética de acción y disparos, divertida, imaginativa y con mucha mala leche.


Icarus ProudBottom in: Curse of the Chocolate Fountain (1-2-3 Blast On!)

Esta locura hecha juego viene de la mano de la banda/desarrolladora 1-2-3 Blast On! y en el controlamos a un hombre, que como el personaje mitológico, puede volar, pero merced a que no puede dejar de lanzar excrementos de su ano. Como llegó a lograr tan desdichado poder será algo que solo descubriremos jugando, con pequeños flashbacks distribuidos por el desarrollo de la aventura. Es una de las experiencias mas bizarras en un videojuego desde Katamary Damacy, donde tenemos que esquivar patos, usar una katana para destrozar enemigos, y sobre todo, seguir vivos.


Arkedo Series 2: Swap (Arkedo)

El segundo en salir en la zona de indies de Xbox Live, esta divertida propuesta de los franceses de Arkedo (que también han hecho sus pinitos en Nintendo DS y que próximamente nos traerán algo muy grande junto con Sega) nos pone a apilar bloques de diferentes colores y a eliminarlos, en una reformulación del clásico Panel de Pon/Puzzle League de Nintendo. Con un colorido ya habitual en las producciones de Arkedo, y una banda sonora de muy alto nivel, nos pasaremos horas buscando la manera de realizar los combos mas elaborados y avanzando nivel tras nivel, para desbloquear todos los modos disponibles. Diversión para horas.


AudioSurf (Dylan Fitterer)

Desde el comienzo de la industria, mientras las producciones se hacían cada vez más cinematográficas, siempre ha existido la necesidad de emular al cine en lo sonoro y ofrecer una experiencia musical que se ajuste correctamente a los movimientos del jugador. Audiosurf ofrece la experiencia opuesta, dejando que el usuario escoja personalmente el archivo musical que hará de acompañamiento y tejiendo todo un nivel de juego, con sus parámetros y retos específicos ajustados absolutamente al sonido. La mecánica que muestra parece a priori la propia de un juego de naves, pero en realidad se trata de un endiablado juego de puzles, rápido y sencillo pero tremendamente efectivo.


Jamestown (Final Form Games)

Unir una steampunk plagada de guiños a la obra marciana de Burroughs junto a un trasfondo histórico basado alegremente en la realidad podría resultar un desastre absoluto, sin embargo, Final Form Games logra utilizar toda esa amalgama de conceptos en un matamarcianos formidable. El juego no solo retoma todos los elementos clásicos de los shoot ‘em ups de recreativa si no que los adapta a los nuevos tiempos. Las diferencias jugables entre todos los personajes son realmente palpables y suculentas, y el modo a cuatro jugadores gracias al scroll superior y la orientación panorámica de la pantalla resulta imprescindible para cualquier aficionado.


Braid (Jonathan Blow)

Realizar un listado de videojuegos independientes y dejar atrás la obra de Jonathan Blow sería casi una negligencia. Estamos ante un videojuego que trata de transmitir un mensaje poético, algo confuso, pero evidentemente interesante, y lejos de toda la paja mental que ello pueda suponer sigue siendo un título tremendamente interesante. En lugar de quedarse en el extraño compendio de poemas entre paseos estériles ofrece una mecánica de juego novedosa, está repleto de puzles basados en la observación y el ensayo. Encontramos un juego donde la penalización por morir no solo es nula, se trata en realidad como un recurso más gracias al control del flujo del tiempo y la manipulación del espacio. Una mecánica que deja en pañales al concepto de portales usado en Portal por VALVe. En definitiva, uno de esos indies que nadie puede dar de lado.


Game Dev Story (Kairosoft)

El sueño de cualquier aficionado con un mínimo de creatividad es, y será, crear su propio videojuego. Puede que este ímpetu venga por el puro placer de ver a su retoño en movimiento o que realmente tenga inquietudes profesionales, pero el deseo compartido continua apareciendo generación tras generación. A su manera, tosca y efectista, el juego de microgestión de Kairosoft logra congregar muchas de las experiencias que realmente querríamos encontrar: gestión, contratación, diseño, presentaciones, la creación de una videoconsola propia, y otras muchas. Todo ocurre en este universo de manera superficial pero basta para ofrecer una visión disfrutable a golpe de pulsación desde cualquier dispositivo móvil.
Captura de pantalla de Game Dev Story Captura de pantalla de Game Dev Story Captura de pantalla de Game Dev Story


Gemini Rue (Joshua Nuernberger)

Esta aventura gráfica es distribuida por Wadjet Eye Games, un sello que ya indica claramente calidad, e incluye una selección de elementos inteligentemente diseminados que pueden considerarse verdaderamente clásicos, hablamos de puzles, del diseño de las salas, e incluso de algunos ángulos de cámara que son imposibles de olvidar. Joshua Nuernberger, un estudiante, ofrece con este trabajo primerizo un ejercicio de diseño cuidado y estudiable, que solo se ve empañado ligeramente por algunos diálogos algo simples pero apetecibles.

Gemini Rue - La prisión de Delta-6Gemini Rue - La sede de los BoryokudanGemini Rue - El peculiar sistema de combates o tiroteosGemini Rue - El interior de nuestra nave, de diseño similar a la Bebop


Han participado en este repaso Ramón Nafria, Jaime Parada, Jose Antonio Herrera y Raúl García Luna. Como siempre, vosotros tendréis vuestros juegos “indiespensables“, así que, por favor, añadidlos en los comentarios de la entrada.

  1. indiespensables, me encanta el termino xD

    El “Everyday The Same Dream” lo habia jugado y me encantó, si teneis 15 minutos es indispensable, aunque puede que tardeis la vida entera!

    Añado el Machinarium y el recien salido Botanicula de Amanita Design, ambos muy recomendables. Y para los que os gusten los juegos de estrategia el Swords and Soldiers.

  2. Grandes recomendaciones, sí señor. Aparte que habéis nombrado alguno que todavía no he catado :D

    Que no se hayan mencionado, ni siquiera en los comentarios:

    Insanely Twisted Shadow Planet
    Fez
    PixelJunk Shooter 1 & 2 & Sidescroller (CO-CO-COMBO BREAKER!!)
    Escape Goat
    Wizorb

  3. Bueno, ¿y no habéis metido el Unepic?

    Y otro más: Space Pirates and Zombies (S.P.A.Z.), para los que les gusten los juegos estilo Escape Velocity Nova (que ya en su tiempo, hace casi 10 años, fue un “indie”).

  4. Yo recomiendo VVVVVV, maravilla pura jugable, y genialidad visual y sonora.

    Y Jamestown es el juego que me ha hecho engancharme por fin a un shoot ‘em up, juegos que nunca he soportado más de 5 minutos… Y con él ha sido un no parar, me lo compre para matar el rato entre partidas de Super Meat Boy y acabe aparcando éste una semana hasta que conseguí casi todo. Muy muy bueno el trabajo de Final Form (¡sólo dos personas!). Y otra gran banda sonora, algo que siempre se suele encontrar en los juegos indies, muy cuidados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>