Wadjet Eye, aventuras en Nueva York

La historia de Dave Gilbert (no tiene nada que ver con Ron Gilbert) como desarrollador de videojuegos empezó realmente en 1986, cuando su madre le regaló Wishbringer (una aventura conversacional de Infocom), de Brian Moriarty.

En 2001, empezó a hacer sus pinitos como desarrollador amateur gracias al motor que ha movido casi todos sus desarrollos: Adventure Game Studio (AGS), una herramienta bastante sencilla para hacer (básicamente) aventuras gráficas estilo point & click. Con esta herramienta, y ambientándolas en un universo llamado Reality-on-the-Norm (la página web en el momento de escribir esto no está disponible, pero existir existe), realizó varias entregas llamadas The Repossessor, The Postman Only Dies Once, Purity of the Surf y A Better Mousetrap. Como todos los juegos de la serie Reality, están localizados en la misma ciudad, pero la temática de cada uno de ellos es distinta.

Ya en aquellos tiempos se pudo ver que los juegos de Dave Gilbert tienen un potente toque humorístico y cargan el peso de la historia en los diálogos. Pero no fue hasta la realización de su primer juego comercial cuando Dave Gilbert dio el salto a la fama.

The Shivah

¡Pelea de rabinos!

Esto sucedió en 2006 con The Shivah (si no tenemos en cuenta la versión freeware previa, ligeramente menos cuidada pero casi imposible de encontrar hoy en día), una interesantísima aventura gráfica donde manejamos a un rabino que ha sido acusado de asesinar a uno de sus fieles. Ambientada en un Nueva York contemporáneo, es una novela negra protagonizada por una persona normal (no un investigador, ni nadie especializado o relacionado con el mundo del crimen) que ve cómo su vida se ve envuelta por el más lado sórdido de la sociedad, superándolo en determinados momentos hasta llevarle a lugares y situaciones a las que nunca creyó tener que enfrentarse.

Una obra con la que obtuvo una gran repercusión, que se tradujo en el premio al mejor guión de las aventuras realizadas en AGS ese año y en que la recién fundada Wadjet Eye Games recibiese una nominación a mejor estudio novel en los Game Developers Choice Awards. Y en que Dave Gilbert impartiera una charla en la GDC del año 2007.

Anteriormente a The Shivah realizó una aventura gratuita llamada Bestowers of Eternity. En ella manejamos a una escritora llamada Rosangela Blackwell que en un momento dado , y por casualidades familiares que envuelven la muerte de una tía suya, empieza a ver fantasmas (especialmente a Joey, un investigador que le ayudará en sus misiones). Una vez Dave Gilbert hubo formado Wadjet Eye Games, decidió darle una vuelta a esta aventura y la convirtió en una aventura gráfica comercial cuya primera entrega es The Blackwell Legacy.

De The Blackwell Legacy podemos decir muchas cosas, y casi todas buenas. La primera es que tiene un apartado gráfico muy bello . A pesar de trabajar con una resolución bastante baja, el aspecto es muy agradable y llama la atención por su calidad. Lo segundo es el sistema de notas que tiene, similar al de Discworld Noir, que ayuda mucho al jugador, sin guiarle en exceso, un detalle que posiciona a esta aventura como una de las mejor diseñadas a la hora de resolverse. La historia es tan buena como The Shivah, aunque esta vez introduce elementos sobrenaturales. Además, está íntegramente locutada con una alta calidad (eso si, en inglés).

Blackwell

El aspecto gráfico de la saga Blackwell es excepcional

La segunda entrega de la saga Blackwell iba a ser, realmente, un flashback en la que acabó siendo la tercera entrega. Pero Dave Gilbert fue introduciendo cada vez más material y acabó lanzándolo como juego aparte. Hablamos de Blackwell Unbound, y en él manejamos a la tía de Rosangela, Lauren, que como ella también puede ver fantamas. De hecho, el protagonista que hace de nexo en todo esto es el mismo fantasma, Joey.

La tercera parte, Blackwell Convergence, continúa donde quedó la primera. A pesar de tener ciertos avances en el aspecto narrativo y gráfico, por desgracia, pierde la posibilidad de usar las anotaciones como manera de resolver puzles. Algo curioso, porque es una de los elementos destacados de la saga hasta ahora. La cuarta parte está en desarrollo ahora mismo y su nombre es Blackwell Deception; esperemos que hayan aprendido de la opinión de los aficionados al respecto…

Entre Bestowers of Eternity y The Shivah aún apareció otro juego. Hablamos de Two of a Kind, la última aventura amateur de Dave Gilbert, para la que intentó hacer un trabajo en equipo (llamándose esta vez Epileptic Fish). Two of a Kind es una aventura muy graciosa, donde manejamos a una pareja de mellizos que viven en una ciudad donde ha caído un meteorito, siendo éste el culpable de que algunos de los habitantes tengan ciertas extrañas habilidades (la chica de los mellizos puede hablar con los animales, mientras que el otro puede levitar). De los otros miembros de Epileptic Fish lo único que podemos decir es que uno de ellos trabajó en el remake de King’s Quest III.

Emerald City Confidential

La vida en Emerald City es verde... oscuro

Antes de terminar la tercera entrega de la saga Blackwell, Wadjet Eye realizó varios movimientos interesantes. El primero fue desarrollar una aventura gráfica para la editora Playfirst llamada Emerald City Confidencial. Esta vez sí, manejamos a una detective (Petra), en un entorno totalmente ficticio (y relacionado con la historia del Mago de Oz) como es la Ciudad Esmeralda, teniendo lugar la acción siempre en horas nocturnas. El hecho de ser un juego destinado a jugadores ocasionales condiciona bastante su desarrollo, pues está pensado para gente que nunca ha jugado ni a una aventura gráfica, ni tal vez a un videojuego. Pese a ser lineal y muy sencilla es un juego con una historia interesante, que a pesar de contar con más medios que en los anteriores juegos tiene una coherencia menor en sus apartados que provoca cierto regusto amargo entre lo que podía haber sido y acabó siendo.

Wadjet Eye también se ha dedicado a la edición de juegos de otros autores. El primer juego en recibir este tratamiento fue Puzzle Bots, una secuela del amateur Nano Bots de la desarrolladora Lively Ivy (el alias de Erin Robinson, presentadora de los Game Developers Choice Awards el año pasado). Un juego bastante peculiar, donde debemos resolver determinadas situaciones empleando a unos pequeños robots para ello.

El segundo, muy reciente, es Gemini Rue, cuyo autor es Joshua Nuernberger. Una aventura gráfica que nos pone en la piel de dos personajes en un entorno propio de las clásicas distopías de ciencia ficción. Un juego realmente interesante y con el que Wadjet Eye no sólo nos demuestra que sabe desarrollar buenos videojuegos, sino que también sabe encontrar juegos con potencial y mostrarlos al gran público.

En resumidas cuentas, estamos ante una de las grandes esperanzas del sector. No son muchas las empresas que generan juegos de contenido adulto de calidad, así que tendremos un ojo puesto siempre en ellos y sus futuros trabajos.

  1. Maravillas, maravillas he oído de Dave Gilbert, lo más reciente el anuncio de Gemini Rue. Un día de estos tengo que probar sus juegos.

  2. Me ha parecido muy interesante el articulo, porque básicamente no conocía NADA absolutamente de este Dave Gilbert y su trabajo. No veo el momento (en el espacio tiempo) de probar alguno de estos juegos, pero nunca digas de este agua no beberé y este cura no es mi padre. Enhorabuena por el articulo.

  3. Excelente artículo, sin duda Dave Gilbert es una personalidad que merece la pena seguir muy de cerca. Tengo muuuchas cosas pendientes de las mencionadas en el artículo, pero me gustaría señalar que Gemini Rue merece mucho, muchísimo la pena. Mejor ojo no pudo tener con el chaval (con Joshua).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *